lunes, 26 de diciembre de 2016

Cascadas de Guanga [Oviedo]

Ruta de montaña por el concejo de Oviedo para visitar las Cascadas de Guanga. Pongo ruta de montaña, porque el camino de ascenso es complicado, está embarrado, resbala y con humedad más, y además es bastante pendiente. En cuanto a maleza no hay mucha porque está bastante transitada, por lo menos el día que nosotros fuimos había otro grupo por detrás. Nosotros ibamos con un niño, y el grupo de por detrás con otros tres, pero es algo complicada para ellos por lo resbaloso del terreno, pudiendo mancarse si no se vigilan. Son cuatro grupos de cascadas bastante impresionantes, y están muy escondidas.
Seguimos las indicaciones de la ruta de Cienfuegos en su blog, y su track de wikiloc

No subimos al pico Castiello porque había niebla y no ibamos a tener vistas, así que bajamos directamente al coche. Una ruta corta, pero interesante.


Mapa del recorrido
La ruta comienza en San Andrés de Trubia, donde se puede aparcar o bien delante del lavadero o la fuente o siguiendo un poco por la carretera y pasado el Molino. Nosotros no encontramos en la primera zona y tuvimos que seguir un poco más hasta pasar el Molino.

Lavadero de San Andrés
Desde el aparcamiento hay que seguir la carretera que se dirige hacia Castañedo del Monte, y subir por ella un trecho, hasta que en una curva cerrada aparece un estrecho sendero que hay que tomar.

San Andrés desde la subida por la carretera
El sendero va al principio en llano hasta llegar a una antigua edificación, que debía de ser algún tipo de depósito de agua. Quedan restos de dos piscinas y varias tuberías. En la parte de arriba de la construcción hay otra caseta donde debía de estar la captación de aguas.

La caseta-depósito de agua
El sendero pasa por en medio de las dos construcciones, y enseguida se llega a la primera de las cascadas, que se ve desde arriba, aunque después hay un sendero muy pindio y húmedo que baja hasta la base. Para bajar con mucho cuidado que resbala mucho.

Primera cascada desde arriba

La Primera cascada desde abajo
La primera cascada no es muy alta, deben de ser poco más de 7 metros, pero ya impresiona, con el ruido y el caudal que lleva. Cuando llueve fuerte debe de ser un espectáculo, mayor todavía, hay que volver. Encima de esta primera cascada hay una pequeña presa, donde hay que tener cuidado de no resbalarse, los niños lo pasan un poco mal porque tienen las piernas algo cortas.

La pequeña presa

El arroyo rodeando una enorme piedra y formando nuevas cascadas
La zona encima de la presa también tiene una pequeña cascada con una roca en medio que la divide en dos, es una zona chula, y sólo hemos empezado a andar. Pero a partir de aquí el camino se complica, empieza a ser muy pindio y tener zonas embarradas que dificultan el paso. Por eso acabamos yendonos algo a la derecha, buscando los mejores senderos.

Parte de arrbia de la segunda de las cascadas


Parte de abajo de la segunda cascada

El segundo tramo de cascadas casi completo


Para continuar la ascensión desde esta segunda cascada hay que retroceder un poco y coger el sendero que asciende de frente, aquí vuelve a ser muy pero que muy pendiente, aunque no resbala tanto por ser bastante pedregoso. Pasamos al lado de unos restos de una cabaña, y llegamos a otro tramo al lado del río con otras pequeñas cascadas.

La cabaña
El Tercer tramo de cascadas


En el tercer tramo es otro sitio donde se puede parar y comer algo escuchando el agua caer sobre las rocas, un lugar bastante aislado, ideal para desconectar un rato. Aquí el sendero está un poco más perdido, así que hay que ir fijándose para seguir subiendo hasta la última de las cascadas
El molín de Guanga
Antes de la cascada hay unos restos de un molino, y también hay una cascada entre los árboles bastante grande que no fotografiamos. La última cascada es también bastante alta, y mientras estábamos sacando fotos empezaron a llegar gente en bicicleta, porteandola porque no hay camino ciclable.

Última de las cascadas
La última cascada no tiene mucha agua, pero impresiona, hay que volver cuando llueva más y terminar la visita subiendo a la Peña del Castiello que dejamos sin ascender. Volviendo hasta el molino, enlazamos con el sendero marcado del Oso, que va desde San Andrés hasta la Riera. El sendero está marcado con azulejos con la figura de un oso.

La senda del Oso
Debajo del pico del Castiello paramos a comer y tomar algo para celebrar la Navidad, hay una zona de rocas donde poder sentarnos. La niebla seguía cerrando la zona, y no apetecía salir de la protección del bosque.

Una de las inmensas hayas
Tras comer y tomar chocolate caliente y demás, empezamos a bajar por el sendero del Oso, camino mucho más cómodo que el seguido para subir a las cascadas. De hecho no hubiésemos bajado por la zona de las cascadas ni atados, de lo resbaladizo y peligroso que sería en bajada, habríamos bajado hacia la Riera aunque fuesen muchos más kilómetros.

El valle desde la bajada entre la Niebla

El marcado sendero faldeando las zonas rocosas
El sendero esta muy marcado y limpio porque ha debido de haber una quema hace poco, algunos castaños todavía muestran los efectos de esas quemas. 

Uno de los castaños medio quemados

El sendero acaba bajando a la carretera en San Andrés, desde donde hay que ir a buscar el coche.

San Andrés
El Molino de San Andrés
Los datos del recorrido realizado, la distancia no debe de estar bien, pero la duración y desnivel si son correctos.