domingo, 26 de noviembre de 2017

El Caldoveiro [Teverga]

Ruta de montaña por los puertos de Marabio en Teverga, subiendo al Caldoveiro. Ruta corta para una mañana, o una tarde, incluso se puede acortar aparcando más cerca de la casona de Don Pablo. La intención era volver cresteando por el pico L'Obiu, pero había una partida de caza por la zona de los puertos, desde la zona encima de Gradura por toda la ladera de la sierra, y por si acaso subí y baje por el mismo sitio. Les había preguntado donde iban a estar, según iba por la carretera y lo único que me dijeron era que para el Caldoveiro podía ir tranquilo, así que no me salí del camino, y a la vuelta también por la carretera. Un día muy frío con una xelada fuerte, y más en la zona en sombra, después ya empezó a calentar el sol. La ruta coincide en parte con el camín Francés, y el sendero de gran recorrido de la Asturias interior GR9, así que se puede seguir la señalización, después la subida al Caldoveiro es corta y no tiene demasiados problemas, sólo hay que ir buscando los jitos. Las vistas desde la cumbre en un día despejado como este después de varios días lloviendo, bastante buenas en todas direcciones.

Mapa del recorrido

La ruta comienza al lado de la Ermita de Santa Ana, donde se puede dejar el coche en el prao de enfrente. En los valles estaba todavía metida la niebla, así que desde delante de la ermita, hay un mar de nubes en la zona de Teverga.

Mar de Nubes en Teverga
Es temprano y hace bastante frío, así que toca ponerse a caminar para coger calor. Hay pastores que suben a ver el ganado, y un grupo de cazadores están inspeccionando la zona. Les pregunto por si acaso molesto, y me dicen que para el Caldoveiro no hay problema. Por lo visto primero estaban mirando si había jabalies por la zona con algunos perros. Pero para cazar me parecía raro, porque hay vacas en todas las laderas de la montaña, y algunas yeguas y como se les escape algún tiro...

Todo xelado y al fondo el Caldoveiro al Sol
Sigo caminando por la carretera a buen ritmo a ver si caliento, el ganado de la zona esta en unos prados completamente blancos y con grandes cristales de hielo. Uno de los ganaderos va parando y comprobando como esta su ganado por encima y por debajo de la carretera.

Probetinas
En la casona de Don Pablo también están dandoles pienso y hierba al ganado, hay que suplementar porque ya no queda mucho que pacer.

Casona de Don Pablo
Tras pasar la casona de Don Pablo ya empieza a calentar el Sol y se abandona la zona umbría. Una vez alcanzado el cruce de la carretera con la senda GR.109 de la Asturias Interior, sólo queda seguir la pista hacia Villanueva y el Caldoveiro.

Primeras cabañas
Por esta pista hay unas cuantas cabañas remozadas, pasar aquí algunos días de verano debe ser muy relajante, aunque en estas fechas ya empieza a estar demasiado frío, y días muy cortos. La pista es ancha y no tiene pérdida, basta con seguir las marcas del GR rojas y blancas.

Subiendo por la senda y al fondo el Caldoveiro
Otra de las cabañas con porche
Hay una zona de prados donde el camino parece perderse bifurcandose, da igual el camino por la derecha se va por entre unas cabañas y por la izquierda se rodean las mismsa, pero al final ambos caminos se unen.

Vista atrás del camino recorrido desde la Ermita de Santa Ana
Tras un tramo de subida se alcanza un altozano, donde se abre el valle que baja a la laguna Tambaisna, de frente esta el Caldoveiro. Para subir hay que tirarse hacia la izquierda un poco, donde aparece un sendero jitado que después va en diagonal hacia la zona de los Acebos en la meseta, y desde ahí ya se afronta la última subida evitando los toxos para alcanzar la cresta.

Caldoveiro
Por la cresta a la cumbre del Caldoveiro que esta al fondo
Tras llegar a la zona de los Acebos, aparece una zona de toxos, que se pasan por la izquierda y así llegar hasta la cresta. Después la cresta no tiene problemas, sólo esta un poco rota pero no tiene grandes caídas.

La cumbre con la Sierra de Begega detrás
Las vistas muy buenas, el día esta claro después de llevar lloviendo varios días es el primero seco. Aunque las nieblas en los valles al disiparse hacen que algunas zonas esten menos claras.




Vistas hacia el Oeste con el Fuexu Grande al lado
Gijón y la factoría de Veriña con mucho zoom

La Sierra del Aramo

Hacia la sierra de la Vía Romana de la Carisa
Zona de las Ubiñas
Hacia el Sur entre el Ferreirua y Peña Negra sobre el Camin Real de la Mesa

Hacia el Sur entre Peña Negra y el Monegro, ambos vigilantes del Camín Real de la Mesa




Otro tramo del camin Real de la Mesa

Los aerogeneradores de la Sierra de Begega

Hacia el Norte 
Para continuar caminando un rato, y aprovechar la mañana subo hasta el siguiente pico, el Fuexu Grande. Destaca porque en la cumbre hay un acebo que la marca, aunque la cumbre está en un resalte calizo al final de la misma. Mientras por el valle pasa un ganadero llevando las vacas hacia otras zonas, no se si por miedo a los cazadores o recogiéndolas para protegerlas de las nevadas de esta semana.

La Laguna Tambaisna
La bajada buscando los pasos entre los toxos y más o menos de frente hacia la collada de Trescadupo entre ambas cumbres, y después de nuevo hacia arriba, aunque aquí las subidas son cortitas y bastante cómodas. Hay muchos senderos del ganado, así que se progresa con facilidad entre los toxos.
Trescadupo y las lagunas de Cadupo
La cumbre tiene también muy buenas vistas, destacando de nuevo la zona del Aramo, y desde aquí también se ve Oviedo y Gijón.






Oviedo

Gijón a la izquierda edificios de la Estrella en el Natahoyo y a la derecha el parque de San Lorenzo
Zona de la Lloral
Lagos de la Barrera
Sierra del Aramo
Desde esta modesta cumbre del Fuexu Grande toca dar la vuelta, hay que llegar al coche para las dos y a las tres y algo en casa a comer. Primero hay que bajar, buscando de nuevo un sendero entre los toxos, hay muchas opciones todas abiertas por el ganado, así que ninguna recta.

Bajando a la laguna Tambaisna
La Laguna Tambaisna
Hay que pasar al lado de la laguna, que se encuentra cercada para evitar que los animales se metan dentro y contaminen el agua. Para beber hay un abrevadero cerca que debe de recibir el agua desde esta laguna. Aunque ahora tiene una capa de hielo de un par de centimetros

El pilón medio congelado
Vuelvo a tomar el sendero GR-109, para volver hasta la carretera y por ella hasta la ermita, pero todavía quedan varios kilómetros. Se podría bajar por el valle de Cuacartel, que es por donde habíamos subido otras veces, pero por si acaso están los cazadores toca ir por el GR.

Los puertos de Marabio ya al sol y descongelando
Tramo de senda

La senda esta a tramos empedrada, se nota que este camino debía de ser una importante vía de paso entre los pueblos de la zona.

Vista atrás del Caldoveiro y otro de los valles de subida/bajada el de Cuacartel
Una yegua sacandome la lengua
Zona de los Sumideros de los Puertos de Marabio
Los puertos tienen una geografía extraña, es una zona relativamente llana muy amplia, y todo el agua que recogen de la lluvia desaparece por unos sumideros que hay en las zonas bajas. Tiene que haber unas cuevas y simas bajo esta zona impresionantes.

Vista del Caldoveiro desde la carretera

Una excursión corta para una mañana o una tarde, pero muy entretenida y vistosa.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Canto Texerines [Caso]


Ruta de montaña por el Parque  Natural de Redes, ascendiendo al Canto Texerines desde Soto de Caso. La ruta ha sido recogida recientemente en otros blogs como el de Viti Pisapraos o el de Pateos montunos. La habíamos visto y tenía buena pinta para estos últimos días del otoño, además no es demasiado larga así que es adecuada para estos días cortos. En caso de querer alargarla se podría ascender al Requexón de Valdunes o al pico La Senda. La ruta no está señalizada, y hay tramos sin un sendero claro, sobre todo al principio por toda la ladera de la montaña, después si que aparece un camino más marcado y cómodo por el que seguir. En cuanto a  las fuentes que hay tampoco tenían agua, así que hay que llevarla.  En resumen una ruta corta, con buenas vistas, y con cambios de paisaje de bosques a praderas y majadas semi-abandonadas.


Mapa del recorrido realizado
La ruta comienza en Soto de Caso, donde no hay mucho sitio para aparcar, nosotros lo dejamos enfrente del bar-casa rural, que ahora esta cerrado. Al lado de la carretera se pueden dejar algunos coches. El día estaba bastante frío, con una xelada bastante grande.

Soto de Caso y la canal por la que bajaremos

Desde Soto toca un tramo de carretera para llegar hasta el inicio de la ruta. Es una carretera estrecha y que tiene poco tráfico, pero de todos modos puede ser peligroso, habría que ir con un chaleco homologado para el tramo de carretera.


Inicio de la ruta al lado de la carretera

La senda comienza al lado del desvío hacia la caseta de agua del pueblo, y de los dos caminos hay que tomar el que va hacia la izquierda por encima de la carretera. La pista comienza a cerrarse y se convierte en un sendero que esta un poco tomado por los matos, así que agachandose un poco y peleando con los artos se pasa. Hasta llegar a una portilla de metal, en los otros blogs he visto fotos de una portilla de madera roja porque iban por donde la caseta de captación de agua.


Portilla a atravesar
Detrás de la portilla esta el tramo de ladera de la montaña, hay que retroceder un poco hasta llegar a una torre de alta tensión donde arranca una especie de sendero que ya atraviesa toda la ladera. El sendero esta re-hecho por las vacas, sobre otro previo, así que no es demasiado cómodo, a tramos se pierde, apareciendo varios tramos paralelos, en otros las rocas de caliza aparecen formando escalones de vez en cuando, también hay tramos con espinos que hay que rodear para evitar las espinas.

Recorriendo la ladera

El sendero va más o menos en llano a tramos,  aunque tiene algún tramo en ascenso. Al final se llega a un hombro de la montaña que separa de otro valle donde esta  asentada la majada de El Soleru según el mapa. 

Vista atrás hacia Soto de Caso
La Peña del Casar al otro lado del valle
Campo de Caso
Hasta el hombro rocoso llegamos un poco bajos,  y el valle estaba con árboles y bastante vegetación formando un muro de apariencia infranqueable, así que tocó subir un tramo hasta encontrar otro sendero que se metiese hacia el valle. 

Abrevadero debajo de la majada de El Soleru

Lo encontramos un poco por encima de donde íbamos, y llegamos por fin hasta la majada de El Soleru. Entramos por la parte de abajo, donde hay un abrevadero y una zona bastante embarrada. Buscamos el camino, o lo que queda de él y subimos hasta el grupo de cabañas, todas abandonadas y tomadas por los matos.

El Soleru
En la pradera donde se asientan las cabañas de El Soleru sale un camino más importante y ancho que por el que hemos llegado. Esta incluso armado y empedrado, este camino se dirige hacia los Veneros y Campo de Caso, y es por donde hay que ir. Nosotros lo seguimos hasta llegar a una peña que en el mapa aparece con el nombre de Cibrian. La peña está un poco apartada, pero tiene muy buenas vistas así que paramos a comer algo y disfrutar del sol que empezaba a calentar.

Campo de Caso y los Veneros desde Cibrián 

Cerro Piquero y Pico Busllar
Tras parar un rato, volvemos hasta el ancho camino, retrocediendo unos metros, y cogemos por el hombro de la montaña hacia arriba. Al principio parece una pradera medio abandonada y con marcas del paso de las vacas y el ganado, pero después ya aparece un camino empedrado y bastante ancho. El ancho camino sube hasta la majada de Llinares, y tiene tramos bastante inclinados, aunque como tiene buen firme se sube con facilidad.

Subiendo hacia Llinares
Vista atrás hacia la Peña del Casar
Las doradas fallas y ablanos
Un poco antes de llegar a la majada, se pasa por una zona de bosque, donde algunas fallas tienen todavía sus hojas, con el color dorado que estabamos buscando. El resto de árboles ya han perdido sus hojas.

Majada Llinares
La majada tiene dos cabañas en buen estado y mantenidas, incluso hay una parrilla entre las dos. Un lugar para pasar un buen rato, además hoy con el sol calentando lo justo se agradece.

Llinares y detrás la peña del Casar
Tras pasar las cabañas, el camino se pierde un poco porque aparecen varias alternativas, además el agua esta haciendo algunas profundas huellas por los senderos. No hay perdida porque es un valle cerrado, sólo queda seguir subiendo hasta llegar a la collada, donde cambiamos de valle.

Cambiando de valle en la collada
Al otro lado del valle se entra en un bosque de hayas, hay una senda que va en horizontal bastante clara. Incluso aparece una portilla, que hoy esta abierta. El bosque ya no tiene hojas, aquí el otoño ya ha pasado, pero siempre impresiona ver como las hayas se clavan en estas laderas tan inclinadas, hay una que alcanzó el tamaño límite y ya no se aguantó cayendo y destrozando el camino. 



La caliza formando una especie de órgano natural
Por el camino se llega hasta otros restos de majada abandonada, con varias paredes de cabañas, la majada de la Maintadiella. Una zona sombría, que a partir de estos días ya no recibe luz solar, aquí la xelada va a ser permanente hasta primavera. En verano debía de ser un sitio fresco, pero ahora esta demasiado frío.

La Maintadiella
Desde la Maintadiella el sendero baja un poco por la pradera, y después empieza a subir hacia la collada Gallegos, pasando de nuevo por una zona de fallas.

La sierra con el Cuetón de las Traviesas y los Tornos, la Frayada y la Ordaliega
Antes de llegar a la collada Gallegos hay un abrevadero, pero que esta secando, la tubería está rota unos metros por encima y se pierde el agua. Hasta el año que viene que vengan a arreglarlo y colocar la bañera de nuevo en posición, la fuente estará así sin agua.

Abrevadero y al fondo el Collado Gallegos
Desde la collada Gallegos, giramos a la derecha y subimos hasta el Canto Texerines. Es una cima un poco estrecha, con un ascenso por debajo de una roca, hay que ir con cuidado. En la cumbre había una pareja cuando llegamos, que nos cedieron el turno.

Soto de Caso desde el Canto les Texerines


El cercano Requexón de Valdunes









Comimos en la cresta de este canto Texerines disfrutando del sol y del buen día que teníamos. Nos lo tomamos con tranquilidad así que descartamos subir al cercano Requexón, pero si que lo rodeamos para llegar hasta la collada sobre el monte Conforcos. Para bajar cogimos la senda que baja a media ladera del Requexón, y que sin perder demasiada altura lleva hasta una cabaña en el Collau Llagos.

Zona de los Foyancos según el mapa
El sendero de bajada es bastante claro por la pared caliza, a tramos tiene armaduras y zonas con escalones. Llegando al final hay como un desvío a la derecha que baja hacia unas cabañas, pero hay que seguir de frente, y vuelve a aparecer la senda.

Vista atrás del Canto Texerines desde el Collaú Llagos
Cabaña semiabandonada en el Collaú Llagos


Desde la collada donde quedan los restos de una cabaña muy grande, seguimos rodeando la montaña para ir hacia la zona sobre el monte Conforcos. No hay perdida, hay un sendero que va pasando de zona en zona.

Otra cabaña bien conservada
Antes de llegar a la majada Llagos hay una dolina impresionante, es una depresión bastante grande con un sumidero en el centro. Esto antes debía de ser una laguna, de ahí el nombre de majada Llagos, pero ahora ya se ha formado un sumidero y no se puede llenar de agua. Son más de las tres de la tarde y sigue la xelada por estos valles estrechos donde ya no entra el Sol en todo el día.

Restos de cabañas en la majada Llagos
Sobre el monte Conforcos con el Campigüeños enfrente 
En esta zona coincidimos con otros senderistas y un par de yeguas que aún no han recogido a las cuadras de invierno. Esta collada es un mirador muy bueno hacia diferentes rutas que provienen desde Orlé.

Pocos días más estareis por aquí arriba
Desde la collada damos la vuelta y vamos retornando poco a poco hasta la collada Llagos y los Foyancos, con su gran cabaña.

Collada Llagos
En la zona de los Foyancos hay restos de varias cabañas, algunas de gran tamaño. Hay que tener cuidado porque aquí el agua ha excavado un par de riegas de gran profundidad, y nosotros acabamos justo en una isla entre las riegas, así que tuvo que dar la vuelta un trozo para poder salvarlas.


Los Foyancos
Continuamos bajando por las praderas, evitando los senderos porque están bastante embarrados, aunque esto no es nada, más abajo la pista esta impracticable, los arroyos bajan directamente por la pista y es un auténtico barrizal.

Bajando por las praderas
Siguiendo por las praderas hacia la zona de las bañeras
Seguimos evitando el camino yendo hacia la zona de las bañeras, un prado con cuatro bañeras para recoger agua, pero que ahora no dan a basto. Apenas ha llovido pero esta todo encharcado. El camino es mejor olvidarlo, avanzando en paralelo al mismo por encima de él hasta poder bajar en una zona seca.

Zona del camino embarrada con el arroyo bajando por él
Al final vemos que ya no queda otra que alcanzar el camino, por el bosque no es cosa de seguir, y parece que ya esta seco. Así que bajamos y continuamos por él. En este tramo ya no hay barro, pero hacia arriba las vacas y los arroyos han amasado una masa de barro bastante contundente.

Bajado por la senda
El camino de bajada vuelve a estar empedrado y es bastante ancho, antiguamente debía de ser muy utilizado para subir a las brañas de arriba y pasar hasta Orlé y otros pueblos.

Vsista atrás venimos del bosque bajo el peñasco
El Canto del Oso al fondo y debajo la traza de la senda por la ladera
Es una bajada bastante cómoda, no tiene mucho desnivel y hay buen firme que no resbala, así que se avanza con rapidez. También empieza a ponerse el sol, y a bajar la temperatura.

Cabaña en la zona de los Argayos
El Cantu'l oso
Belerda a la sombra
La bajada no tiene perdida, no hay ningún desvío posible hasta estar justo encima de Soto, donde hay que seguir la pista hormigonada para bajar al pueblo.

Soto de Caso ya muy cerca
Una bonita excursión con paisajes diversos, pena que sea un poco tarde para disfrutar de los colores del otoño.