miércoles, 14 de agosto de 2019

Al Cuiña [Los Ancares]

Subida al Pico Cuiña desde el Puerto de Ancares. En verano intento acercarme un día a hacer alguna ruta por los Ancares, el primera año el Miravalles, el segundo la Mostallar, y este el pico que queda en medio, el Cuiña. La subida al Cuiña es corta, así que para completar continúe por la Sierra hasta Penalonga, y de vuelta para bajar al Lago, seguí hasta hacer el Campanario y los dos Hermanitos. El día en cuanto a lo climatológico muy variable, primero sol, después niebla cerrada, después sol completamente despejado, después vuelta a las nieblas, y si espero un poco más vuelve a despejar. En este sentido las previsiones acertaban bastante el pronóstico. Hasta el Cuiña es un sendero muy marcado, e incluso con niebla se puede seguir, aunque no es muy recomendable si la previsión es de que no va a abrir, la continuación a Penalonga tampoco tiene complicación es sendero entre escobas y brezo, y la subida es pendiente y no tiene dificultad. En cambio, la cresta entre Cuiña y los dos Hermanitos si que es más complicada, hay jitos, y gente con vértigo se puede paralizar un tanto, hay caídas a ambos lados aunque el paso es ancho de un metro y plano, pero puede impresionar. También hay una ladera con algo de piedra suelta que para bajar da impresión, pero que se pasa bien. No hay fuentes en el recorrido, pero si refugios para guarecerse. El orden de subida no está optimizado, mejor sería empezar por Penalonga, después el Cuiña y acabar con los Hermanitos, pero con la niebla no sabía que es lo que iba a hacer.
La ruta comienza en el Puerto de Ancares, que está dónde Cristo perdió la zapatilla al fondo. Desde cualquier sitio está lejos y a desmano, pero los bosques que hay merecen la pena, hoy no toca bosque, toca piedra, así que para conocer la zona mejor otra ruta, como la de la Mostallar, el Miravalles desde Tejedo de Ancares, o combinar este Cuiña, subiendo sólo al Pico con otra ruta desde el área recreativa de Tejedo que recorre el bosque hasta unas brañas.

Mapa del recorrido
En el puerto hay bastante sitio para dejar el coche, y ya desde aquí hay que coger el sendero que recorre la parte alta de la Sierra. A estas horas, sobre Galicia y Asturias hay una capa de nubes bajas que la cubre entera, y que están comenzando a deslizarse con rapidez hasta este Puerto. Cómo ya lo está empezando ha tomar la niebla, no voy hacia el mirador de Balouta.

Puerto de Ancares
Vistas hacia la bajada del Puerto con la capa de nubes
Nada más alcanzar la cuerda de la Sierra, ya se debería de ver enfrente el Cuiña, pero hoy esa fina capa de nubes de Galicia, la ha cubierto, y pronto cubriría toda la zona por completo. Menos mal que el sendero está muy marcado.

Entre las nubes debería estar el Cuiña
Hacia el valle de los Ancares (Tejedo, Pereda y Candin), el sol todavía manda, pero al fondo en Fabero y las sierras del Bierzo, también hay nubes bajas. La previsión es que vaya abriendo conforme pasa el tiempo, y la nubosidad prácticamente desaparezca, aunque el tiempo está un poco raro, y está fresco.

Valle de Ancares
El tramo inicial es relativamente llano, con incluso una bajada entre brezos y escobas altos. Por aquí no tienen ganado pastando que mantuviese esto un poco más limpio. El sendero es claro y se pasa bien, aunque la pareja que iba delante llevaba una niña pequeña, y apenas sobresalía de la vegetación.

Hacia Galicia las nubes amenazantes
Después de la bajada se llega a un enlace que proviene de la carretera del puerto, y se alcanza el primero de los refugios, bastante grande y cuidado. Este punto, por lo visto era el antiguo Puerto, cuando era un camino y no una carretera. Desde aquí hay un sendero y una especie de cortafuegos. Lo más claro seguir el sendero, que va ganando altura poco a poco, y después rodea por la derecha el primer cerro que aparece.

Refugio del Puerto de Ancares
El sendero es claro, y lo suficiente ancho para que no molesten las escobas ni el brezo, aunque quizás convendría hacer un cortafuegos más ancho para conservar la zona y prevenir riesgos. Antes de rodear el cerro hay que pasar una alambrada, que debía de ser para el ganado, pero por aquí no hay.

Vista atrás hacia la pradera donde está el refugio
El rodeo es de nuevo en llano, e incluso un poco cuesta abajo, hasta alcanzar un nuevo Collado. Aquí el sendero vuelve a subir y bajar otro tramo hasta un nuevo collado. En este segundo collado enlaza el sendero que viene del Lago del Cuiña, por el que vendré por la tarde. A partir de este collado, otro tramo de subida.

La senda desde el Collado Primero, queda la loma hasta el Collado Segundo, y después ya todo subida
Desde lejos parece que la senda va a ser por unas sierras alomadas, pero cuando te acercas, ves que las rocas pizarrosas también pueden formar unos buenos cortados, cómo ocurre después del Segundo Collado. El sendero va lejos de los cortados, e incluso no pasa por la cumbre del cerro sino que la evita.

Cortados en la pizarra
Sendero evitando la cumbre del Cerro
Seguimos avanzando, evitando la cumbre siguiendo el sendero, y despues ya se inicia una nueva bajada hasta el collado previo al Cuiña. Aquí la niebla empieza a cerrarlo todo, aunque por debajo se intuye un nuevo refugio, y el Lago del Cuiña.

Bajando del Cerro intermedio y detrás de la niebla debería estar el Cuiña
El Segundo Refugio y la plataforma donde se asientan los restos de los lagos glaciares
La niebla ha ocultado el Sol por completo cuando alcanzo el 3er collado, desde aquí ya se empieza la subida directa al Cuiña, por un claro sendero entre la hierba y el brezo. También hay un sendero que baja hacia la plataforma donde están los lagos glaciares. No hay perdida ya hasta la cima.

El Tercer Collado

La laguna, o Pozo Ferreros desde la subida al Cuiña
Último tramo de la subida
La niebla no permite ver la cima, así que voy subiendo sin agobiarse con cuanto me queda todavía, en las paradas para respirar se intuye el lago entre la niebla. En esta zona me cruzo con un runer que baja, y cuando llego a la cumbre con otros dos senderistas. Eso sí niebla cerrada, así que mientras espero que abra (contaba que tendría que esperar más de una hora), almuerzo y espero tranquilamente abrigado del frío que hace. En menos de media hora despeja completamente, y permite vistas en todas direcciones.

Cumbre despejada, y al comienzo la cumbre cubierta
En la foto esférica se observan las cumbres cercanas al Cuiña, y debajo algunas panorámicas de la zona, algunas de baja calidad por el zoom necesario.




Hacia el Lago y la Hoya Glaciar del Valle de Ancares
Hacia el Miravalles al Norte
Hacia la Mostallar al Sur-Oeste
Zoom hacia el Miravalles y demás cumbres fronterizas Ibias-Ancares
Continuación de la Anterior
Con muchisimo zoom el Cornón y delante minas a cielo abierto de Llaciana
Las Ubiñas y entre las nubes los Fontanes
Al despejar permite ver monañas a muchos kilómetros, destacando para mí Las Ubiñas o el Cornón. Otras de la zona del Catoute y demás, no soy capaz de identificarlas. También se observa perfectamente el valle que recorrí para subir a la Mostallar desde Burbia.

Valle hasta Burbia
Hacia Galicia también se ven montañas, pero no las conozco, con peakfinder se pueden identificar, pero no sé si son cumbres importantes o no.

Pueblos de Piornedo y Suarbol, uno en Lugo otro en León
Tras disfrutar de las vistas desde la cumbre, continúo Ruta hacia Penalonga, bajando más o menos de frente por un marcado sendero entre las escobas y el brezo. Sin este sendero no habría manera de pasar.

Sendero hasta Peñalonga
Tras llegar al valle hay que empezar a remontar, cerca de los cortados de la izquierda. Aquí hay un tramo en que el sendero pasa cerca de un cortado, es una zona pedregosa donde hay que ir con cuidado.

Penalonga
Conformo me acerco, vuelven a entrar nubes desde Galicia, y se cierra de nuevo el día.

El valle con Burbia al fondo

Cortados de Penalonga
El sendero es claro y va subiendo bastante de frente, en el tramo final donde la pendiente es mayor y hay hierba traza alguna zeta para salvar el desnivel. En la cumbre no hay nada más que un montón de piedras. 

Cumbre con la Mostallar detrás
La foto esférica de cumbre, ya con la niebla cubriendo, y todo mucho más brumoso.


Algunas de las panorámcias desde la cumbre, similares a las que hay desde el Cuiña.

Hacia la Mostallar con unos montañeros en cumbre

Hacia el Cuiña
Para continuar la ruta hacia los Campanarios y los Hermanitos, tengo que volver a subir hasta el Cuiña, no hay otro sendero entre el brezo, y si se va por la derecha hay varios cortados que podrían cortar el camino, cómo se ve desde la cumbre de Penalonga.

Hay que volver al Cuiña

Otra vez de nuevo casi en la cumbre del Cuiña, me fijo en que se ve la térmica de Ponferrada y el embalse a lo lejos, el sol ha cambiado ligeramente, y permite distinguir mejor los contornos. Esta térmica también la van a cerrar, o eso creo.


Térmica de Ponferrada

La arista hasta los Hermanitos tiene tramos fáciles, y otros que no lo son tantos, la pizarra de la zona se desgaja en lajas, con lo que hay tramos de escalones, y otros que son grandes cortados.  También hay pasos complicados si tienes un poco de vértigo, para otras personas no es nada. La pena es que cuando llego al final, la niebla lo ha vuelto a cubrir todo.


Arista hasta los Hermanitos, las cumbres gemelas del centro
El primer tramo de bajada hay sendero y varias zonas de escalones, unos normales, y otros más altos donde hay que apoyarse para no dar pasos tan altos. Zona entretenida buscando los mejores pasos.

Bajada del Cuiña por la escalonada arista
Después empieza un tramo con más hierba y cómodo de caminar, después hay un gran bloque que corta el paso, y que hay que trepar para seguir por la arista. Hay jitos para ir siguiendo.

Los hermanitos más cerca
Hay una zona bastante espectacular, después de pasar la trepada de un metro para seguir por la arista, se llega a un cortado, con un valle profundo a la izquierda, por aquí el viento sopla fuerte. Hay un paso por una piedra plana, y se pasa a una zona de hierba en una ladera que hay que remontar. La ladera subiendo no tiene problemas, pero bajando no da confianza por la piedra suelta.

Cortado en el Campanario, igual es la espadaña del Campanario

Tajo en el Campanario

Vista atrás de la ladera herbosa y pedregosa que hay que subir
Tras remontar la ladera, se puede girar para subir por detrás hasta el pequeño pico, creo que se llama el Campanario, y la pared plana debe de ser la Espadaña de la Iglesia.

Desde la cumbre del Campanario detrás entre las nubes el Cuiña

Lo que queda hasta los Hermanitos
El siguiente tramo ya es más cómodo, sendero que va por zona de hierba y remonta hacia la cumbre del primer Hermanito. La cumbre es un canchal de piedras grandes sueltas, y vuelve a complicar el paso. Cuidado con las piedras que se mueven. La niebla ya lo cubre todo.

Primer y Segundo Hermanito


El Segundo Hermanito, y la niebla cubriendo el Cuiña 
Hacia el valle de Burbia
Como en la cumbre el resto de lo que llevo, y espero a ver si vuelve a despejar, pero faltan un par de horas, así que cómo hay que volver a casa, toca retornar. Hay que volver a deshacer buena parte del camino hasta el collado donde comenzaron las dificultades, así que hay que ir volviendo poco a poco. La niebla evita problemas de vértigo, pero de todas formas hay que ir avanzando con cuidado.

En el collado hay que tomar un sendero que baja hacia la laguna, aunque me paso uno de los desvíos porque quería llegar hasta una especie de buzones que hay en una loma. Creo que son nidos para aves rapaces, pero no sé si les gustará mucho porque la lluvia sobre chapa hace mucho ruido. Están ancladas al terreno y tienen una forma cuadrada. Hay alguno más por la sierra.

Lo que creo que son nidos para aves rapaces
Deshago el camino unos metros, para tomar por debajo de la loma de los nidos, donde hay un tenue sendero hacia el lago. El sendero no es muy claro, hasta que se arrima a las paredes del Cuiña, dónde se hace más claro, y por fin se llega a la laguna.

El Pozo Ferrero
No es una laguna demasiado grande, pero por lo menos conserva agua ahora en Agosto, por la zona entre la niebla empiezan a aparecer los rebecos, confiados en que no hay humanos por la zona. Hay varios rebaños, y puedo fotografiarlos sin que huyan. En teoría también hay cabra hispánica, pero esta vez no las he visto, la otra vez en el Miravalles sí que las puede ver.

La Segunda mini laguna
Rebecos
Otro que se me queda mirando
El sendero desde el lago grande avanza y se divide en un canchal que baja del Cuiña, una opción tira de frente para enlazar con el sendero de por la mañana, y otra opción es bajar por el Canchal hacia el segundo de las lagunas. Yo me despisté y tuve que dar la vuelta, y bajar con cuidado por entre los bloques de piedra, hasta la zona de hierba más cómoda.


El sendero va remontando lomas, y pasando de collada en collada, hay que ir con cuidado siguiendo los jitos. La niebla no es constante, así que se pueden ver tanto 200 metros como 17 metros, pero en otras circunstancias puede agobiar bastante. Hay una bajada también algo complicada en otro cortado de pizarras bastante abrupto.
Un poco más adelante el sendero alcanza el segundo refugio que vimos por la mañana, el Refugio del Cuiña tiene planta circular y esta chulo por dentro. La mesa ahora está colgada de la litera, espero que fuera diseñada así, y que no hayan quemado las patas para calentarse. Hay bastante papel higiénico, chimenea, banco, mesa y zona literas arriba.

Refugio del Cuiña
 El sendero sigue avanzando por el valle, y para enlazar con el camino de por la mañana en el collado, hay que subir un tramo. La bajada debe ser complicada, porque hay muchas zonas de tierra suelta entre las raíces de las escobas. Han pasado desbrozando y ensanchando este tramo, pero resbala un poco, así que bajando hay que ir con cuidado.

El sendero enlazando con el collado en el centro
 Después ya queda volver hacia el Puerto, deshaciendo el camino de por la mañana. Se vuelve a pasar por el refugio del Puerto, y esta vez hecho un vistazo a como está por dentro. Tiene chimenea y mesa de piedra tanto dentro como fuera. Esta bastante limpio. Para dormir supongo que en los bancos.

Refugio del Puerto de Ancares

Entre las nubes la zona del Cuiña, Campanario y los dos Hermanitos desde la carretera al Puerto
Los datos recogidos por el GPS, con paradas por la niebla esperando que despejase, y sin optimizar la ruta para evitar subidas innecesarias.