domingo, 27 de abril de 2014

Peña Sobia desde Fresnedo de Quiros

Alternativa a la tradicional subida a la Sobia desde Carrea en el lado Tevergano. Esta subida es más larga, pero más entretenida ya que se va por paisajes más diversos, empezamos por un bosque de castaños, después un bosque de hayas, varias brañas, y después ya se llega a las camperas de las brañas de adentro y afuera, desde las que se sube a las cumbres de la zona.

La idea es completar la zona de la Siella y subir al Barzanalgas y a Peña Sobia, que aparece en la lista de las 100 montañas más guapas de Asturias en el número 63. En la Siella ya habiamos estado en otras ocasiones, así que decidí ir a la Sobia, el problema es que según los mapas de Ángel Ortega en el citado libro, lo sitúa en otra posición diferente a la que tiene en los mapas del Instituto Geográfico Nacional.
Según el IGN Peña Sobia es el que se ve en el centro de  la siguiente foto, aunque en la cima no tiene buzón ni ningún elemento que la identifique.
Peña Sobia desde la braña Vega de Afuera
En el "mapa" de Angel Ortega se ve lo siguiente, la pone al lado de Barzanalga, mientras que lo que yo he fotografiado se corresponde más con la zona más a la izquierda del Collau Cintas, en concreto alguna de las dos cumbres de 1417m y 1359m que no tienen nombre.

Mapa de Angel Ortega, no lo reproduzco completo por el copyright, pero creo que está mal

En cambio en los mapas del IGN, que por ejemplo se pueden emplear en el movil con el programa Orux, coincide con la foto que yo he puesto, y el mapa es el siguiente:

Después de este intento de aclarar el objetivo de hoy, y la discrepancia, comenzamos con la ruta y los datos. Aunque el movil/Gps se quedó sin batería y falta el tramo final de bajada, por lo que hay que añadir algún kilometro más y un poco más de tiempo, pero todo es orientativo.



La ruta comienza en Fresnedo de Quiros, un pueblo pequeñito y colgado en la montaña, yo subí desde Barzana, y como recomiendan no entrar en el pueblo porque no hay para aparcar, lo intenté, y comprobé que efectivamente las calles son muy estrechas y casi quedo enganchado, así que mejor no intentar entrar, por lo que es mejor dejarlo aparcado en la cuneta antes de entrar. Hay sitio casi al comienzo de la ruta, y sino un poco más atrás al lado de una cuadra.
El camino se inicia siguiendo una pista ganadera:

Esta pista atraviesa un bosque de castaños bastante viejos, y de tamaño considerable, aunque tienen marcas de spray rojo y puede que los talen pronto. La pista tiene tramos de hormigón, por lo que se hace pesada igual que la subida desde Carrea. Además este tramo inicial tiene una subida bastante grande



Después de subir un tiempo por esta pista la abandonamos para coger un camino empedrado que sale en una de las revueltas.

Al poco tiempo hay una piedra curiosa apoyada en equilibrio.



Aquí comienza un tramo llano hasta un nuevo desvío, en el que hay que tomar el camino en fuerte ascenso hasta la braña denominada prado de La Felguera. El camino de abajo va hacia la braña de El prado.


En la braña del prado de La Felguera hay varias cabañas, algunas de ellas se están arreglando ahora y tienen aperos de obra, y caminos nuevos. Aquí hay dos opciones, seguir avanzando hasta que la pista se acaba en una zona con fuente donde se toma el agua para las cabañas de la zona, y el camino tuerce a la izquierda, hacia una nueva cabaña. O tirar por un camino recién arreglado hacia una cabaña, y antes de llegar a la portilla girar hacia la izquierda y subir paralelo a un regato por un camino antiguo. Ambas opciones llevan a la misma zona, tras un tramo en horizontal a media ladera, y con el camino estrechandose hasta ser una senda, se llega a un prado con vistas hacia la zona del pico Gorrión.

Collada Bustremurdi
Es la collada Bustremurdi, desde donde se ve la braña de Bustremurdi, por la que baje. Durante la bajada vi algunos rebecos por el bosque.

Braña de Bustremurdi
Desde la collada hay que ir en dirección hacia el Cantu La Chalga según algunos mapas, o la Peña Serragallos, como indicaba en la tarjeta de cumbres que había en el mismo. Yo tire demasiado de frente y me costó atravesar los bosquetes de Acebos, es mejor seguir por un sendero que va por el lado izquierdo, después de pasar la zona donde hay cuatro bañeras para dar de beber a las yeguas que pastan por la zona.



Desde la Peña Serragallos hay que buscar el paso hacia las vegas de afuera y adentro de la zona de Sobia, pero es bastante evidente, y hay senderos que se dirigen a esa zona. De nuevo hay dos opciones, una la que tome en la bajada, y otra más directa que empleé en la subida, por eso el track se separa en esta zona.

La braña de afuera desde la brecha de paso desde Quiros, con la Siella a la izquierda.
Una vez pasada la brecha, y llegar a la zona de las brañas, seguí cresteando para llegar al Barzanalgas, para ello pase también por la zona que Ángel Fernández llama Peña Sobia. En esta zona el caminar es bastante complicado, es una zona muy rota y hay que moverse con precaución para no meter la pata en un agujero.

En las cumbres, que suelen ser varias a la misma altura para cada una, no hay buzón ni ningún elemento que las identifique, por lo que no pude contrastar los nombres.


Después de pasar el Barzanalgas, baje a la Vega de Adentro para subir a Peña Sobia, el tiempo estaba cambiando y empezó a soplar un viento bastante fresco, y amenazar con lluvia, por lo que también descarté subir la Siella.
Culebra cerca de la cima de Peña Sobia
Desde Peña Sobia, volví por las Vegas, zona muy bonita y cómoda de caminar. Con cabañas típicas con cubierta de losas.





Desde aquí solo queda encontrar el paso hacia Bustremurdi, que es bastante sencillo hay camino marcado que lleva hasta el paso, sino hay que fijarse otra vez en el track del GPS. Puede ser peligroso en caso de niebla porque aumenta bastante encontrar el paso correcto, o si no se lleva GPS. Desde allí ya se baja hasta el coche por el mismo camino.

Entre Fresnedo y Faedo se encuentran los molinos de Corroriu. Son tres molinos restaurados que funcionaban con el agua del arroyo Corroriu, pero ahora una riada estropeó las canalizaciones y el banzao que empleaban.


Castaño que debe de tener más de 500 años por la rolla que tiene

Molino que se encuentra más abajo, y que peor se encuentra

El Arroyo de Corroriu

El rodezno del molino reconstruido

Los dos molinos de la parte superior





viernes, 18 de abril de 2014

Via verde del Esla, y Ruta de los Castillos POEDA [Bicicleta]

Aprovechando las vacaciones de Semana Santa realicé una salida en bicicleta de montaña por la zona de Valencia de Don Juan, uniendo la vía verde del Esla con la ruta de los Castillos POEDA.

La vía verde del Esla es una antigua vía de tren que discurría entre Medina de Rioseco y Palanquinos en León Capital. Solamente se ha señalizado como vía verde un tramo de 11 km entre Valencia de don Juan y Castrofuerte, desde donde empecé a grabar el track.





La vía verde está acondicionada, con tramos asfaltados y otros de grava compactada. Tiene un área recreativa por el medio, y cada pocos kilómetros hay bancos o casetas para guarecerse. En verano hace bastante calor, pero en primavera y otoño se rueda bien.


La vía es prácticamente rrecta, una recta inmensa con paisaje de cultivos de cereales a ambos lados, y dos hileras de árboles plantadas a ambos lados para dar algo de sombra.


Estaban haciendo reparaciones del sistema de riego de los árboles, por lo que parte de la calzada estaba abierta una zanja, es de esperar que acaben pronto la reparación



El área recreativa, que está más o menos hacia la mitad del camino, y que dispone de barbacoas.


A la entrada de Valencia de Don Juan se encuentran dos estaciones originales recuperadas, una de ellas con fuente, aunque no tiene agua.

La vía verde continúa hasta la urbanización Valjunco al Norte de Valencia de Don Juan.

En Valencia de Don Juan se puede comenzar la ruta de los Castillos POEDA, que une varios pueblos de la zona con restos de castillos. La ruta es bastante larga de unos 60 km en total, entre Valencia de Don Juan y San Adrián del Valle, pero castillos o restos de castillos, puede decirse que acaban con el de Laguna de Negrillos.

El primer castillo que se puede visitar es el de Valencia de Don Juan.





También hay una casa bastante curiosa en el centro de Valencia de Don Juan, que intenta imitar el estilo de Gaudí, pero de una manera mucho más barroca. Lleva años en construcción.

El siguiente castillo de la Ruta se encuentra en Toral de los Guzmanes, al sur de Valencia de Don Juan, para llegar se puede volver por la via verde del Esla y después cruzar el puente nuevo sobre el Esla, tal como está en el track, o se puede ir cruzando el Esla por Valencia de Don Juan y después ir recorriendo los pueblos hasta llegar a Toral de los Guzmanes.

Castillo-Palacio de Toral de los Guzmanes
 En el castillo de Toral de los Guzmanes se encuentra el Museo del Botijo


La siguiente etapa termina en Laguna de Negrillos, y para ello lo mejor en bicicleta es coger cualquiera de las pistas que se dirigen hacia el Oeste, y orientandose adecuadamente no hay demasiada pérdida. Hay caminos que están un poco mejor, con menos arena, otros son más llanos, pero todos son bastante similares para llegar hasta Laguna. También se puede ir por carretera secundaria que es bastante solitaria, un tramo del track discurre por carretera.

Canal del Esla

Castillo de Laguna de Negrillos

Iglesia de Laguna de Negrillos

jueves, 17 de abril de 2014

Lagunas de Villafáfila [Zamora]

Las Lagunas de Villafáfila son una Reserva Natural que se encuentra en el Norte de Zamora, al sur de Benavente y al lado de Villalpando. La característica principal de la zona es que se trata de una zona donde se forman lagunas por estar a un nivel inferior que las zonas aledañas, y no hay un río que desaloje el agua por lo que se acumula en varias lagunas, algunas de ellas salobres. Las lagunas son aprovechadas por las aves en sus migraciones, y algunas viven en la zona, por lo que es una zona muy apreciada por los ornitólogos. Más información en:


La reserva tiene un centro de interpretación muy interesante, y que incluye un paseo alrededor de unas lagunas artificiales donde se pueden ver las principales aves de la zona. El recorrido de todo el centro de interpretación es de aproximadamente hora y media, y esta muy bien montado. Han aprovechado los tradicionales palomares de Castilla, y los han reconvertido en observatorios, en total debe de haber más de 10 observatorios diferentes, con diferente tipología, y en todos se pueden observar las aves de la zona con tranquilidad. 
Centro de Interpretación y Palomar principal reconvertido
Observatorio con parte a cubiero y parte al aire libre en la parte superior





Otro de los Palomares reconveridos
Este observatorio estaba dedicado a las avutardas

Fuente y Palomar en el centro del centro, tiene mesas para tomar un bocata, comer no porque cierran al mediodia

Y al fin las aves que se pueden ver en la zona, por la época del año y mi poca experiencia no se identificar demasiadas. Eso sí, dentro de cada una de los observatorios hay paneles que ayudan bastante. Es imprescindible ir con prismáticos, y cámara con buen zoom.

Familia de Gansos

Una Cigüeñuela

Otra cigüeñuela reposando sobre una pata

Gansos en la isleta, y una focha común nadando

Ganso, focha y cigüeñuela
Para ver cigüeñas hay que esperar a que se acerquen a comer a la zona, aunque en Villafáfila si hay un nido en el campanario.
Cigüeña en el Campanario de Villafáfila

Para recorrer las lagunas hay dos Itinerarios marcados, uno andando y otro en bicicleta. Yo hice un trozo del Itinerario andando que rodea la laguna Salina Grande, y después tomé un desvío hacia una fuente Romana. En la página que puse arriba se pueden ver los links a las rutas oficiales.

Mapa del recorrido

La ruta comienza a las afueras de Villafáfila, y el paisaje es el típico de Castilla y Tierra de Campos, en la zona hay sobre todo campos de cereales, y pequeñas zonas verdes para las ovejas. Para llegar al comienzo lo mejor es tirar de intuición y atravesar el pueblo, pasando al lado de las piscinas, y entre dos ganaderías comienzan las rutas.
Se sale por una pista ganadera bastante ancha, preparada para el paso de tractores y cosechadoras, y se pasa al lado de los dos palomares que se ven en la foto inferior.


Al cabo de 1,3 km, según indica un poste, hay un puente romano, aunque esta bastante hundido y enterrado. De hecho, desde el camino principal apenas destaca hasta que te acercas.

Puente romano de Villarigo
Desde el puente ya empieza a estar señalizado el camino mediante marcas de sendero PR, pero en vez de ser blancas y amarillas, son verdes y blancas. Y el camino rodea la laguna, en esta zona a cierta distancia del agua, y tienen prohibido acercarse para proteger los nidos supongo.


El camino es totalmente llano, y el paisaje es muy abierto y con mucha luz, no tiene nada que ver con Asturias. Por aquí había un rebaño de ovejas, y le pregunté al pastor por la fuente porque iba sin mapa y no veía demasiadas indicaciones.

Detalle de las zonas secas donde se depositan cáscaras de Sal
En el centro de interpretación explican los métodos que tenían de extracción de la sal en esta zona, y como hacían especie de bloques de Sal en forma de queso con el que comerciaban. También hablan de un intento de pelotazo para hacer una gran salinera, pero que la concentración de sal no era suficiente como para poder explotarlo comercialmente.

Para ir hacia la fuente romana hay que salirse de este recorrido circular a través de las praderías inundables, y volver a coger pistas, en este caso ascendentes hacia el Oeste-Sur-Oeste. El camino tiene postes marcando la pista correcta, con las marcas, y como referencia se ven dos árboles que aparecen en un collado al fondo, que es hacia donde me dirijo.


Los nogales que sirven como referencia desde la zona de la Laguna para llegar hasta la fuente romana
Después de subir al collado, se realiza una bajada de unos 500 metros, y se pasa al lado de unas madrigueras de liebres. Son unas piedras rotas que destacan. Yo me acerqué despacio y vi algunas fuera, antes de que se metieran, pero no pude sacarles fotos.

Un poco más abajo de la zona de madrigueras, y girando hacia la izquierda se llega hasta la fuente romana. Que tiene una forma parecida a la que apareció en la calle Foncalada. Esta fuente no tiene caño, el agua aparece por la parte inferior, donde hay una zona donde se acumula el agua. Por lo tanto no se puede beber el agua.

Exterior de la Fuente Romana

Interior de la fuente romana

Campo de Trigo o cereal, tipo Windows XP

Desde la fuente di la vuelta hasta el coche y desistí de dar la vuelta completa, porque ya era bastante tarde, había ido por la tarde y ver el centro de interpretación y recorrer la Laguna es demasiado. Tendré que volver con más calma, y puede que con la bicicleta para visitar el resto de lagunas que componen la Reserva Natural.
Vista de la Laguna