sábado, 20 de mayo de 2017

Senda Costera: Pendueles-Poo de Llanes


Segunda etapa de la Senda Costera por el concejo de Llanes, en este caso entre Pendueles y Póo de Llanes. En el blog de Trotones terminana la etapa en Llanes, con una etapa corta de 17,5 km, pero como me parecía poco, la alargué hasta Póo para recortarle distancia a la siguiente etapa entre Póo y Villahormes. De nuevo en esta etapa empleo el Feve cómo apoyo para el recorrido, dejando el coche aparcado en Póo y tomando el tren en la estación. Por cierto hay que cambiar de tren en Llanes, y el que va hasta Santander es mucho más moderno y cómodo que el que va desde Oviedo a Llanes. El horario de paso del tren es a las 11:15, así que no se acaba empezando a caminar tarde, y al poco hay que parar para comer. La otra opción es tomar el tren de regreso, pero hay que acabar la ruta alrededor de las 6, al final no se ahorra mucho tiempo.
Respecto de la ruta, no tiene dificultad, esta toda señalizada y transcurre por pista de grijo, o asfalto hasta Llanes, pero con esta opción apenas se ve la costa. No entiendo porque la llaman costera si apenas se ve la mar. Es contradictorio, de hecho este tramo coincide con el camino de Santiago, así que el camino es bastante recto y evita la costa, pero es lo que hay. Se pasa por pueblos, y se puede comer en los bares o comprar comida en los markets del camino.
Esta etapa la he dividido en dos, un primer tramo hasta Andrín y después el resto, para que quepa el mapa en horizontal.

Sector 1: Pendueles-Andrín

La estación de Póo es en curva y tiene aparcamiento en la carretera general, o cruzando el paso a nivel, también lo hay delante del ayuntamiento, así que no hay problemas. Y tras cambiar de tren en Llanes se llega en poco más de 22 minutos a Pendueles.

Mapa del recorrido
Estación de Pendueles


Desde la estación hay que ir hacia la iglesia de Pendueles, y atravesar el pueblo. Por la carretera hay unos cuantos palacetes de indianos antes de llegar a la Iglesia, y después dentro del pueblo también hay varios palacetes impresionantes. Algunos están semiderruidos, pero todavía mantienen su imponente tamaño y las piedras talladas. En el cementerio también hay algún panteón decorado.

Pendueles
Hay que ir en dirección norte, atravesando el pueblo, no hay carteles más que uno, pero no hay mucha pérdida. También hay una urbanización privada en un extremo, y el camino la bordea, así que no hay pérdida, enseguida se llega hasta la pista de grijo. Esta pista va por debajo de unas antenas y repetidores de telefonía.

Zona de las antenas y repetidores de telefonía
Como la pista no va pegada al mar, y había un camino que se acerba, pues abandono la pista y me acerco hasta los prados sobre la mar. El camino se acaba en unos prados, medio abandonados con malas hierbas. Desde ahí se sube hasta las antenas, se cruza el cercado con el pastor eléctrico y se recupera la pista.

Mirando hacia el este con el islote de Piedras Llegüeras
Vistas de la costa hacia el oeste
Aunque no es la pista real, porque se acaba de nuevo en unos prados con ganado, así que se puede pisar la hierba, sólo cuidado con el pastor eléctrico, esta zona esta llena de ellos, pero se pasan con facilidad porque tienen puertas. En esta zona hay un mastil, resto de algún sistema de elevación, hasta la que me acerco para ver el Camping la Paz y la Ensenada de Novales

Camping la Paz desde el mastil
 Desde las praderas hay que bajar en dirección al camping, y hay un sendero pegado al muro del mismo, bajar a la playa no es posible directamente porque hay acantilado, así que mejor ir hacia el camping. Rodeando el camping hay un sendero vallado que lleva hasta la playa de Vidiago.

Playa de Pendueles y arriba el mastil 
Ensenada de Novales
La playa de Vidiago
Desde la playa de Vidiago, como la llama google, ya retomo el camino oficial, que coincide con el camino de Santiago. Hay un tramo de subida fuerte y después ya el camino llanea. En este tramo no hay muchos desniveles, y tras la rampa ya se empieza a llanear.

Cuadra de Pancho
 La pista va al lado de la autopista, y hay un punto al lado de una cuadra donde se podría buscar un sendero que aparece en el mapa, y que iría más pegado a los acantilados. Pero el oficial sigue de frente hasta el cementerio de esta zona, donde la pista gira hacia la derecha, y se mete en una zona de praos con pastor.

Cementerio de Vidiago y Puertas
Toro de raza no autóctona, creo que gallego
La senda sigue entre praderas más o menos cuidadas, pero todas con su pastor eléctrico, hasta las que tienen los toxos quemados, y otras completamente llenas de vegetación, tienen pastor. Hay un desvío en el camino para ir hasta Puertas de Vidiago, pero esta señalizado así que no hay pérdida.

La blanca pista de grijo camino del Bufón de Arenillas

Zona del Bufón de Arenillas
Bufón de Arenillas
El bufón hoy sólo hacía ruido, apenás hay olas y la marea tampoco acompaña. Pero tiene pinta de que a nada que se den condiciones debe de proyectar agua con fuerza. Hay un cartel explicativo del fenómeno bastante ilustrativo. En esta zona aprovecho para comer algo, que ya va siendo hora.

Zona de bufones y al fondo la desembocadura del río Purón
Desde el bufón de Arenillas en poco tiempo se llega hasta la desembocadura del río Purón, aunque sólo se ve un trozo del meandro final, de nuevo no hay camino por ninguna de las márgenes hasta la desembocadura. El lugar es bonito y las aguas del Purón son claras, y con arena en el fondo. Hay un mirador al lado del camino para disfrutar de las vistas.

Desembocadura del río Purón
Desde el mirador también se ve la sierra del Cuera por detrás, que poco a poco se ha ido despejando, por la mañana estaban cubiertas por unas nubes bastante negras. Ahora ya está completamente despejada.

La sierra del Cuera
Para cruzar el río Purón hay un puente de madera, al que se llega tras bajar un tramo de escaleras bastante inclinado.

Puente sobre el río Purón
Tras pasar el puente hay un nuevo tramo de subida para llegar en poco tiempo a Andrin.
Entrando en Andrin

Sector 2: Andrín-Póo


Mapa del segundo sector
En Andrín hay varias casas de comidas para los peregrinos del camino de Santiago y albergues, también hay algunos palacetes-casonas de indianos muy bien conservados.

Andrín
Hay que atravesar el pueblo por la carretera y seguir por esta hasta el alto donde esta el mirador de la Boriza. En la carretera hay un arcén habilitado para subir sin peligro, de nuevo es porque la senda coincide con el camino de Santiago en este tramo.

Subiendo por la carretera
El mirador está encima de la playa de Andrín y de la Ballota, con lo que las vistas son impresionantes de toda la costa. En la foto esférica se ve más o menos toda esta zona.



Playa de Ballota y Castro de Ballota
Playa de Andrín, detrás la desembocadura del Purón y detrás la plataforma del bufón de Arenillas
Desde el mirador hay que dar marcha atrás y tomar un sendero que al poco cruza la carretera y pasa por debajo del campo de Golf y de aeromodelismo, convirtiéndose en una ancha pista. En el cartel pone que hay que tener cuidado con las pelotas de golf que pueden caer, como si se pudiesen ver y evitar, hay gente muy lista.

Por debajo del Campo de Golf y Aeromodelismo
La pista no es llana, tiene algunos repechos y bajadas continuos, así que se hace pesada, además no hay sombra ninguna. Coincidí con alguno de los peregrinos, y me preguntaban si era el camino oficial, porque estas subidas y bajadas, unidas a ver como caminaban y seguían a la misma distancia de Llanes, ya que el camino parece rodearla, les estaba cansando. Esta Sierra Plana de Cué es una atalaya sobre toda la costa, debajo justamente se ve el pueblo de Cué, y al fondo Llanes. Los que quieran seguir por la costa, igual es mejor bajar por la carretera a Cué, y desde ahí acceder a la costa.

Cué y al fondo Llanes

El Cerro Llabres
Llanes

Ermita del Cristo del Camino
La pista que va al lado del campo de golf llega al extremo de la Sierra y baja rápidamente hasta la Ermita del Cristo del Camino. Una ermita que sorprende bastante por su tamaño, para mí iglesia, y después un entorno con un bosque y más restos de otras construcciones. Cuando llegué había un par de cervidos pastando en la parte de atrás de la ermita. Una zona buena para descansar y tomar algo a la sombra antes de entrar en Llanes.

Tras entrar en Llanes, se podría atajar y tirar de frente hasta el Paseo de San Pedro, pero en la ruta de Trotones empezaban por la playa de Toró, así que para allá me voy. A la entrada en Llanes hay un cartel indicador de esta playa, así que no tiene pérdida, primero por acera y después por la carretera.

Playa de Toró
Playa de Toró desde el Castro
Al otro lado de la playa hay un castro desde donde se ve toda la Sierra del Cuera y los cubos de Llanes. Tras visitar la playa, se sigue por la costa, pasando por la zona del faro, y después bajando por el puerto para cruzar por el puente nuevo y pasar a la playa del Sablón.
Llanes
Desde la playa del Sablón se sube por una escalera al paseo de San Pedro, con unas construcciones defensivas a base de murallas y torreones, así como una oquedad en la roca con bancos. Un mirador sobre Llanes.

Playa del Sablón
Llanes y la playa del Sablón desde el paseo de San Pedro
 El paseo de San Pedro también es un tramo de la senda costera, así que siguiendo por el sendero que lo recorre se va recorriendo la muralla defensiva en dirección a la ría de Póo.

El parque de San Antonio 
Tras pasar el primer tramo, el sendero sube hacia una torre redonda encima de un promontorio, también se nota el caracter defensivo de estas construcciones. La costa aquí es bastante abrupta, no son acantilados verticales pero son bastante inclinados como para que alguien se le ocurriese atacar y desembarcar por aquí, pero bueno.

Desde la Punta de Jarri o de la Torre hacia el parque de San Antonio
 Tras llegar al torreón redondo en la Punta de Jarri, se sigue por el sendero que va pegado a los acantilados, deben ser senderos de pescadores, pero es como debería ser la senda costera, pegada a los acantilados y el mar.

Los acantilados y los islotes de los Castros de Póo y la Ollá
Aunque este tramo es un sendero está bien marcado y se pasa con facilidad, en las fincas hay pastor eléctrico, pero tienen preparado para abrir y cerrar al pasar. También hay un pequeño muro, pero con un paso habilitado.

Islotes de Castro de la Ollá y de castro de Póo desde el muro
Poco a poco se avanza en dirección a la playa de Póo en la ría del mismo nombre. Aquí hay más zonas de pastores eléctricos así que hay que buscar un poco los pasos entre fincas, pero sin problemas.

Islote de Castro Pelado
 Hay una isla bastante curiosa, que es la isla Almenada, que tiene una playa que la une a tierra a modo de istmo, pero que tiene pinta de que en pleamar debe de estar cubierta de agua.

Isla de Almenada o de Póo con una playa que une el islote con tierra
 Al borde de la playa el sendero llega hasta una pista más ancha y hasta los chiringuitos de la playa de Póo. Sólo queda atravesar Póo para llegar hasta el coche.

La playa de la Ria de Póo


Estación de Póo
Un tramo más de senda costera, que iban a ser alrededor de 20 km, y al final fueron casi 25 km, y con poco tramo de costa, salvo al final en el paseo de San Pedro, pero con otras zonas bastante bonitas como el río Purón, o la ermita del Cristo.