martes, 1 de noviembre de 2016

Bermiego-Peña de Alba [Quirós]


Pico Gorrión
Ruta de montaña por Quiros, partiendo del pueblo de Bermiego y ascendiendo por antiguos caminos hasta la Peña de Alba, y después itentando encontrar otro antiguo camino para volver. En esta ruta pretendíamos hacer el recorrido de Cienfuegos del año pasado, y también Paloma Robles, pero en la vuelta nos líamos. El mapa que llevabamos, que es el de abajo no marcaba ni siquiera la carretera que sube hasta las cercanias de la Ermita del Alba, y si marcaba otros antiguos caminos, total que como en el blog de Cienfuegos habíamos leído que habían saltado unas fincas, y más o menos enlazaban con el camino en el a Fuente del Vaso, nosotros intentamos coger el camino antes, sin tener que saltar fincas. Pero el camino del mapa no existe, hay un prado y en teoría debería de rodearlo por la parte de arriba, pero no hay ningún indicio de ello, es un bosque de hayas y avellanos que lo toma y cierra todo, así que nos perdimos bastante. En las indicaciones lo detallaré un poco más. Así que mejor seguir las rutas de estos otros blogs, o bajar hasta Salcedo a coger el camino que sí existe.
Por lo demás la ruta esta muy bien, tiene zonas de bosque para ahora el otoño, tiene zonas montañeras, tiene buenas vistas y no es ni larga ni dura si no te pierdes. No esta señalizada en su totalidad, aunque en ascenso hay de vez en cuando marcas de pintura roja, que pusieron cuando reabrieron el camino para ver el final de la vuelta ciclista en la Ermita de Alba.

Mapa del recorrido
Empiezo con la descripción, la ruta comienza en el pueblo de Bermiego, a la entrada al lado de los cubos de la basura se puede aparcar, aunque haya una señal que lo prohíbe (la señal debe de ser para cuando recogen la basura que el camión pueda dar vuelta, pero en fin de semana no debe de subir). Desde allí, atravesamos el pueblo para visitar el tremendo árbol milenario,el Texu que está al lado de la iglesia, un poco más allá del cementerio. Tiene un tamaño imponente, y debe de tener todavía sus poderes mitológicos, porque en un pequeño altar había piedras puestas a modo de ofrenda. También puede ser el efecto de Dolores Redondo y su trilogía del Baztan.

Texu de Bermiego
Desde la iglesia se ve al fondo ya el objetivo del día, aunque no está muy fotogénico por la hora del día y la orientación del sol. Hay que volver a atravesar el pueblo e ir por la parte alta para coger el camino correcto.
La peña de Alba a la derecha y Bermiego empezando a recibir los rayos solares
Atravesamos el pueblo y en teoría hay que coger la pista que pasa por la caseta de la captación de agua y ahí coger el sendero, pero nosotros nos fuimos un poco a la derecha y por un sendero atajamos un poco y enlazamos con este sendero principal. El sendero partía al lado de una casa y a un lado estaba puesto el pastor.
Bermiego y detrás la Sierra de la Hoya y la Forcá
Desde el sendero ya se tiene una amplia vista de Bermiego, y se pueden intentar contar los hórreos y paneras que tiene, aunque lo que más destaca es el tamaño de las casas y lo juntas que están mirando los tejados y las reparaciones que tienen.

El sendero pronto se interna entre los avellanos y empieza a subir con decisión, a tramos conserva el empedrado para evitar el barro, lo cual se agradece, aunque este año esta todo seco.

Entre los avellanos

Zona empedrada
Un poco más arriba, y mirando entre los avellanos ya se puede ver todo el valle de Quirós, el embalse de Valdemurrio y las Sierras del Gorrión y de La Hoya cerrandolo todo.
Valle de Quiros
El sendero a veces se bifurca y hay que escoger el camino que tenga la marca de pintura roja, o que tire hacia arriba (hay uno que sale más llano, pero no es). Las zonas un poco más complicadas son en las zonas de prado, donde el camino ya no es tan evidente, entonces hay que buscar un jito, o la pintura roja, o la hierba más pisoteada. También hay que atravesar un cierre al lado de una cabaña.
Atravesando el cierre, justo a la izquierda tras una roca enorme hay una cabaña
Siguiendo de frente más o menos se llega a una pradera con vistas, donde al fondo se ve una espigada roca por la que hay que pasar, el problema es encontrar el camino bueno, pero las marcas de pintura ayudan. En uno de los prados el camino parece que va en llano, pero no, hay que ir por la parte alta del prado donde hay un monticulo de piedras y tomar el sendero que lleva hasta una caseta de la traída de aguas.
Saliendo al prado
Caseta de la captación y traída de aguas y fuente


Desde la caseta el sendero ya no es tan cómodo y se convierte en una zona aterrazada donde hay que ir subiendo por los escalones, es la zona con mayor pendiente.  Hasta llegar a la espigada roca.
En la base de la espigada roca
Subiendo por los escalones y terrazas de la ladera poco a poco se gana altura y se pasa al lado de la roca, dando paso a una nueva ladera. No pongo foto porque la luz no era buena para sacarla, pero había dos opciones, o irse directamente a la izquierda por una estrecha canal o seguir de frente hacia la derecha a una canal mucho más ancha y con un marcado sendero, que fue la opción que tomamos.

Viniendo en llano desde la roca erguida para coger la canal ancha
La canal ancha se remonta con facilidad, para llegar al Cuetu Ferreru. La canal estrecha también tiene salida, y es más montañera, pero nosotros preferimos ir por el sendero más claro. Las vistas desde el Cuetu Ferreru son impresionantes.

Panorámica del valle de Quirós con el embalse de Valdemurrio desde el Cuetu Ferreru

El Gamoniteiru desde el Cuetu Ferreru
Desdel el Cuetu, y tras tomar un refrigerio subimos por la ladera de frente hasta la Peña del Alba, no hay un sendero marcado, sino multiples caminos del ganado, y con cuidado se llega hasta la cresta. Hay algún tramo de rocas más grandes que hay que evitar, pero no tiene dificultad de subida ni para atravesarlo.
Cima de la Peña de Alba
En la foto esférica se aprecian un poco las vistas que hay desde esta modesta cima desgajada del Aramo. La Peña Rueda ha quedado cortada un poco al pegarse las fotos, pero se distingue bien. En la pradera había un cazador con tres perros a perdices, según nos indicaron un matrimonio montañero que había en la cumbre.



El Aramo visto desde la zona de Quiros, Teverga y Somiedo siempre parece una sucesión de montañas alineadas y una cordillera estrecha, pero encaramándose aquí arriba empiezan a aparecer valles internos y zonas de pasto, que de otra forma permanecen ocultas.
Panorámica entre el Champazá y el Gamoniteiru
Desde el pico bajamos hasta la Ermita de Alba, a la que se llega siguiendo la arista, y sino rodeando hacia la derecha en bajada la montaña.
Ermita de Alba
Tiene una serie de bancos a la sombra de unos fresnos muy afayaizos para comer, y en la parte delantera de la ermita hay tres cruces sobre una balconada sobre el valle de Quirós. Destaca Peña Rueda y la zona de los Huertos del Diablo.
Las cruces
Peña Rueda y los Huertos del Diablo

El primer tramo de bajada no tiene problema, la zona de la capilla está cerrada como con una barandilla de madera, y tras atravesar un bosquete de roble se llega a unos prados cerca de una cabaña. De ahí parte el sendero que baja hasta el aparcamiento del Área Recreativa.
El cierre de la Ermita con el Champaza entre los árboles
Por el camino hay restos de un par de cabañas semiderruidas y muchas moras de gran tamaño, que aprovechamos para comer.
Tramo de bajada hasta el aparcamiento del área
Seguimos bajando 
El camino hace una revuelta por la zona de cabañas y fresnos, cuidado de ir por el sendero y no salirse a una finca semicerrada, que si no hay que dar la vuelta unos metros. El sendero acaba llegando al aparcamiento del Área Recreativa, donde hay que coger el primer camino que baja hacia la derecha.
Camino después del Área Recreativa
El camino después del Área baja recto como por un hombro de la montaña, con fincas a ambos lados y muchas moras. Al final hay una fuente y el camino se debe de embarrar bastante, a juzgar del aspecto que tiene la zona. Ahora estaba seco y en un par de metros se llega a la carretera asfaltada que sube a esta zona.
La fuente
En el mapa que llevabamos esta carretera es demasiado nueva y no aparecía, no aparecía ni siquiera un camino anterior por el mismo sitio, así que debe de ser completamente nueva. El caso es que según vamos bajando, vamos buscando el primer camino antiguo que nos enlazase con la zona de la fuente del Vaso, donde ya estaba la traza de la ruta seguida por Cienfuegos. En el blog de Cienfuegos decía que habían tenido que cruzar una finca para alcanzar el camino, y nosotros queríamos enlazar con el camino sin tener que cruzar alambradas, y tampoco queríamos bajar hasta Salcedo. Así que buscamos el camino. En un punto dado de la carretera el gps nos marca que estamos sobre ese camino, pero ni a un lado ni a otro de la carretera se ven trazas del antiguo camino, hay un balseiro y todo cerrado de vegetación. Así que seguimos bajando por la carretera. 
Un poco más abajo, y después de una gran recta, aparece un camino  perpendicular a la carretera, muy vertical por el que no subiría un tractor y que va hacia un prado, subimos un poco hasta la portilla del prado, y vemos que al otro lado del prao hay una linea de avellanos lo que indica que el camino debería de estar ahí tal como indicaba el mapa. Pero no nos decidimos y volvemos a bajar un cacho por la carretera.
Un cacho más abajo aparece una portilla metalica de otra finca, y unos metros antes un rastro como de otro sendero que rodea la muria de la finca por la parte superior. Estabamos llegando a una revuelta de la carretera y nos pareció buena opción este sendero, y que iba a enlazar con el otro antiguo camino que aparecía en el mapa.
El primer tramo estaba bien, vamos al lado de la muria hay un sendero, los avellanos y su sombra impiden que crezcan los artos y se pasa bastante bien, hasta llegar a un prado, por el prado de nuevo hay sendero entre folechos y después cruzamos una muria y ya llegamos a un ancho camino antiguo con murias a ambos lados. El camino coincidía con el del mapa, y además subía en vertical, así que por una vez habíamos acertado con el desvío. Este camino a la sombra estaba bien, era como el de por la mañana. A tramos se cerraba un poco más donde no había sombra y los artos crecían, pero en general era transitable.
El camino en vertical del mapa
Este camino en vertical llegaba a un cruce y se divide en izquierda y derecha, tomamos el de la izquierda que va a Bermiego, y también el primer tramo parece bien. A ratos transitable, en otros a esquivar los árboles y bajar la cabeza, pero sin demasiado problema. Llegamos encima de otro prado otra vez, este prado muy inclinado, con hierba alta y muy largo hacia abajo. El camino seguía en llano, por encima del susodicho prado y nosotros seguimos en llano, la caja del antiguo camino por el que íbamos nos daba confianza, pero el gps nos decía que nos empezabamos a desviar, que había que dar la vuelta y en el prado rodearlo por arriba. Damos la vuelta y encima del prado no hay ningún camino, bajamos un cacho monte a través y sigue sin aparecer nada, pero el gps dice que vamos bien, que estamos encima del camino del mapa. Seguimos bajando y nada, así que decidimos que el camino del mapa no existe, no hay enlace con la fuente del Vaso en este tramo. Lo que encontramos fue una manguera de agua y empezamos a seguirla, nos acordabamos del caseto de por la mañana, y esta manguera por lo menos nos sacaría hasta el caseto, pero tampoco. La manguera, tras seguirla más de cien metros se metía en un agujero en una roca donde sonaba el agua y desaparecía. Estabamos ya sobre la riega entresierras, y unos cuatrocientos metros en línea recta más abajo debería de estar la fuente del vaso. Lo que había era otras rocas con musgo por las que debería de correr una cascada cuando llueve y que saldría de otro agujero en las rocas. Además la zona era rara porque había esqueletos de cuatro vacas, con cuatro cabezas. En la foto aparecen dos, había otras dos más abajo. Un sitio raro, raro.

La zona del cueva y el cementerio de vacas
Desde el cementerio de vacas nos quedaban unos ciento cincuenta metros para llegar al camino de por la mañana, que era el sendero más cercano y de cuya existencia sabíamos a ciencia cierta. Así que en esa dirección nos encaminamos atravesando la selva de robles, castaños y avellanos.
La selva y las rocas del seco arroyo
Es una zona bastante caótica, en total debieron de ser unos 400 metros fuera de camino por la selva, con zonas de grandes rocas y siempre entre árboles, pero logramos salir al camino de por la mañana, y por él volver hasta Bermiego sin mayor contratiempo.
Dos horreos de Bermiego
Duración total de la ruta, con todas las paradas y descansos que tomamos, tanto en la cumbre como después para comer en los bancos de la Ermita.

Lo que aprendimos este día, es que algunos de los que pintan caminos en los mapas no los han visitado y se los inventan, y que no valen los atajos, vale más bajar hasta Salcedo y desde allí subir por el camino principal.