lunes, 10 de abril de 2017

Senda Costera: Avilés-Soto del Barco


Otro tramo más de la Senda Costera, en este caso entre la estación de tren de Avilés y la estación de Soto del Barco. Es un tramo bastante largo (casi 30 km), y con un comienzo bastante feo y contaminado por la ría de Avilés. Quizás hubiese sido mejor empezar en la estación de Feve de Cristalería o de Raíces, para evitar esta zona inicial tan contaminada. La ruta atraviesa dos de las playas más extensas de Asturias, como son la de Salinas y el playón de Bayas. A partir de Arnao el paisaje mejora notablemente, y ya es más natural sin tanta acción humana.
El tramo de Senda lo he dividido en dos, el primer sector entre Avilés y la Playa de Santa María del Mar, y el segundo entre esta playa y Soto del Barco

Sector 1: Avilés-Playa de Santa María del Mar


Mapa del primer sector

El día no estaba muy bueno para las vistas, estaba la niebla baja, pero perfecto para caminar con una temperatura agradable, y sin que el sol caliente en exceso. Además el primer tramo, tras abandonar la ría es bastante feo, y mejor no ver nada. Desde la estación, hay que ir un poco hacia atrás para pasar hasta el paseo al lado de la ría, con vistas hacia el Niemeyer.


El Niemeyer
El paseo al lado de la ría

Naves de Fernández Balsera
El primer tramo de paseo esta bien, al lado de la ría por la acera, con vistas al Niemeyer, unos tubos de acero en medio de la acera, las antiguas Naves de Balsera, con una arquitectura muy bonita, por lo menos la fachada la han reparado, pero el interior está abandonado todavía.
Tras acabar el paseo ya entramos en zona de polígono industrial, y abandonamos la ría hasta llegar al final en San Juan de Nieva. En el polígono hay aceras, así que peligro de coches no hay, pero en cuanto a gases hay de todo. Estamos al lado de Cristaleria Española, Fertilizantes Asturianos, Chemastur, Asturiana de Zinc, otra  de carbones.... En la zona de Chemastur huele un poco raro, y después al lado del parque de carbones hay unos ventiladores que proyectan una cortina de niebla para evitar que se levante polvo, por la acera no te mojas pero por la carretera sí. No hay mucha perdida, hay que ir siempre de frente en la misma dirección, sin meterse en zonas prohibidas.

Entrada al puerto
Tras pasar la zona donde descarga Asturiana de Zinc, se llega de nuevo a una zona más natural, al lado de la ría. Al otro lado de la ría se distingue la peña del Caballo, y entre la niebla el faro de San Juan de Nieva.
La Peña del Caballo
El Faro de San Juan desde la Punta del Gallo
Desde el espigón de la punta del Gallo ya comienza un tramo mucho más agradecido, recorriendo las playas del Espartal primero y de Salinas después. Son más de 3 km de playa, y con dunas. La niebla sigue baja, y casi no se ven los bloques de edificios de Salinas. Son muchos kilómetros de ruta, así que mejor lo más cerca de la costa, y donde la arena es más dura para avanzar.
Playa del Espartal-Salinas
Por la playa se avanza con comodidad, además hay mucha gente paseando y corriendo. Poco a poco se llega hasta el final, donde sobre un promontorio está el museo de las Anclas dedicado a Philippe Costeau. Para salir de la playa hay una escalera en esa zona.
El promontorio con el Museo de las Anclas
Detalles del Museo de Anclas Philippe Cousteau


Las fotos del museo son de hace un par de años que habíamos hecho también esta ruta. En este caso no visito la exposición de las anclas, pero está bien ver distintos tipos de anclas y cómo han evolucionado con el tiempo. Desde el Museo hay otro tramo bastante feo hasta llegar a la Mina de Arnao, porque se va por una carretera sin acera de ningún tipo, y al lado de los muros de Asturiana de Zinc. Para ello hay que pasar un tunel, este sí con acera.

Asturiana de Zinc
Tras rodear las instalaciones, se llega a una zona donde debían de estar las casas de la empresa. Algunas son palacetes medio abandonados, otros los han convertido en residencia de ancianos y clínicas. También está interesante la Escuela de la empresa Asturiana de Zinc. Aquí hay que seguir las señalizaciones de la carretera. 

Atravesando las casas y oficinas de Asturiana de Zinc

Lo interesante de la Escuela de Arnao está por la parte de atrás, en sí, el edificio es de ladrillo rojo y de un estilo clásico bastante bonito. Pero por la parte de atrás tienen unos mapas tridimensionales del mundo para estudiar los paises, las montañas y los ríos. Hay otro mapa de Asturias y de España.
La Escuela de Arnao
Este día no me acerco a la Escuela, sino que voy bordeando la costa para llegar a la Mina de Arnao. Mina de carbón, y que tiene las galerías por debajo de la mar. Es la mina más antigua de España por lo visto, y la primera de pozo vertical de Asturias. Hay visitas guiadas a sus galerías enladrilladas, las más profundas no porque por lo visto tiene filtraciones del mar y debe de estar inundadas.

El Castillete de la Mina de Arnao
La ruta continua por detrás del edificio principal de la mina callejeando y subiendo a la parte alta de la mina. Este tramo de la ruta lo han reasfaltado, y es un continuo sube y baja. El camino no tiene pérdida porque está todo cerrado con valla electrificada, dónde suelen pastar las cabras que tienen limpia la zona, pocos matorrales se les resisten. Aunque hoy no estaban por aquí.

La ensenada y playa de Arnao

La Isla Ladrona, unida a tierra en bajamar

Tramo de rtua entre Arnao y la Playa de Santa María
Tras este tramo se alcanza la playa de Santa María, dónde dependiendo de las mareas, se puede ir por un puente de madera y rodeando toda la playa, o atravesar por el medio, mojandonos un poco los pies al pasar el arroyo-río Ferrerias que desemboca en esta playa, en bajamar.


La playa de Santa María en 2012
En la playa de Santa María hay un gran Camping y varios restaurantes con buena pinta, aunque aún es temprano para comer.
La playa de Santa María y al fondo el paseo con el Mirador

Sector 2: Playa de Santa María del Mar-Soto del Barco


Segundo sector de la ruta
La ruta continúa señalizada, pasando por el Mirador que hay al final del paseo y subiendo hacia la punta del Escayo. De nuevo el cierre alrededor de la senda está electrificado, así que no hay atajos posibles.
La Ensenada de Santa María desde la punta el Escayo
La senda continua subiendo a la punta del Escayo, y tener vistas de la Ensenada nada más hoy, pero en un día claro se ve hasta el cabo Peñas. Tras la subida se baja hasta la siguiente playa, mucho más pequeñita, la playa Bahinas, pero que tiene duchas, fuente, una mesa con bancos y también un camping.


Bajando a la playa de Bahinas
Desde la playa hay otro nuevo tramo de subida, primero hasta las casas de Linares, donde la senda gira hacia la derecha y se mete en un bosque de ocalitos. Ahora hay un cartel indicador grande de chapa, pero antes no había estas señales. Por el bosque la senda desciende hasta la siguiente playa, la de Munielles.

Atravesando el ocalital hacia Munielles

La playa de Munielles
La playa de Munielles es otra playa pequeñita, pero que tiene los servicios mínimos de una playa, así como un gran aparcamiento, y chiringuito. La senda vuelve a continuar en ascenso remontando por carretera hasta el pueblo de Bayas. Aquí se puede tomar un atajo, y atravesando el pueblo de Bayas pasar directamente hasta el playón de Bayas, con lo que se quitan algunos kilómetros, o se puede eliminar la bajada a la playa del Cordial, yendo directos hasta la punta Vidrias más en llano.

La iglesia de Bayas y al fondo el depósito de agua
Siguiendo el camino completo de la Senda, tras entrar en el pueblo de Bayas hay que tomar una pista que surge hacia la izquierda, y que va hacia atrás, atravesando unos ocalitos y saliendo a una zona de prados. Desde aquí se tienen también buenas vistas de la costa recorrida (si no hay niebla claro).
La costa recorrida entre las nieblas
La senda tiene ahora una larga escalera de bajada hasta la siguiente playa, la del Cordial. El acceso hasta la playa del Cordial es por un sendero algo embarrado, porque baja un regato por el camino, así que no me acerqué.
La escalera de bajada hasta la playa del Cordial
En primer término la playa del Cordial
Desde la playa el camino va en ascenso hasta llegar a la punta de Vidrias. Un ascenso bastante pendiente. 




La isla de Deva desde la Punta las Vidrias

La costa hacia Salinas desde la Punta de las Vidrias en 2012 sin nieblas
En este promontorio sobre la costa quedan los restos de dos construcciones para las instalaciones de Asturiana de Zinc, una caseta dónde estaba la maquinaria de un sistema de elevación desde la playa, y el centro de transformación para esta maquinaria. Ambos edificios trataron de recuperarlos y convertirlos, uno en centro de interpretación de la zona, con murales y mapas de este tramo de senda costera, y el otro como centro de observación ornitológico. Ambos están destrozados por los vándalos y el paso del tiempo, es una zona aislada y nadie los cuida ni mantiene. También hay restos de una rampa por la que subían rocas calizas desde la playa para emplearlo en la fabricción de los crisoles en los que fundían el zinc. 
Los restos del Centro de Interpretación y el observatorio
La senda rodea una finca, apegada al acantilado, y desde ahí han puesto un mirador a la isla de Deva. En el cartel pone que hay una sub-especie de lagartija en la isla diferente del resto, dato curioso.


Isla de la Deva


Vértice Geodésico del Sable
En este promontorio también hay un mirador hacia el playón de Bayas o del Sablón.  Aunque la niebla lo oculta un poco. En el banco del mirador paro a comer, y poco a poco parece que la niebla empieza a levantar. Esta ladera ha sido quemada recientemente, más valía que hubiesen metido cabras a limpiarla, y no prenderle fuego.

Playón de Bayas o del Sablón
La senda continua bajando hacia una peña sobre la playa de Bayas, la peña divide la playa nudista de la playa general, y ahí termina el tramo señalizado por el consorcio Senda Norte. En la bajada hay un cartel que desconfunde un poco, porque parece indicar que hay que ir por el cementerio y no es así, hay que seguir por la carretera bajando y después coger la pista que baja.
El pueblo de Bayas con la iglesia
En caso de haber cogido el atajo y atravesar Bayas, evitando la playa del Cordial, se enlazaría por aquí en la bajada hasta Bayas.

Pista de bajada al Mirador
Foto esférica desde el Mirador, con la playa vacía. La playa pequeña es Nudista, y así lo indica con pintadas en la propia peñasco. En el peñasco también está afectado por el fuego, y todo está quemado.



La bajada desde el peñasco-mirador a la playa es un poco complicada porque el sendero está muy muy inclinado, y es de tierra, así que se puede resbalar con facilidad, mejor ir con precaución. Después ya por la playa, lo mejor descalzarse y refrescar los pies, y recorrer toda la playa disfrutando de la arena.
Hacia atrás el promontorio del Sable
La playa tiene unos cuantos kilómetros de paseo. Además con la niebla de la mañana ha hecho, que pese a ser semana santa esté vacía prácticamente.

Llegando al final de la playa
Al final de la primera playa, hay unas rocas antes del peñasco que cierran el paso, por lo menos a esta hora de la marea, estas se rodean bien por la parte de atrás sin necesidad de meterse por el agua. Incluso se pasa descalzo con facilidad.


Tras pasar el peñasco, hay otro nuevo tramo de playa, al final del cual, si estuviésemos en marea baja se enlazaría con la playa de los Quebrantos, pero que ahora en marea alta no es posible. Así que toca subir por unas escaleras de piedra hasta el mirador sobre la punta del Pozaco.
La playa recorrida desde el mirador de la Punta del Pozaco (se ve la escalera de subida)
La playa de los Quebrantos desde el mirador del Pozaco


Subi descalzo al mirador porque no tenía con que quitar la arena, y se sube bien no hay superficies cortantes, lo único cagaritas de cabra/oveja, pero que tampoco molestan. Desde el mirador se tienen buenas vistas en ambas direcciones, el día estaba abriendo completamente y las nieblas disipándose. La bajada por escaleras lleva hasta el paseo de la playa de los Quebrantos donde hay una fuente y duchas donde eliminar la arena de los pies, y poder ponerse de nuevo el calzado adecuado.

El paseo de la playa acaba en una zona de dunas, por las que se llega hasta el Espigón que cierra la desembocadura del Nalón. Al otro lado está San Esteban y la Punta del Espíritu Santo. Siguiendo por el espigón se continúa hasta San Juan de la Arena. 
Detalles de San Juan de la Arena
San Esteban y su muelle con la grúa
El paseo al lado de la ría en San Juan de la Arena
La ruta continúa bordeando al lado de lal ría del Nalón, primero por el paseo que tiene San Juan, y después por las aceras y el borde la carretera. A la salida del pueblo, hay otro tramo más de Senda Costera que lleva hasta el Castillo. Esta senda discurre paralela a la carretera, tiene una zona con área recreativa y aparcamiento, debajo del barrio del Castillo. El Castillo se empleaba para vigilar la ría y evitar incursiones enemigas de los Normandos, por lo visto.


El Castillo
Este barrio del Castillo son todas casas curiosas, y callejas estrechas y muchas de ellas sin salida, bastante curioso. Por aquí pasaba el camino de Santiago, porque debajo del Castillo, pegado a la muralla había un embarcadero para cruzar el Nalón y la Ría hasta San Esteban, y continuar el camino.

Vistas de la Ria del Nalón
Desde el Barrio del Castillo, Soto del Barco ya está muy cerca, es un tramo pequeño por carretera local hasta la rotonda, y ahí bajar hasta la estación de Feve, para retornar hasta Avilés.

Soto del Barco

La estación de Feve del Parador en Soto del Barco
En la estación espero algo menos de media hora por el tren. Hay que planificar el horario para no tener que esperar demasiado, ya que los trenes pasan más o menos cada hora, y a veces ni pasan, si están estropeados.