viernes, 10 de marzo de 2017

PR.AS.-199 Ruta del Azabache [Villaviciosa]


Iglesia de Tazones
Ruta de senderismo por el concejo de Villaviciosa recorriendo la ruta del Azabache. La ruta esta señalizada como PR.AS.199 y es una ruta sencilla, con muchos tramos de carretera y asfalto, y algún tramo de sendero, la ruta no es larga son algo menos de 5km de ida y después la vuelta se puede hacer por carretera acortando el recorrido. No es demasiado espectacular ya que le faltan miradores, deberían de hacer algo en el entorno del Faro de Tazones por la parte trasera para ver la costa, y quizás hacer algo más a la altura de la Punta del Olivo. La ruta está bien señalizada y no tiene mucha pérdida, en algún cruce han desaparecido alguna marca, y también las han puesto en el suelo, cosa poco recomendable. Es una opción para pasar una tarde después de comer por allí (si se puede andar), o una mañana dando un paseo.

Mapaa del recorrido realizado
A la entrada de Tazones hay un aparcamiento bastante grande para todos los que visitan este pueblo marinero y sobre todo vienen a comer, así que suele haber sitio para aparcar. Desde aquí se ve perfectamente la iglesia de Tazones, dedicada a San Miguel, y debajo de la iglesia está el cartel de la ruta.
Cartel de la Ruta del Azabache
Bajando hasta el puerto y la playa, y pasando al lado del cabrestante que tienen para subir las chalanas por la rampa, esta la casa de las Conchas. Esta casa tiene las paredes recubiertas con todo tipo de conchas y tamaños. Pasando al lado de la casa hay que ir subiendo atravesando el pueblo hacia el Faro. Son escaleras y tramos empedrados muy curiosos, hay carteles y marcas de pintura para ir guiando hacia arriba, con calma porque es una pendiente considerable. La gente de la mar aprovechaba mucho el espacio que rodea los puertos naturales, han construido sus casas en las pendientes laderas aprovechando todos los huecos y con estrechas callejas y escaleras. En este sentido se parecen mucho los pueblos de Tazones, Lastres o Cudillero.
Rincones de Tazones
Tras salir del pueblo se continúa por otro tramo empedrado y escalonado que se dirige hacia el faro. El camino está bastante limpio y con barandillas en zonas más complicadas. Camino muy pendiente y entre eucaliptos que limitan bastante las vistas.

Mirando hacia abajo un tramo empedrado y escalonado

Panorámica de Tazones y la Playa
En los lugares con los eucaliptos menos crecidos se tienen vistas de todo el pueblo y la playa, y a la izquierda la zona de la Punta y la Playa de Rodiles. Aunque nunca se tiene una buena vista de todo por los altos ocalitos.

Rodiles y detrás la Sierra del Sueve entre los ocalitos
Tras este tramo de fuerte subida se llega hasta el Faro de Tazones, tiene unos jardines muy cuidados pero no es visitable, ni tiene un mirador ni nada. Una pena que no se aprovechen estos terrenos públicos que apenas se usan para hacer un parque o un mirador o algo.
El Faro de Tazones
Desde el Faro hay que ir un rato por carretera, aunque estas carreteras apenas tienen tráfico, al lado de una casa ahora en venta esta la señal para abandonar la carretera y coger una pista.
La rasa costera
La pista acaba tras el último prado, y se convierte en un sendero, de nuevo entre ocalitos, es el Monte de San Miguel. El primer tramo esta bien, pero después el sendero empeora. Se nota que no era un camino tradicional, sino que lo han ido haciendo a propósito para enlazar dos caminos.
Por el monte de San Miguel

Las primulas
El sendero va muy cerca del mar, pero apenas se ve por los ocalitos, sólo se escuchan las olas. Tras el tramo estrecho, y con algo de barro se enlaza con otra pista más ancha, que hay que seguir un cacho. Aquí hay varios desvíos, algunos nuevos hechos para tirar madera y pueden confundir al senderista. Sobre todo porque alguno sale hacia la derecha a la costa, y parece el adecuado, así que hay que ir fijándose en las marcas. De la pista hay que tomar un desvío hacia la Punta del Olivo.
Por la pista de bajada a la Punta del Olivo
Zona de la Punta del Olivo
La pista termina de nuevo en la entrada de unos prados, y pasa a convertirse en un sendero que salva un valle, bajando a cruzar el reguero. Aquí el sendero está limpio de folechos y toxos, y tras subir un tramo de cuesta se llega a un banco mirador. Aquí tendrían que poner alguna estructura más, una mesa y limpiar más hacia la costa para convertirlo en un mirador de verdad. En la costa se ve una especie de cruz en la siguiente bahía, pero la ruta no pasa por allí.

Mirada hacia atrás de la bajada antes de la Puna del Olivo
La costa desde la Punta del Olivo
Desde la Punta del Olivo se toma un sendero que va por los prados y acaba convirtiéndose en una pista bastante recta que lleva hasta la iglesia de San Felix de Oles. Se ve desde lejos y destaca la palmera que tiene plantada detrás.
Iglesia de San Felix de Oles
Desde la Iglesia ya se vuelve a coger otro tramo de carretera para entrar en las primeras casas de Oles, de nuevo hay que estar atentos a la señalización en los cruces. El primer cruce es un martillo, y hay que tomar la carretera de la derecha, por una carretera muy muy estrecha y encajonada. Por ahí se llega hasta el siguiente cruce, en el que hay una casa justo en la esquina y se toma el camino de la derecha. Desde ahí en llano continúa la carretera hasta otra casa donde se inicia un tramo de bajada, se pasa al lado de dos contenedores de barco en un prado, y antes de llegar hasta el siguiente chalet hay un camino a la izquierda que es el que hay que tomar.

El Área Recreativa
Al final de la pista hay un área recreativa con tres mesas, una zona muy húmeda ahora para el invierno, y están todas con verdín. Lo importante del área, y lo que da nombre a la ruta es una mina de Azabache.

La entrada a la mina de Azabache
La mina está inundada, tiene una capa de medio metro de agua y barro por lo menos, medido con el bastón, así que esta no es visitable. Otra cosa para ver, y que no está en la ruta, esta al lado del área recreativa, detrás del cierre vegetal Es una zona con un bonito puente de piedra y un poco más abajo un molino, que debía de ser importante por la construcción que tiene. Tiene una estructura de piedra para encauzar el agua bastante importante, y además un salto de agua considerable.
El puente

El molino
La vuelta por el mismo sitio hasta el cruce del martillo, donde por la carretera de la derecha se ataja un poco la vuelta hasta el faro de Tazones para bajar a por el coche.
Los datos del recorrido, incluyendo las paradas, e ido bastante rápido porque el camino es cómodo y no tiene dificultad.