sábado, 23 de diciembre de 2017

Senda Costera: Ferreiro-Faro San Juan de Nieva

Último tramo de la senda costera en el concejo de Gozón, entre Ferreiro y el Faro de San Juan de Nieva. Tramo algo largo sobre todo por tener que volver a recoger el coche, pero la logística es la que es. En este tramo hay señalización, un poco escasa a veces. En la ruta de hoy he abandonado la ruta señalizada en ocasiones para ir más pegado a la costa, por la zona del Cabo Negro, y sobre todo bajando a la playa de Xagó para atajar un poco. La ruta pasa por varios pueblos y restaurantes, así que se puede comer por el camino y reponer agua en alguna fuente pública. El terreno es cómodo de caminar, no tiene zonas complicadas, lo peor es la zona de Puerto Llampero, donde el sendero es muy estrecho y tomado por la vegetación, deberían limpiarlo un poco más. 

Mapa del recorrido
Aparco el coche en la iglesia de Ferreiro, donde hay algo de aparcamiento al lado de unos contenedores de basura. En la anterior etapa por este concejo, este punto había sido el punto más avanzado alcanzado, así que había que empezar aquí. Cruzo la carretera y por detrás de la marquesina del autobús ya enlazo con la senda costera, aquí tramo asfaltado y que baja en dirección a la urbanización de Verdicio. Hay una casa con varios perros ladradores que molestan un poco, y ahí se podría tomar un desvío más por la costa, pero el oficial debe estar pensado para las bicicletas porque sigue por el camino asfaltado.

Bajando hacia la urbanización de Verdicio
Antes de llegar a Verdicio ya aparece al lado de la estrecha carretera un camino de tierra más cómodo. El camino rodea la urbanización para llegar hasta el chiringuito de la playa y su aparcamiento. A la vuelta voy a seguir un poco más pegado a la costa, pero sin llegar hasta la casa de los perros de la curva, antes comentada.

Playa de Verdicio o de Tenrero
Para continuar ruta toca descalzarse, hay un arroyo que cruza la playa y esta bastante crecido, así que para no mojar el calzado mejor descalzarse y recorrer la playa descalzo. Después toca subir por las dunas, zona protegida y que no deberíamos de pisar. Para evitar la playa hay que rodear por la carretera Verdicio y se alarga un poco más la ruta.

Panorámica de la playa de Verdicio o Tenrero


Playa Cariciega
Tras subir las dunas se llega al aparcamiento de las dos playas de Verdicio, la del Tenrero y la de Cariciega, hoy vacías, pero en verano están completas. Hoy hay un fotógrafo sacando fotos a una modelo que está pasando algo de frío, con el cantábrico de fondo.

Verdicio y detrás el Cabo Peñas
La ruta continúa subiendo por un camino ancho, aunque algo embarrado y encharcado, pero que se pasa sin problemas. Hay una alternativa de nuevo por un sendero por los prados y más pegado a la costa, por el que vengo a la vuelta evitando el barro.
El camino acaba en una pista asfaltada, donde hay que hacer un giro cerrado hacia la derecha, para continuar hacia Puerto Llampero. En esta zona hay otro par de acantilados desde los que ver la costa. También hay varias casas sobre el acantilado.

Playa de Agullera y al fondo el Cabo Peñas con la Isla Erbosa
Puerto Llampero
La pista continúa bajando hasta Puerto Llampero dando un par de curvas para rebajar la pendiente. Este pequeño puerto tiene una playa de piedras y cantos rodados, tiene también una construcción de piedra que es una antigua cetárea.

Antigua Cetárea en Puerto Llampero
Aquí también había un bar muy famoso por sus tapas de llampares, pero que un temporal se lo llevó por delante. Era el Molín del Puerto, y varios años después todavía se ven los restos del comedor del bar.

El Molín de Puerto Llampero
Aquí en Puerto Llampero hay el paso más complicado de la senda, hay que subir por un sendero al lado del antiguo restaurante del molín, y la senda se mete por una zona de arbustos que se cierran sobre el camino, hay que pasar agachado y enganchándose en las ramas. Por aquí también pasan las bicicletas que es más complicado, tendrían que abrir un poco el camino, y después hay prados, que también tendrían que señalizar un poco para no estropear la hierba.

Playa de Portazuelos y encima el edificio del Descargadero
Siguiendo la ruta, se enlaza con una pista tras el prado, y aparece un desvío hacia la derecha, que va hacia una playa, la de Portazuelos, de un color negro profundo. También se observa que la playa son lajas de piedra, y por lo visto también hay algún fósil en las lascas. Aunque el color negro, a parte de que puede haber mineral, pues surge de la descarga de escorias que hacían desde Ensidesa en esta zona.

Antiguo Descargadero de escoria
Desde el desvío de la playa se continúa subiendo un poco y se sale de nuevo a una amplia meseta donde destaca un edificio alto de dos plantas. Es el antiguo descargadero de escoria de Ensidera, por lo visto traían hasta aquí mediante un transporte elevado mediante cables, torresy cangilones, desde el alto horno de Avilés a más de 7 kilómetros. De esta línea queda este descargadero, y algunas bases de las torres para llevar el material. La senda oficial no pasa al lado del edificio, pero se puede pasar, y después por detrás sale un sendero que rodea el Cabo Negro apegado a la costa.

La Costa recorrida y donde tiraban la escoria
El sendero va pegado a la costa, a un metro de los bordes del acantilado, habrá gente que se impresione un poco, pero no tiene problemas, va rodeando los prados y es bastante claro (por lo menos en esta época). Un poco más adelante aparece una zona de toxo, así que toca llevar pantalón largo para minimizar las caricias.

Fondal de Cabo Negro y la playa de Xagó
Tras este tramo por el cabo Negro, el sendero lleva hasta una estrecha carretera, donde se enlaza con el camino oficial. Se puede abandonar un poco más adelante para seguir pegado a la costa, pero cada vez que se toma este sendero la ruta se alarga bastante, así que ahora voy por la carretera.

La playa de Xagó
La senda oficial sigue por la carretera y después sube hasta una peña naranja sobre la playa de Xagó, pero para atajar se puede bajar a la playa por una estrecha senda que parte debajo de una casa. La senda es algo pendiente pero no es complicada, tomándola con precaución se baja cómodamente a la playa. En verano este extremo de la playa es nudista, así que igual no es recomendable bajar por aquí y molestar a la gente.

Vista atrás del Cabo Negro y la ladera de bajada a la playa
El camino oficial iba por encima de esta peña
La playa de Xagó es muy larga, casi dos kilómetros, así que aprovecho para descansar los pies y me descalzó caminando por el borde del agua. No esta demasiado fría y se agradece.

Lo que queda de la playa de Xagó
A la izquierda de la playa hay un sistema de dunas que está protegido, hay una serie de pasarelas de madera para evitar pisarlas y que se compacten. En el extremo de la playa también hay dunas, pero no pasarelas, así que hay que buscar el paso al aparcamiento de la playa, hay unas mesas también a modo de área recreativa.

Ermita de San Juan
Hay una cuesta asfaltada para salir de la playa de Xagó, y enlazando con la carretera está un restaurante parrilla que estaba abierto. Posible sitio para comer si no se lleva bocadillo. Siguiendo la subida hacia San Juan, se pasa por la ermita-capilla que da nombre al pueblo.

Vista de la playa de Xagó y las dunas
El pueblo está situado en una península, montada de nuevo sobre una serie de acantilados, desde donde admirar a un lado de la playa de Xagó, y al otro la zona del faro de San Juan de Nieva. Detrás del faro aparece la isla de la Deva, donde la punta Vidrias, y detrás estaría el playón de Bayas.

Faro de San Juan de Nieva
La costa desde la punta Cueva Caballos

Recorro el borde de la península cerca de los acantilados, pasando por un ancho sendero. Aquí quedan también los restos de los emplazamientos de dos baterías de cañones para proteger el puerto. Continúo hasta la punta de la Forcada, dónde hay un pequeño monolito rojo para guiar a los barcos. Aquí paro a comer.


Panorámica desde la punta de la Forcada
Entrando a puerto


Después de comer continúo rodeando la costa para ir hasta el faro de San Juan, aunque antes hay que pasar una estrecha entalla en la roca por donde se cuela el mar, la Covallonga.
La Covallonga
Faro de San Juan de Nieva
Tras rodear el faro, sigo bajando por la carretera para ir hasta Nieva. El primer tramo es por carretera, pero después al pasar la primera playa, la del Arañón, aparece un paseo al lado de la ría. Es una zona contaminada, y se huelen los productos químicos que descargan al otro lado.

La Ría de Avilés
Ensenada de Emballo
La senda pasa por debajo de una peculiar grupo de rocas, la peña del caballo, y que tiene otra playa dónde tampoco está permitido el baño. En parte debe ser por la contaminación, y por otra parte por el riesgo ante el paso de enormes buques por delante.

La peña del Caballo
En Nieva hay que abandonar la senda para ir hacia la depuradora de agua, nuevo tramo de carretera, esta si que tiene más tráfico y no tiene arcén. Por la carretera se llega hasta el restaurante que está encima de la playa de Xagó, donde enlazar con el camino de por la mañana.

Nieva
Playa de Xagó
Para acortar un poco el recorrido, la playa la recorro por la pista que rodea las dunas, por aquí se camina más rápido que por la playa, y también voy a subir por el final de la playa, evitando tener que subir al peñón sobre la playa de Xagó.

Las dunas de la playa de Xagó
Una vez pasada la playa de Xagó, continúo por la carretera hacia San Martín de Podes para ir más recto y evitar recorrer de nuevo la costa. Se nota que hay pocas horas de luz, son las 4 y media  y a las 6 es de noche.

Parroquia de San Martin de Podes
Desde San Martín continúo hacia las casas de la Granda, donde enlazo de nuevo con el camino de por la mañana. Aquí abandono el camino que está embarrado para ir por los prados, de nuevo por un marcado sendero. Por cierto hay dos bancos encima de un acantilado y la playa de Agullera, y que normalmente pasan desapercibidos.

Urbanización de Verdicio
Toca bajar de nuevo a Verdicio, donde compruebo que para evitar descalzarse hay que dar un gran rodeo, así que toca descalzarse de nuevo.

Las dunas y el arroyo de Escobeo en Verdicios

Cruzo el arroyo y me vuelvo a calzar, ahora voy a ir rodeando la costa por el camino que continúa desde el aparcamiento del chiringuito. Sendero ancho y marcado.

Cabo peñas al fondo


Punta el Ferrero
Para evitar llegar a la casa de los perros en la curva por detrás, no sigo todo el tramo por el borde de la costa sino que vuelvo hasta la carretera. Aunque los perros siguen ladrando en la casa en cuanto me ven, además los dos pequeños siguen sueltos. Ya está poniendose el sol, menos mal que ya estoy al lado del coche en Ferreiro.

Puesta de Sol desde Ferreiro
Detalles de la ruta, cómo he dicho, tramo algo largo en cuanto a distancia por haber ido pegado a la costa en la zona del Cabo Negro, sino se podría recortar un poco más.

domingo, 17 de diciembre de 2017

Sendas de Tuilla II [Langreo]


Ruta de senderismo recorriendo el PR.AS.43 de las Sendas de Tuilla por segunda vez este año. Había venido en primavera por aquí, pero la bruma impedía tener buenas vistas, así que volvimos ahora en invierno que los cielos están más claros, para repetir la ruta. En este caso encontramos bastante barro por los caminos, se notan por fin las lluvias. Alargamos un poco más la ruta aparcando donde la residencia de ancianos que han puesto en las antiguas instalaciones del Pozo del Terrerón, sino se puede hacer en una mañana o en una tarde de verano. Ruta sencilla y bastante bien señalizada, ahora coincide en parte con el Trail de Langreo, así que hay carteles en todos los cruces. Una ruta buena para no tener que pisar nieve en estos días. Para una descripción un poco más completa, mirar la descripción de Abril de 2017 de esta misma ruta.

Mapa del recorrido realizado
 Desde la residencia de ancianos, cogemos la senda del Trole que pasa al lado del pozo Terreón, o Mosquitera II. Pozo cerrado y del que quedan en pie algunas instalaciones, hoy están debajo de la niebla, así que seguimos caminando por la senda. Pasamos por encima del campo de futbol del Tuilla, pasamos el tunel para ir hacia las casas de la Braña. donde empieza la ruta.

La primera fuente
 Empezamos subiendo un poco por entre las casas de la Braña, y saliendo hacia la derecha, más o menos en llano, llegando a la primera fuente. Continuando por la senda se notan las diferencias con la seca primavera de este año, ahora hay bastante barro y suenan cascadas en los pequeños arroyos que van por el valle.

La segunda fuente
 En la segunda fuente el camino gira hacia la izquierda, un tramo de subida empedrado que se agradece para no resbalar. Camino estrecho que lleva hasta un par de casas en medio de la nada. El mejor acceso debe de ser por donde estamos subiendo ahora.

Las casas
 Un poco más adelante de las casas entramos en una zona de bosque, y en un par de revueltas salimos a la carretera, por donde hay que transitar un cacho, hasta las casas de la Tornera. Al lado del lavadero se toma el camino que sube hacia las casas superiores, y que después se convierte en sendero. Nuevo tramo, con algunas casas abandonadas, algo de bosque y de nuevo se llega hasta otra carretera en la zona del Ceacal. Aquí ya se tienen vistas de la Sierra del Aramo, y delante Langreo.

Vistas hacia la Sierra del Aramo
 En el Ceacal se cruza la carretera, pasando de nuevo al lado de una fuente lavadero, en el primer desvío hacia la izquierda se continúa la subida por el bosque. No hay problemas porque está señalizado completamente en cada cruce. Tras salir del bosquecillo, se toma una senda que sube en línea recta hacia el mirador del Peruano al lado de una valla que cierra el monte. Los corredores se van hacia la izquierda aquí, pero la senda sigue recta.

Lavadero del Ceacal
Las vistas desde el mirador del Peruano, hoy sí que son buenas, hay mucha menos bruma que en primavera. Además las cumbres nevadas le dan un punto.

Langreo

Hacia el Sueve entre la bruma y con nieblas en los valles

Peña Careses y las antenas del Pico Fario

Mirando al Sur

El Aramo
Sector final del Aramo
Vistas hacia el Este con la Sierra de Peña Mayor
 En el mirador había un grupo de ciclistas celebrando con sidra champañada y demás, así que los dejamos, y seguimos recorriendo la sierra

Zona del Pico la Rina y mirador del Peruano
 Seguimos recorriendo las pistas de la sierra para subir hasta el Pico de Llamadera, con la escultura al jovén montañero Adrian Guindi. Para llegar hasta aquí, hay que seguir las indicaciones del Trail, porque el PR no pasa por aquí. Como indicación hay un par de torres de alta tensión por la zona, y hay que dirigirse hacia ellas.

La Llamadera
 El pico tiene buenas vistas hacia la Sierra de Peñamayor, aunque el sol esta bajo y viene de esa zona, así que no son las mejores horas para admirar esta zona desde aquí.

Sierra de Peñamayor
La sierra del Sueve
 Desde aquí continuamos el recorrido del trail, que sigue por el bosque por un estrecho sendero, aquí el camino se complica por el barro, hay dos saltos bastante grandes que pueden resultar complicados, así que quizá mejor dar la vuelta para continuar el camino.
Después de volver a la pista, seguimos por ella hacia la zona de los Lagos, desde aquí, zona alta de la ruta, se tienen buenas vistas hacia los pueblos y villas de la zona.

Tuilla 


El Berrón y Noreña


Del Pico San Martín al Fario

Los lagos están llenos, por lo menos los dos superiores, los de más abajo no están llenos, deben de tener fugas. Son lagos construidos en las escombreras de las minas a cielo abierto que había en esta zona.

Los dos lagos de la zona alta


El primero con la bajada a la derecha
El segundo lago
Los dos lagos pequeños
 Comemos en los lagos, y continuamos la ruta, en este caso pasando por encima de los lagos pequeños, atajando un poco el recorrido con respecto a la pista. Desde encima de los lagos, se vuelven a tener buenas vistas del entorno, aunque ya hay más bruma.

El Berrón
El camino aquí empieza un tramo con bastante barro, y al pasar a la vertiente sur vuelven a aparecer más barro y charcos todavía. Con las botas no hay problemas, pero algo resbala. Aparecen vistas hacia la zona del valle del Nalón.

Valle del Nalón
Delante de las columnas de Humo la Xigal por donde hay que pasar
 Continuamos por el camino bastante embarrado hasta llegar a la granja de la Xigal, hay un montón de perros y el camino pasa por el medio de la granja, así que hay que ir alerta para alejar a los perros, no dejan de ladrar, y algún mastín impresiona un poco. Desde la granja se baja hasta una torre de alta tensión, y después por el bosque. La otra vez había unas roderas inmensas en el camino, hoy también pero gracias a las roderas hay poco barro, el agua fluye hacia ahí y no estropea el resto del camino, y la zona central es transitable, aunque resbala algo.

Bajando por el bosque
 Bajamos por el bosque cuidando de no resbalar, y logramos no caernos. Los arroyos han tomado alguno de los caminos a tramos, así que hay que llevar buenas botas para no mojarse. Por lo menos hay que cruzar dos zonas muy muy encharcadas, pero sin problemas, antes de llegar hasta Baeres.

Baeres
En Baeres se toma la carretera y se sigue por ella hasta El Rozau y el Molín al lado del arroyo, aquí toca empezar a subir otro tramo, para poder llegar hasta la Braña , por donde volvemos hacia el Pozo del Terrerón.

Restos del Pozo Terrerón
Nos acercamos a echar un vistazo a los restos del Pozo Terrerón, uno de los edificios parece que está ya para derruir completamente, le han arrancado el recubrimiento, y han picado algunas columnas para que caiga. El edificio principal todavía se mantiene bien, así como el castillete. Hay demasiados pozos para conservar.

Los datos de la ruta realizada, incluyendo la parada para comer.