sábado, 12 de enero de 2019

PR.AS.-214: Ruta Vallemoru [Ponga]

Ruta de senderismo por el concejo de Ponga, visitando el pueblo abandonado de Vallemoru tras recorrer el sendero de pequeño recorrido PR.AS.-214. La ruta lleva tiempo apuntada, hace años la había leído en foropicos, pero siempre buscan rizar el rizo, subiendo desde Semeldón por caminos perdidos, atravesando el río una docena de veces, muy complicado. En cambio esta PR es una pista cómoda, y que sigue atravesando unas zonas bastante salvajes y bonitas sin complicarse. 
Ruta fácil, es todo por pista ancha, con muchos tramos hormigonados, y sólo un par de charcos con barrro. Esta señalizada, aunque le falta el típico cartel de inicio de ruta con el mapa, pero el resto de los cruces si que tienen marcas blancas y amarillas. La ruta es larga, porque son casi 20 kilometros en total, y tiene también desnivel acumulado, aunque en este caso no se hace de forma seguida sino que se hace en dos veces. Hay fuentes por el camino para recargar agua, incluido en la entrada de Vallemoru, así que no hace falta llevar mucha carga de agua. No se alcanza ningún pico, pero las dos colladas que hay, incluso en un día de niebla como este, tienen algo especial. Los bosques que se atraviesan, hayedos sobre todo también están muy bien. En la bajada hacia el río había un par de rebecos en un prado, así que también se puede ver fauna si se va con cuidado. Es una zona bastante salvaje y aislada, que con el punto de la niebla le da un punto más todavía. Habrá que volver en otoño para completar las vistas y disfrutar de estos bosques.

Mapa de la ruta
La ruta comienza en el pueblo de Taranes, a la entrada hay un sitio donde dejar el coche para la ruta hacia la foz de la Escalada y la Llambria o la vuelta al Tiatordos, pero para esta ruta es mejor atravesar el pueblo hasta debajo de la iglesia donde hay un aparcamiento bastante grande. La otra vez que había pasado por aquí no había visto este aparcamiento grande, y lo deje a la entrada. 

Taranes
El día comienza un poco feo, con rachas de orbayo y niebla, las previsiones daban que iba a mejorar un poco, pero no lo hizo, siguió con esta tónica todo el día. Con la niebla no hay problema porque es una pista, y resulta difícil perderse no hay cruces.

Iglesia de Taranes
 Desde la iglesia se ve en lo alto a collada Taranes a la que se sube siguiendo una pista hormigonada, también hay otro camino más recto según el mapa, pero desde la experiencia de la ruta anterior con árboles caídos en la Siella, estos caminos antiguos pueden estar cerrados durante una temporada. Así que a sufrir la pista de hormigón. Esta medio señalizado el comienzo al lado de una fuente.

Entre la niebla la collada Taranes
La Foz de la Escalada
 La pista tiene un tramo llano al principio tras salir del pueblo, pero después pone una pendiente constante hasta llegar a la collada Taranes, así que mejor no cebarse, ir subiendo a ritmo. Las vistas se van abriendo sobre el valle de Ponga, y se podrían ver los pueblos de San Juan, Sobrefoz y demás, pero con las nieblas están un poco escondidos. Lo que si aparece es la foz de la escalada y las paredes de Peña Taranes.

El valle tras la cabaña entre nieblas
Las nieblas
La pista hormigonada hasta la collada
 Llegando a la collada se forman algunos claros, pero es un espejismo, al poco vuelve a cerrarse, pero el claro permite ver las paredes nevadas y heladas de la Peña Taranes. Más parece hielo de la niebla congelada que nieve, por el resplandor que tiene.

Las paredes de Peña Taranes con nieve y hielo
Última cabaña antes del tramo final a la collada
 La collada es muy amplia, con camperas y aquí se queda nieve y hielo en los charcos. No hay muchas vistas por la niebla, pero lo que se ve ya presta mucho, habrá que volver. Queda ganado por la zona, y hay gente en todoterreno que ha subido a verlo. 

Al fondo el piquin y al lado la collada Llues
 Desde la collada se inicia un tramo más o menos en llano hasta la siguiente collada la de Llues, pasando a media ladera bajo los paredones de la Peña Taranes. Zona con bosque muy guapa, y con la nieve por la pista más.

Arriba Peña Taranes
La pista nevada bajo Peña Taranes
Otro tramo de pista con más muralla
Un claro en el bosque con pradera y cabaña de llavanas
 Hay varias cabañas bastante chulas en este tramo, gracias a la pista las mantienen y en los praos todavía se ve actividad con el ganao. 

La niebla ya cubre Peña Taranes
La collada Llues es un sitio también bastante especial, enfrente se ven los valles abruptos, casi verticales que vienen desde los Tornos, el Maoño y la collada Traslafuente, salvajes y con bosques virgenes.

La collada Llues
Desde esta collada debería verse la cumbre del Maoño, Vizcares y la Mota Cetin, pero hoy estan cubiertas. La niebla las cubre, y la nieve y el hielo también cubre la pista, así que hay que buscar donde pisar para no resbalar.

Fuente en la collada Llues
 Desde esta collada Llues se inicia la bajada hasta el río, es por pista también pero con menos pendiente. El primer tramo si que es fuerte hasta la siguiente colladina, la de Cuadramoñu. Tramo de pista hormigonada, pero por un bosque de hayas muy guapo.

Inicio de la bajada

La bajada
Llegando a la collada Cuadramoñu
El valle entre nieblas por ahi debería estar el Pierzo
En la collada Cadramoñu se cambia de valle hacia la izquierda y ya se baja hacia Vallemoru. Entre el bosque ya se adivina la ladera en la que se asienta este pueblo. Un lugar especial esa ladera recogida, entre un picacho y un cortado.

Bajando hacia Vallemoro
Ladera en la que se asienta el pueblo en ese picacho del fondo
Cabañas en Vallemoru
 Esta bajada ya no está hormigonada así que aparecen zonas de barro, especialmente dos charcos donde a la subida quedó absorbido un playero y tuve que extraer con cierto esfuerzo. Para la pista vienen bien los playeros, pero para el barro mejor las botas.

Atravesando el hayedo

Otra cabaña con ganado y al fondo la picacha
¿Dónde irá este tipo?
Revueltas en la pista y al fondo la collada cuadramoñu
 La bajada es cómoda, tiene varias revueltas en la pista de tierra y no es una pendiente fuerte, así que no sufren mucho las rodillas. El entorno es especial, bosque solitario y aislado, en una pradera pastan vacas, y en la siguiente unos rebecos que en cuanto me divisan se alejan a la carrera.

La ladera donde esta Vallemoro
Por el bosque
Última cabaña antes de cruzar el río
La Foz del Semeldón
 La bajada hasta el río tiene algo más de pendiente, pero sin problemas, se atraviesa un pequeño arroyo, y se llega hasta el puente sobre el río Semeldón. El puente es metálico y nuevo, con barro también porque se acumula el agua.

El arroyo
El puente sobre el río

Río Semeldón
 Desde el puente toca un nuevo tramo de subida, con bastante pendiente y aquí el barro resbala un poco, así que con cuidado. También se pone a orbayar, y pasan bancos de niebla más espesos, por lo que toca tirar de paraguas. La primera construcción del pueblo es la fuente, cubierta y cerrada, después ya aparece la casona y el resto de cabañas. Hay un camino de piedra por el medio del pueblo, y una pista con zetas por fuera para llegar hasta la parte alta.

Entrando a Vallemoru
Casas de Vallemoru
Las cabañas de la parte alta
Nieblas río abajo del Semeldón
La ladera de enfrente por donde pasa la pista por la que acabo de pasar
La capilla del pueblo dedicada a San Antonio
Busco donde comer en el pueblo, protegido del orbayo, sólo se escucha muy a lo lejos el quad de un ganadero que recoge el ganado en la collada Cuadramoñu, pero el resto es silencio, con la niebla ocultando y despejando zonas. El pueblo está ajustado contra unas grandes caídas, de hecho el camino interno pasa bastante cerca de esta zona. Hay muchas cabañas y tampoco es que hubiese mucho espacio para praderas para el ganao. La pista ha hecho que algunas se estén recuperando, con el tejado nuevo pero siguen estando bastante aisladas.

La foz excavada por el Semeldón
Tras comer toca deshacer el camino, bajando con cuidado al río porque resbala un poco, y después a subir de nuevo todo lo que bajamos por la mañana. El bosque precioso.


Subiendo de vuelta a Taranes


Las hojas cubriendo el camino

Ya han recogido el ganado de la zona y lo han subido

La colllda Cuadramoñu con  la cabaña y yeguas a un lado y vacas al otro

Desde Llue hacia la Collada Taranes
El valle y al fondo empieza a despejar 
Vista atrás por ahí anda la collada Cuadramoñu


 La nieve de la pista ya ha desaparecido con las lluvias y en la collada Traslafuente ya no queda. Ahora las nubes están más altas y se tienen mejores vistas.

Vistas hacia Llue y Cuadramoñu desde la collada Taranes
El valle de Ponga
 Desde la collada se sigue bajando por la pista hormigonada hasta Taranes y el coche.

Casona en Taranes
Ruta muy guapa a a que habrá que volver con mejor tiempo, y probablemente en otoño. Los datos del GPS: