domingo, 29 de octubre de 2017

Peña Rueda [Quirós]


Ruta de montaña subiendo a Peña Rueda en Quirós, desde Lindes. Ascenso por el cuchillar de rueda, y bajada por los Puertos de Agüeria y la Foix Grande, ruta típica para ascender a esta montaña. La ruta es dura por el desnivel a superar, más de 1200 metros, y que se hacen sin descanso en poca distancia, menos de 5 kilómetros. La zona del cuchillar no tiene mucha dificultad, no hace falta ir cerca del borde así que no impresionan mucho las caídas, por lo menos las veces que he subido y que no había viento. Hay un par de resaltes en la cresta en los que hay que irse un poco más hacia la izquierda, y hay que ayudarse con las manos para superarlos, pero tampoco es demasiado complicado. La bajada hacia los puertos de Agüeria está muy marcada, hay un ancho sendero, casi una autopista, yo no me acordaba de que estuviese así. Pese a estar tan marcado, no hay que confiarse porque hay mucha piedra suelta y resbala bastante, es fácil deslizar y acabar sentado. El resto es por sendero, excepto la zona de entrada a la Foix, donde hay que cruzar el arroyo por encima de las piedras, es la otra parte compleja. La ruta tiene algún cartel, pero no está señalizada completamente. Hay algunas fuentes, pero sólo tenía agua una de ellas en la zona de los puertos, al lado de la Cardosina. 

Peña Rueda es una montaña que siempre destaca, ya que se  ve desde casi toda Asturias, desde la Campa Torres, por ejemplo, cuando el cielo esta limpio se puede distinguir con claridad. Además tiene una forma característica que permite identificarla con facilidad. La primera imagen está sacada desde el puerto de la Cobertoria, y la otra desde el pico Brañavalera en Lena.

Mapa del recorrido

La ruta comienza en el pueblo de Lindes, donde se puede aparcar en el prado delante de la Iglesia de Santo Tomás, este día había bastantes coches y furgonetas cuando volví, así que conviene madrugar un poco para tener sitio. La foto es de 2010, cuando había menos gente por la zona. Hay una fuente también al lado de la carretera enfrente de la iglesia donde cargar agua.
Iglesia de Santo Tomas en Lindes (2010)
 Los fines de semana hay también bar en el pueblo, el camino pasa al lado del bar y hay que ir siguiendo las indicaciones. Primero hacia la derecha, evitando el desvío hacia el bosque de Lindes. El camino pasa al lado de un par de casas caídas, y el depósito y captación de aguas para el pueblo.

Saliendo de Lindés
 Después el camino empieza a subir y ya no va a dar respiro. En un cruce hay que tomar el camino de la derecha nuevamente para subir a Peña Rueda. Hay un poste con cartel indicador, así que no hay pérdida, aunque deberían reposicionar el cartel porque ahora ya no está justo en el cruce, sino un poco después.

Atravesando el bosque
Se continúa la subida por un bosque de avellanos y fayas, que aquí están en el color dorado más impresionante. Cómo el camino es empinado, hay que aprovechar para ir parando a admirar los árboles y los colores, y así ir subiendo relajadamente, vale más no gastar mucha energía en este tramo. El sendero es bastante claro, aunque no hay ningún cartel ni marcas.

Portilla en el camino
 Hay que cruzar una portilla para introducirse en un fayeo más viejo, y continuar la subida. Aquí las fayas están mucho más retorcidas, es increíble cómo crecen estos árboles y se entrecruzan ramas en el tronco, formando extrañas figuras. Lo normal serían troncos rectos, pero aquí están retorcidos, casi parece que a posta, de forma antinatural.

Más fayas doradas
Una xatuca en el fayeo
 Tras atravesar este pequeño fayeo, se alcanzan las cabañas de la primera majada la de Manín, con un par de cabañas, y una fuente con varias bañeras para que beban el ganado de la zona. 

Majada de Manín
 En la majada se atraviesa más o menos en horizontal, para pasar a través de otro tramo de árboles hacia una nueva pradera, la de la Vega de Manín. Este paso suele estar embarrado, pero este año que no ha llovido casi nada, esta todo seco.

Camino por entre el bosque
Vega de Manín al fondo la cresta del Cuchillar


En la Vega de Manín, con un par de piedras enormes, y una fuente (seca este año), hay que girar hacia la derecha para subir valle arriba. Al lado de le fuente aparece un marcado sendero entre el monte bajo que sube el valle por la derecha del mismo. Al fondo del valle se ve la caliza de la cresta de Peña Rueda, aunque todavía queda bastante para llegar hasta allí.

La vega de Manín desde la cabeza del valle
 Al final del valle, en su cabecera el sendero empieza a trazar unas zetas y entra en una zona escalonada para subir hasta la siguiente meseta con prados. Es una zona también dura, donde se salva mucho desnivel en pocos metros. Aquí me saltó un rebeco que debía estar escondido por la zona, y empezó a bajar por el valle. Apenas me dio tiempo de sacar el móvil para tomar una fotografía, es increíble cómo se pueden agarrar a la roca y bajar a toda velocidad en tramos casi verticales.

A la izquierda el rebeco bajando a saltos y debajo el valle con las fayas en su color dorado
Tras salvar esta subida se alcanza una nueva meseta, con unas zonas un poco llanas y herbosas, según el mapa del IGN la zona del Praón. Hay unas piedras formando un círculo, lo que debía de servir para cerrar el ganado de la zona, cabañas no quedan. Desde aquí ya se tienen vistas hacia los cordales de la Carisa y Pajares. Las nieblas cubren los valles, así que hay efecto mar de nubes.

Desde la zona del Praón hacia los cordales de la vía romana de la Carisa
 Para continuar la subida a Peña Rueda hay dos opciones, por la izquierda siguiendo el fondo del valle, o por la derecha para alcanzar la cresta y el cuchillar de Rueda, que es la opción elegida. Hay que llegar a una zona de llambrías, donde hay unos jitos que llevan hasta el cuchillar siguiendo un sendero marcado.

Peña Rueda al fondo
 El sendero pasa por un pequeño cerro, desde donde ya se tiene vistas hacia el pueblo de Cortes, también en Quirós, y la zona del Aramo con el Gamoniteiru destacando. Aunque el mar de nubes es lo que más llama la atención. Encima de Cortés hay un crestón calizo, que la primera vez que nos acercamos a Peña Rueda desde Cortes nos costó bastante tiempo salvar. Aquel día no pudimos llegar a la cumbre por el tiempo que perdimos en esa zona al perder el sendero y liarnos bastante.

Pueblo de Cortes y la Sierra del Aramo
 Desde el cerro se descienden unos metros y se empieza a subir la ladera de Peña Rueda en dirección a la cresta. Aquí no hay mucho sendero, pero siguiendo los jitos se van salvando los agujeros, grietas y resaltes típicos de la caliza. Nuevo tramo muy pendiente.

Ladera de Peña Rueda
 Una vez alcanzada la cresta ya sólo queda ir avanzando siguiendo los senderos y buscando los mejores pasos. Solo hay un par de resaltes un poco más complicados. Pero no es una zona expuesta ni demasiado complicada. Es una arista bastante ancha.

El Cuchillar de Rueda
Vista atrás del cuchillar con la sierra desde el Alto de la Cobertoria
 Como se ve en las fotografías, por la izquierda siempre hay una zona menos expuesta y sin demasiada inclinación por la que se puede progresar con facilidad.

Tramo final hasta la cumbre
 Tras superar el último resalte, aparece un tramo más llano, pero a la vez mucho más roto, con grietas y rocas sueltas, por las que hay que ir avanzando con cuidado para alcanzar la cumbre.

La Cumbre de Peña Rueda con su buzón detrás los Fontanes
En la cumbre estoy poco tiempo porque empiezan a llegar mucha gente, primero cuatro montañeros, después dos que han subido corriendo, y después más que empiezan a llegar también desde la vertiente de los Puertos de Agüeria. Así que tras sacar unas fotos, me dirijo hacia una zona más tranquila en las trincheras para comer algo y disfrutar de las vistas. La cumbre tiene una zona muy amplia, y fue utilizada durante la Guerra Civil para vigilar estos pasos de montaña durante el avance de los nacionales. Ahora quedan varios tramos de trinchera en toda la zona de la cumbre, y algunos tramos los han desmontado para hacer círculos de piedra y montar vivacs protegidos del viento.



Algunas fotos más de detalle:

Zona de Quirós
Sierra del Aramo
Mirando al Este



Mirando al Sur
Para identificar las cimas me he apoyado en las entradas del blog de Victor Delgado, Pindio, Pindio, sino el Prau de los Fontanes sería el Fontán Norte, y el Colines sería el Prau.

Mirando al Oeste



Mientras estoy en la trinchera, también pasa por la zona un solitario rebeco buscando donde esconderse y refugiarse. Parece que lo tenemos rodeado, entre los que suben y bajan por las distintas zonas de la montaña.
Otro rebeco solitario
Panorámica hacia el Norte
Detalle de la zona del Cornón
Tras comer algo empiezo la bajada hacia los Puertos de Agüeria, por un sendero muy marcado, la última vez en 2010 no había tanta marca, se nota que ahora hay mucha más gente subiendo a las montañas. De hecho en este tramo debían de haber más de 10 personas subiendo. 
Bajando hacia los Puertos de Agüeria
Ladera de bajada desde Peña Rueda
 En los puertos paro a descansar un rato, a ver cómo evoluciona el tiempo, porque las nieblas están comenzando a subir por los valles, en las Ubiñas también se están empezando a isntalar, pero de momento hace sol y presta estar tirado un rato reposando. También aprovecho para sacar una foto esférica, aunque la luz no es adecuada, la zona de los Fontanes están demasiado iluminados, y hay demasiado contraste.



Tras descansar un rato, y viendo que la niebla sigue subiendo desde la zona de Sobia, retomo ruta para recorrer los Puertos de Agüeria, y voy hasta donde llega la pista de Bueida, y dónde hay un cercado para recoger el ganado y controlarlo. Voy por un sendero a media altura, enfrente, bajo las paredes de los Huertos del Diablo debería de haber un lago, pero no se ve nada, parece que está desaparecido entre la sequía y la colmatación.

El cercado en la zona de la Veiga
Llego hasta el cercado, donde cojo ya el sendero de vuelta hacia la collada Lingleo, aunque por el camino paso por otra zona de prados donde hay lo que parece un pilón de una fuente, en el mapa es la zona del Zarradal. Hay varias yeguas, y uno de los potros se me acerca buscando pan o sal.

Zona del Zarradal y al fondo la fuente

Una pequeña subida hasta la collada Lingleo, y después a buscar el sendero hacia la Cardosina, guapa zona de pastos estos puertos de Agüeria.

Desde la Collada Lingleo el Fariñentu
En la collada aparece un ancho sendero que sigo entre las argomas. Para ir hacia la Cardosina y las cabañas según el mapa hay dos caminos, aunque de todas formas no hay mucha perdida, lo único es acertar con un camino que atraviese las escobas.

Los Puertos de Agüeria con las nieblas en Peña Arpín
La Cardosina


El sendero lleva hasta la pradera donde se asienta la Cardosina, y después sólo hay que seguir por entre las cabañas por el lado de abajo a coger otro sendero. Aquí hay algún jito y marca.

Cabañas en la Cardosina
Poco después de la Cardosina, y ya en zona de acebos o xardones, aparece una pequeña fuente con agua al lado del camino. Aprovecho para coger agua fría y reponer. No pensaba encontrar nada más que pequeños regueros, pero esta fuente todavía aguanta.

Fuente en la Cardosina
El Fariñentu despeinado
Buscando los jitos en las zonas de pradera para internarse por el sendero correcto en las zonas de acebos voy avanzando hacia la Foix Grande. Hay que pasar también por una cmpera con restos de cabañas circulares, creo que es la zona de los Cuadros.

Restos de cabañas circulares en los Cuadros
La primera vez que pasmos por aquí en 2007 me acuerdo de haber leído que era fácil perderse en los bosquetes de acebos, y de hecho habíamos pasado fijándonos mucho aquella vez. Pero ahora hay un sendero muy ancho y marcado, además no hay apenas barro, así que se pasa muy bien.

Dentro del bosquete de Acebos
Las paredes que presenta Peña Rueda en esta zona son impresionantes, muy verticales y de apariencia inaccesible.

Paredes de Peña Rueda
El último tramo, tras pasar las últimas cabañas es en ligera bajada hasta el arroyo que atraviesa estos Puertos de Agüeria y que baja por la Foix Grande. Hay otro sendero apegado al arroyo pero nunca lo he utilizado.

Entrando en la Foix Grande
En la Foix hay un sendero claro, aunque hay un paso complicado, ya que hay que cruzar el arroyo pisando el pedrero que hay. Son grandes piedras, y ahora no hay caudal, pero siempre se puede mover alguna, así que con cuidado. Además aquí se pierde un poco el sendero.

Fayas en la Foix Grande
Las Hayas en esta Foix Grande estan en su color dorado-rojizo perfecto, da gusto pasear por este sendero. Hoy hay mucha gente bajando y subiendo, pese a todo siempre hay posibilidad de tener un rato a solas en esta zona tan tranquila.

Otra zona con fayas
El arroyo, río de la Foz Grande según el mapa
Al final de la Foix hay que cruzar de nuevo el arroyo, y han puesto una especie de puente, aunque tiene pinta de resbalar a nada que este húmedo. Tiene el típico moho verde que resbala más que el aceite.

Puente sobre el Arroyo
Tras cruzar el puente hay una subida, que a estas horas, y después de lo recorrido manca un poco, así que mejor tomarla con calma y no cebarse, que es bastante larga. Además aquí también está pegando el sol y el bosque está dorado.

Faya abrazando la roca
Tras el tramo de subida, ya se alcanza un Collao y se comienza la bajada definitiva por bosque de fayas. El camino antiguo ha sido tomado por el agua, excavando una profunda trinchera, y ahora hay senderos a los lados de la misma. Zona espectacular de bosque también.

Bajando el bosque
Más zonas de la bajada

Este año esta todo tan seco, que hasta el barro en la zona de las Escomeras estaba seco. Era una zona curiosa, como bandas transversales, en las que el ganado deja unos resaltes de tierra rodeados de barro, que forman un paso de cebra. Hoy estaban secos, con todo el barro endurecido, podrían aprovechar los del ayuntamiento para sanear la zona y evitar que se formase el barrizal habitual.


Lindes
Tras más de 7 horas de caminata vuelvo a llegar a Lindes, donde aprovecho para tomar algo en el bar. Con los que coincidí en la cumbre acaban de terminar de comer una paella, por eso se daban prisa en bajar.