viernes, 9 de diciembre de 2016

El Canellin [Amieva]


Ruta de montaña por Amieva con ascensión al Canellin. El Canellin es una modesta cima, con poco más de mil metros, pero que tiene unas vistas impresionantes de las montañas y hacia el desfiladero de los Beyos. Esta ruta es una ruta que se hace dura por el desnivel que tiene constante y mantenido, y después difícil por la bajada por un sedo que da cierta impresión si tienes algo de vértigo. Además hay casi cuatro kilómetros por carretera y es conveniente llevar chaleco reflectante. No vi ninguna fuente tampoco y con el calor, aunque sea ahora en Diciembre se hubiese agradecido poner reponer agua fresca.


Mapa del recorrido
La ruta comienza en Ceneya, en la carretera de los Beyos, y para aparcar yo seguí un poco más allá de Ceneya, ya que después hay que volver por carretera, y en uno de los apartaderos que hay en la carretera aparqué, ya casi en Rañes. Después tocó volver por la nacional hasta Ceneya y ahí tomar la carretera que sube a Amieva, durante un par de kilómetros.
Ceneya y la carretera que sube a Amieva
La carretera que sube a Amieva tiene grandes paellas y es bastante amplia y con visibilidad, así que no corremos demasiado peligro al transitar por ella andando. Es más complicado después el tramo por la nacional, que es más estrecho, con menos visibilidad y más tráfico. 

La pista que sube a Llerimundi
Por la carretera de Amieva hay que subir casi dos kilómetros hasta llegar a una pista que sale hacia la derecha. También se podría aparcar el coche en esta zona y subir y bajar por la pista evitando los peligros del sedo de bajada.
La pista de subida
La pista que sube a Llerimundi es ancha y tiene buen firme, incluso pueden subir coches sin tracción. Tiene una pendiente sostenida que poco a poco va desgastando, así que mejor tomarla con tranquilidad. Además la zona es bonita, poco a poco se va subiendo y se van teniendo vistas hacia Amieva y el valle, van apareciendo cabañas y praderías bastante cuidadas.

Amieva entre los árboles

La zona de la Mota Cetín y el Collado Berroña

Amieva y la Sierra de Priniello
Cuanto más se sube la pista se vuelve más pendiente y empiezan a aparecer tramos hormigonados, y también la pista tiene cada vez más revueltas y menos tramos rectos. Parece que nunca llega el final.
Cabañas de Llerimundi y la pista hormigonada

Último tramo de la subida con la pista y las revueltas finales al fondo el Priniello y Amieva


Este largo tramo de subida por la pista que parece que no tiene fin acaba en un collado donde se abre un valle y cambiamos de vistas, dejamos Amieva y empezamos a ver montañas Ponguetas. En este collado había aparcados dos coches normales y dos todoterrenos, supongo que de pastores de la zona.

El Pico del Vaso
En la collada se abandona la pista que empieza a bajar en dirección a diferentes grupos de cabañas, y hay que empezar a crestear por las distintas cumbres calizas, la primera zona es la del Pico del Vaso y Joniello. Estos serían los picos más altos de la ruta, y los que mejores vistas tienen hacía Picos. Debajo la foto esférica para hacernos una idea, y algún detalle más con zoom



Hacia la zona del Tiatordos
El Tiatordos con zoom



La siguiente cumbre el Joniello y a la izquieda la Llampa y en medio y al fondo el Canellín

Desde del Pico del Vaso, siguiendo por cuidado por las cumbres se pasa hasta el Joniello, aquí la zona es caliza y está muy rota así que hay que tener cuidado de no meter la pierna en ningún agujero, mejor asegurar cada paso. 


Rebeco en el bosque
Desde el Joniello hay que bajar y atravesar un bosquete de Hayas para subir hasta la siguiente cumbre de la Llampa. Y empezando la bajada había un grupo de rebecos descansando en medio del bosque, en cuanto me sintieron y me vieron salieron corriendo aunque fui capaz de sacarles algunas fotos. Ellos no tienen problemas con las rocas y cortados de la caliza, es su territorio.

Vistas hacia el Carria y el Pierzu desde la bajada del Joniello
El bosque de hayas, ahora con todas las hojas en el suelo impresiona, sobre todo por el silencio. Hace un mes tendría que estar impresionante con los colores dorados de las hojas. Tras la bajada y rodear algunos Jous hay que empezar a subir hacia la Llampa.
Atravesando el bosque
La Llampa es un cerro alargado y más o menos a la mitad hay un apilamiento de piedras donde sería el punto más alto. Tiene vistas hacia el Sur, pero por el Norte las hayas tapan las vistas.

La cima de la Llampa 
Desde la cumbre del Llampa hay que volver a bajar y meterse en otro hayedo, desde el que no se ve la cumbre del Canellín, y tampoco hay muchas marcas de sendero, así que mejor llevar un track o algo para buscar la cresta que lleva al Canellín.

Cresta que lleva al Canellín
El tramo de cresta inicial es en bajada hasta llegar a un collado donde hay que volver a subir, aunque mejor no hacerlo directo a la cresta, sino que ir por un sendero a la izquierda, con algo de caídas hacia los Beyos y subir directos a la cumbre que está en el extremo.

Cumbre del Canellín, con la Mota Cetín detrás
La foto esférica de la cumbre, con muy buenas vistas y un día magnífico.




Vistas hacia Peña Salón en el centro, Peña Subes, Sen de los Mulos, Ten y Pileñes, y el Recuenco

La zona del Tiatordos, Carria y Pierzu
El desfiladero de los Beyos y Ceneya justo debajo



Intento de panorámica hacia Amieva, recortando las cumbres
Picos de Europa


Tras comer algo en la cumbre toca volver a dar la vuelta, da pena marchar con las vistas que hay en todas direcciones, pero hay que volver. La vuelta es un tramo un poco complicado porque hay que encontrar la bajada por el Sedo si no hay vértigo, si hay vértigo mejor volver por la pista de subida. Debajo hay una foto sacada desde Peña Salón donde se indican las partes más importantes del recorrido, y donde comienza el Sedo.

Panorámica desde Peña Salón hacia la zona del Canellín
El primer tramo entre El Canellin y la Llampa es de nuevo por el bosque hayas, ahora sin hojas y bastante impresionante.
Bosque de hayas

Panorámica desde la Llampa hacia Picos y elCanto Cabronero, de frente el hayedo que hay que atravesar
Des la Llampa hay que bajar más o menos de frente  hasta llegar al hayedo, una zona también bastante impresionante con todo acolchado de hojas, y hayas de gran porte. De vez en cuando hay alguna tirada y hay que ir rodeandola. En la parte baja hay una valla, que hay que atravesar para continuar de frente. Si bajasemos todo de frente, deberíamos de llegar hasta la pista que baja a las majadas de Baeno, y esta pista nos llevaría hasta las cabañas de Ordes.

El impresionante Hayedo
Tras salir del Hayedo al lado de un jou, una zona un poco caótica y con varias vallas de espino se alcanza a ver en la pradería dos cabañas juntas, una sin tejado y otra con un agujero en el tejado, es la zona de La Cruz del Pico en el mapa, y es por donde hay que pasar.

Las cabañas de referencia desde arriba

Las cabañas desde abajo
En la dirección de bajada, desde las cabañas un poco a la derecha está la entrada al Sedo, bloqueada con ramas y troncos para que las vacas no se metan y se despeñen. En el mapa marcan un sendero, pero por la experiencia acumulada, para mi que son marcados a ojo por lo que les comentan los del pueblo y no pasan por donde realmente esta el camino, ya nos ha pasado en Quirós y en otros sitios.
La entrada al Sedo 
El Sedo da cierta impresión por lo inclinado del terreno, si resbalas y te sales un poco ya no hay nada que te pare hasta llegar abajo a la carretera. El primer tramo es un poco más ancho y cómodo, para ir adaptándonos poco a poco, pero después ya impresiona un poco más con tramos más estrechos.

El Sedo y en frente a la sombra San Ignacio
También hay que atravesar dos tramos de pedreras, que parecen estables pero que también imponen respeto, sobre todo si empiezas a pensar que les puede dar por empezar a deslizar. 

Las pedreras, esta la primera y detrás la siguiente
Tras pasar el primer tramo horizontal ya se pasa la peor parte, porque se llega a una zona con avellanos menos inclinada y expuesta, por la que el sendero va dando revueltas en la bajada. Entre los avellanos hay riesgo de perderse un poco así que hay que estar atentos a los jitos y senderos.

La cascada
Abajo del todo se llega a una zona con una bonita casca al lado del puente de Rilluengo o del Rampión. Zona de bosque bastante bonita y muy tranquila, con el ruido del agua únicamente, un sitio para también descansar un buen rato, aunque hoy está bastante fresca la zona, estamos en Diciembre y aquí la sombra afecta bastante.
El puente de Rilluengo o Rampión
Desde el puente hay que subir un poco para pasar por un nuevo hayedo, y bajar por fin hasta la carretera de los Beyos. El Hayedo de nuevo impresiona con el acolchado del suelo, aunque aquí ya llega el ruido de San Ignacio, justo enfrente y de la carretera.
Último tramo de hayedo
Una vez en la carretera toca volver a poner el chaleco reflectante para hacer los dos kilómetros que faltan hasta llegar a Ceneya.
Los datos del recorrido realizado, en este caso con pocas paradas.