viernes, 2 de junio de 2017

Faedo de Ciñera [León]


Ruta de senderismo en León, recorriendo el faedo de Ciñera y parte de las hoces del Villar. Es Viernes, tarde libre y hay que bajar a visitar la familia al pueblo, así que buscando algo que quede de camino para caminar, y que no sea muy largo, me acuerdo de este Faedo que había leído en el blog de Vivir el Aire Libre. El hayedo no está en su punto óptimo que es en otoño, pero en primavera también tiene su punto, el verde es más vivo y todavía hay hojas rojas por todos la dos. Ruta corta hasta el Faedo, con el extra de pasar por los restos de la mina Ibañez, y después las hoces un poco más complicadas, tramos más inclinados, con piedra pulida y peligrosos, en wikiloc hay gente que se queja de que subir hasta el pueblo de Villar es campo a través, yo no quise comprobarlo y volví por el mismo sitio.


Mapa del recorrido
Para aparcar, como no conocía la zona cruce todo el pueblo y aparqué al lado del campo de fútbol y del frontón, aunque en el pueblo hay bastantes sitios para aparcar, y si se quiere acortar más el recorrido, al lado de lo que creo que es la piscina también hay algo de sitio.

Iglesia de Ciñera detrás del cable
Desde la plaza central de Ciñera, donde la iglesia, ya sále la calle-paseo del Faedo que lleva hasta el hayedo/faedo. Al principio es por una calle asfaltada, que sube par después llanear, pasando al lado de lo que parecía la piscina.

Por el Paseo del Faedo hay que llegar hasta la montaña y a la izquierda
Tras el tramo asfaltado, se llega a una pista de grijo, camino ancho y llano, aunque el grijo molesta porque no está estable, así que es como caminar por encima de arena. El camino va al lado del arroyo, y llegando al final del tramo hay una pequeña área recreativa con mesas.

La recreación de la bocamina
El camino llega hasta una explanada donde hay una recreación de una bocamina, con una santa barbar y más elementos recuperados de las minas de la zona, camillas, mesas, herramientas, cascos, carteles... En el exterior hay vagonetas para mineral, para llevar personas y también carretas planas para cargar maderos y demás elementos. Estos elementos están desperdigados por la explanada, y sin conservar, esperemos que no pasen por aquí los recicladores.

Explanada de la bocamina
Un poco más adelante aparece un desvío, de frente el cartel indica hacia el faedo, y hacia la derecha el cartel pone hacia el castillete. Merece la pena ir hacia la derecha para ir hasta los restos de la mina Ibañez. El cierre de la mina esta roto, así que se puede entrar en las instalaciones, de las que quedan el castillete con cubierta para las poleas, la casa de máquinas, donde esta la polea principal, y un puente grúa de remaches. Hay también un edificio para compresores, con dos de buen tamaño marca Atlas, la lampisteria no queda casi nada está vacío. Después hay más restos de otros edificios, de los cuales se han llevado las vigas, también hay otra construcción para el sistema de ventilación, aunque a este ya no me acerqué. Es una mezcla del Ecomuseo de Samuño y el Pozo Mosquitera II en Tuilla, todo en estado de abandono.


El castillete de la mina Ibañez





Elementos de la mina Ibañez
El puente grúa remachado es algo que deberían de conservar más y proteger de alguna manera. En León el museo de la minería está en Sabero, que esta bastante lejos, aquí podrían hacer otro más modesto, similar al Ecomuseo de Samuño, incluso podrían poner un tren que entrase desde la bocamina y se saliese por la caña, para evitar que la gente tenga que subir por el camino, pero  ahora ya no hay dinero para estas iniciativas.

El valle de subida y la pista que lleva al Faedo
Desde la escombrera de la mina hay una pista que baja de nuevo en dirección al faedo, no hace falta volver por el mismo camino. También tiene un cartel para indicar la dirección así que no hay pérdida.

Uno de los carteles señalizadores
Tras cruzar un puente de piedra, y por debajo entibado a modo de mina, se pasa al otro lado del arroyo y comienza un corto tramo de pasarela. Esta ruta tiene mucha pasarela, aunque no tanto como la senda del Esva. Hay que pasar un primer estrechamiento, para entrar en otro valle más ancho, esta zona es así hay varias foces sucesivas, y todos los ríos y arroyos parecen haber excavado su propia foz.

Primerar pasarela y estrechamiento

Tras el tramo de pasarela el sendero se divide, el camino de la izquierda va directo al hayedo, y el de la derecha pasa por una especie de área recreativa, con mesas y una especie de chiringuito, que en verano igual tiene bar. Cualquiera de los dos es válido para continuar la ruta.



El área recreativa con chiringuito y detrás fayas
Del área se sale cruzando un puente, que llega a una pradera y a los pocos metros ya se entra en el faedo. Este bosque de Ciñera, por lo visto fue declarado bosque mejor cuidado en 2007, y debe de ser por las pasarelas que han instalado para evitar pisar el suelo.

Cruzando el puente

Entrando en el Hayedo
Según pone en los carteles, las pasarelas son para evitar que pisemos el suelo, y hagamos que las hojas se pudran antes, se compacte más el suelo, y los organismos que viven aquí sufran. Igual sufren más estando debajo de la pasarela, donde no da el sol, ni la luz, pero si ellos piensan que es mejor ir por las pasarelas pues nada.


El arroyo que cruza el faedo
Este bosque no es grande como pueden ser Peloño, Fabucao en Tarna, Montegrande en el puerto Ventana, o Vegabaño en Sajambre, es un bosque bastante más pequeño y con árboles bastante retorcidos. Hay uno más grande y viejo con un cartel explicativo. También hay nidos colgados en los árboles.
No es el mejor momento del bosque para visitarlo, que sería en otoño, pero ahora tiene un color verde intenso que también es bonito. Además el día nuboso, con rayos de luz de vez en cuando le da también unos colores especiales, como se puede ver en las fotos.


Entrando en la foz
Tras el tramo de bosque, donde se puede estar un rato mirando los árboles, y disfrutando de los trinos de los pájaros, la senda continúa por una foz. Este tramo ya empieza a ser un poco más complicado, primero con escaleras tras cruzar un puente, y después algún tramo más de pasarelas.

La pasarela sobre el arroyo entrando en la foz
Las pasarelas están apoyadas sobre vigas de acero ancladas a ambos lados de la foz, es un tramo estrecho y que se salva cómodamente por las pasarelas. Hay también una caseta de captación de aguas y algo señalizado como fuente, aunque no comprobé si era potable.
La pasarela, las cascadas y el hueco por el que se puede caer

Saliendo de este tramo de foz
La pasarela tiene un hueco contra la pared por la que podría caber un niño, así que si se va con ellos hay que tener cuidado que no se despisten y se acaben metiendo por el hueco entre pasarela y pared. Tras atravesar la foz se llega a una zona de pozas en cascada, zona también bonita y con sonidos relajantes del agua.

Zona de cascadas
El sendero aquí va pegado a la pared, y la roca está pulida por el número de personas que han pasado por la zona. Así que esta un poco resbaladizo, no lo quiero imaginar con agua. Un poco más adelante se atraviesa la última pasarela puente, y se inicia una fuerte subida por una zona de rocas. Desde donde tomé la foto esférica inferior, donde hay una especie de mirador de las foces.




El sendero llega en Teoría hasta Villar, pero yo no tenía mucho más tiempo así que en cuanto llegué a una zona de pradera, alejado ya de las foces, di la vuelta, y volví hacia el bosque a sacar alguna fotografía más.

Ultima foto del faedo

Por el mismo camino, y obviando el desvío de la mina retorno hasta Ciñera, y a por el coche para seguir camino hacia el Sur. Una excursión corta pero entretenida y con muchas cosas que ver: patrimonio industrial, bosques, foces....