jueves, 17 de abril de 2014

Lagunas de Villafáfila [Zamora]

Las Lagunas de Villafáfila son una Reserva Natural que se encuentra en el Norte de Zamora, al sur de Benavente y al lado de Villalpando. La característica principal de la zona es que se trata de una zona donde se forman lagunas por estar a un nivel inferior que las zonas aledañas, y no hay un río que desaloje el agua por lo que se acumula en varias lagunas, algunas de ellas salobres. Las lagunas son aprovechadas por las aves en sus migraciones, y algunas viven en la zona, por lo que es una zona muy apreciada por los ornitólogos. Más información en:


La reserva tiene un centro de interpretación muy interesante, y que incluye un paseo alrededor de unas lagunas artificiales donde se pueden ver las principales aves de la zona. El recorrido de todo el centro de interpretación es de aproximadamente hora y media, y esta muy bien montado. Han aprovechado los tradicionales palomares de Castilla, y los han reconvertido en observatorios, en total debe de haber más de 10 observatorios diferentes, con diferente tipología, y en todos se pueden observar las aves de la zona con tranquilidad. 
Centro de Interpretación y Palomar principal reconvertido
Observatorio con parte a cubiero y parte al aire libre en la parte superior





Otro de los Palomares reconveridos
Este observatorio estaba dedicado a las avutardas

Fuente y Palomar en el centro del centro, tiene mesas para tomar un bocata, comer no porque cierran al mediodia

Y al fin las aves que se pueden ver en la zona, por la época del año y mi poca experiencia no se identificar demasiadas. Eso sí, dentro de cada una de los observatorios hay paneles que ayudan bastante. Es imprescindible ir con prismáticos, y cámara con buen zoom.

Familia de Gansos

Una Cigüeñuela

Otra cigüeñuela reposando sobre una pata

Gansos en la isleta, y una focha común nadando

Ganso, focha y cigüeñuela
Para ver cigüeñas hay que esperar a que se acerquen a comer a la zona, aunque en Villafáfila si hay un nido en el campanario.
Cigüeña en el Campanario de Villafáfila

Para recorrer las lagunas hay dos Itinerarios marcados, uno andando y otro en bicicleta. Yo hice un trozo del Itinerario andando que rodea la laguna Salina Grande, y después tomé un desvío hacia una fuente Romana. En la página que puse arriba se pueden ver los links a las rutas oficiales.

Mapa del recorrido

La ruta comienza a las afueras de Villafáfila, y el paisaje es el típico de Castilla y Tierra de Campos, en la zona hay sobre todo campos de cereales, y pequeñas zonas verdes para las ovejas. Para llegar al comienzo lo mejor es tirar de intuición y atravesar el pueblo, pasando al lado de las piscinas, y entre dos ganaderías comienzan las rutas.
Se sale por una pista ganadera bastante ancha, preparada para el paso de tractores y cosechadoras, y se pasa al lado de los dos palomares que se ven en la foto inferior.


Al cabo de 1,3 km, según indica un poste, hay un puente romano, aunque esta bastante hundido y enterrado. De hecho, desde el camino principal apenas destaca hasta que te acercas.

Puente romano de Villarigo
Desde el puente ya empieza a estar señalizado el camino mediante marcas de sendero PR, pero en vez de ser blancas y amarillas, son verdes y blancas. Y el camino rodea la laguna, en esta zona a cierta distancia del agua, y tienen prohibido acercarse para proteger los nidos supongo.


El camino es totalmente llano, y el paisaje es muy abierto y con mucha luz, no tiene nada que ver con Asturias. Por aquí había un rebaño de ovejas, y le pregunté al pastor por la fuente porque iba sin mapa y no veía demasiadas indicaciones.

Detalle de las zonas secas donde se depositan cáscaras de Sal
En el centro de interpretación explican los métodos que tenían de extracción de la sal en esta zona, y como hacían especie de bloques de Sal en forma de queso con el que comerciaban. También hablan de un intento de pelotazo para hacer una gran salinera, pero que la concentración de sal no era suficiente como para poder explotarlo comercialmente.

Para ir hacia la fuente romana hay que salirse de este recorrido circular a través de las praderías inundables, y volver a coger pistas, en este caso ascendentes hacia el Oeste-Sur-Oeste. El camino tiene postes marcando la pista correcta, con las marcas, y como referencia se ven dos árboles que aparecen en un collado al fondo, que es hacia donde me dirijo.


Los nogales que sirven como referencia desde la zona de la Laguna para llegar hasta la fuente romana
Después de subir al collado, se realiza una bajada de unos 500 metros, y se pasa al lado de unas madrigueras de liebres. Son unas piedras rotas que destacan. Yo me acerqué despacio y vi algunas fuera, antes de que se metieran, pero no pude sacarles fotos.

Un poco más abajo de la zona de madrigueras, y girando hacia la izquierda se llega hasta la fuente romana. Que tiene una forma parecida a la que apareció en la calle Foncalada. Esta fuente no tiene caño, el agua aparece por la parte inferior, donde hay una zona donde se acumula el agua. Por lo tanto no se puede beber el agua.

Exterior de la Fuente Romana

Interior de la fuente romana

Campo de Trigo o cereal, tipo Windows XP

Desde la fuente di la vuelta hasta el coche y desistí de dar la vuelta completa, porque ya era bastante tarde, había ido por la tarde y ver el centro de interpretación y recorrer la Laguna es demasiado. Tendré que volver con más calma, y puede que con la bicicleta para visitar el resto de lagunas que componen la Reserva Natural.
Vista de la Laguna