sábado, 7 de mayo de 2016

Senda Costera: Tramo Guadamía-Ribadesella

Ruta de senderismo por la senda costera entre Guadamía y Ribadesella. Este tramo de la senda costera si está preparado y es posible ir recorriendola por caminos y senderos siguiendo la costa, no como otras zonas más occidentales. La ruta no tiene especiales dificultades ni problemas, y  prácticamente el mismo recorrido se puede encontrar en otras webs como la de JF Camina o la de Trotones más larga. Los paisajes de esta zona de acantilados y costa rota es impresionante, en cada recodo se ve el trabajo de erosión, y como el agua aprovecha los terrenos más blandos para erosionar y cortar la caliza. 

Mapa del recorrido
La ruta la empezamos en el área recreativa de Guadamía, al otro lado del campo de Bufones de Pría, donde hay un pequeño aparcamiento. También se podría aparcar en Cuerres y buscar el puente romano y la fuente del peregrino que hay, nosotros lo dejamos para la vuelta y al final no los vimos.  En esta zona de Llanes-Ribadesella hay que tener cuidado con los mapas porque aparecen carreteras que no existen, algunas han desaparecido para evitar accidentes cruzando las vías de Feve, y otras no se han debido de construir como una que va desde los Bufones hasta el área recreativa cruzando el río Guadamía, y que en los mapas viene como carretera y no existe. Al terminar la ruta muchos turistas llegaron hasta el Área buscando los bufones y veían que era enfrente y que no había paso.

Desembocadura del río Guadamía, y campo de Bufones en frente
En la zona del área recreativa estuvimos cerca de dos horas recorriendo todos los acantilados, istmos y dolinas que se están convirtiendo en bufones. Esta zona es un auténtico queso de Gruyere, y el agua ha erosionado toda la zona. Hay grietas por todos lados, cuevas, pasadizos, puentes... Una maravilla para cualquier geólogo.

Grieta con la punta de Guadamía al fondo


Otra Grieta por la que el mar esta cortando el istmo

Acantilados en la zona del Área recreativa
Como estábamos en marea baja se veía un resalte justo debajo de los acantilados, como una base más resistente, y encima la zona donde más trabaja el agua carcomida. En esta zona hay senderos justo por el borde aprovechados por los pescadores locales, que no se lo que pueden pescar con lo que bate el agua aquí.

Zona de Tuzarizu
Otra zona erosionada
Otro puente de roca, excavado por debajo por el agua
Algunos de los cabos que hay en la costa ya no son accesibles porque el agua ha erosionado el istmo y los ha cortado, es impresionante como trabaja el agua.




Si nos descuidamos no salimos de esta zona tirando fotos a todas las calas y grietas que se forman. La foto esférica da una idea de lo que hay en este tramo de costa.




Los cabos están apenas apoyados
Dolina-Bufón agujereada en medio de una isla
En una de las penínsulas a las que entramos había un gran agujero, con puente y todo, fruto de algún antiguo bufón agrandado al máximo, y que todavía seguirá agrandándose con los temporales.


La costa con acantilados, al fondo la Atalaya de Ribadesella
Una vez que abandonamos el área recreativa tomamos un sendero que sigue toda la costa para proseguir el recorrido. El camino sube y baja continuamente, y a veces hay que abandonarlo para ir a echar una mirada a los acantilados.

Otro puente de roca
Zona de Tomason
Islote de Palo Verde


Enfrente del islote de Palo Verde hay una mesa bajo un tejo en una dolina, y al lado nos encontramos con un lagarto calentándose al Sol, estaba bastante tranquilo y pudimos fotografiarlo a conciencia. Aquí el camino se va hacia el interior para rodear un entrante en la costa.

Lagarto
Zona del Tejo
Desde el Tejo vamos a ir por un sendero que atraviesa varios prados, alejado de la costa hasta llegar hasta el área recreativa del Infierno, que tiene unas cuantas mesas y parrillas donde aprovechamos para comer. También había un grupo de cabras en la zona.

Área recreativa del Infierno con las cabras
Después de comer reanudamos la marcha, y en esta zona ya no hay senda costera, el camino señalizado (aunque las señales se confunden con el camino de Santiago), da la vuelta por el interior siguiendo el camino de Santiago en dirección contraria hasta Cuerres. Nosotros intentamos seguir ya para ello fuimos siguiendo los prados pegados a la costa, en el primer tramo llegamos hasta una casa, donde nos dejaron salir de la finca a través de la cuadra de caballos, así que mejor no ir por aquí. Detrás de la casa por la que nos dejaron salir está el acceso a la playa de Ara, el que nos dejó salir de la finca nos dijo que el acceso a la playa era complicado, primero escalones y después una cuerda.
Accdso a la playa de Ara, las escaleras seguían de frente hacia la izquierda
Así que fuimos a ver, y el acceso es peor de lo que nos dijeron, la escalera está sobre una ladera que está argayando y se ha llevado ya dos tramos completos del final de la escalera, y los que quedan, algunos trozo hormigonado está completamente en el aire y otros se han deslizado medio metro más abajo. Y la playa es pequeña, no se si compensará reparar y reconstruir el acceso para tan poca playa.

Zona de prados al lado de los acantilados
Justo donde se iniciaba la barandilla de bajada a la playa de Ara, estaba desbrozado un ancho sendero entre cotoyas que parecía ser senda costera, así que fuimos por ahí, pasando de prado en prado. Ibamos por el borde siguiendo las marcas de algún que otro caminante que nos precedía, entre los prados hay alambre de pastor pero se pasa con facilidad. Así subiendo y bajando llegamos hasta la zona de Ribadesella.
En los modelos numéricos daban lluvia en una franja paralela a la costa, justo por encima de la sierra de cueva negra y del Cuera, y no se habían equivocado, porque todo el día estuvieron bajo las nubes y las nieblas.

Sierra de Cueva Negra y Jorovitaya

Sierra del Mofrecho y Joyadongu
La Atalaya de Ribadesella
Panorámica de Ribadesella
Por el prado bajamos hasta un camino en la entrada de Ribadesella, por el que llegamos al asfalto. Desde aquí bajamos a la carretera nacional que sale de Ribadesella, aquí enlazamos con el camino de Santigao, así que seguimos por la nacional hasta Oreyana, un poco más allá del Campo de Futbol, donde el camino se mete hacia Argunadieyo. Aquí hay carteles que señalizan el área recreativa y la playa de Ara, lo que nos resulto curioso pensando en el acceso que tiene la playa. 
Pasamos al lado de la vía del tren, y seguimos más o menos en línea recta hasta Toriello, aquí la señalización no ayuda porque esta pensada para hacerlo en sentido contrario y en los cruces a veces confunde un poco, pero con el mapa y buscando línea recta no hay pérdida.
Tramo del camino de Santiago
Ermita de San Martín en Toriellu


Desde Toriellu pasamos a Cuerres siguiendo la carretera, y después hasta el área recreativa de Guadamía donde estaba el coche. En Cuerres hay un puente romano y una antigua fuente, pero no las buscamos, los vimos después desde el coche, estábamos cansados para buscarla y teníamos ganas de llegar para ver si con marea alta estaban bramando los bufones, pero en esta zona por lo menos no, enfrente sí que de vez en cuando se veía una columna de espuma, pero esta claro que no basta una marea alta y de coeficiente, sino que se necesita también oleaje, y hoy no había.