domingo, 28 de junio de 2015

PR.AS.-274 Bosque de Cea [Parres]



Ruta de senderismo por el concejo de Parres, siguiendo la PR.AS.-274. La ruta según el cartel es fácil, pero tiene zonas mal señalizadas y con barrizales donde meter la pierna hasta la rodilla durante varios metros, así que fácil no es.

Este día la idea era subir a la Mota Cetín, y después retornar y resguardarse en el bosque del calor después, pero no ocurrió esto. Amaneció con niebla, y no despejó en todo el día, así que a la ruta alternativa circular después de ver como es la otra ruta hasta la collada donde se enlaza con la subida tradicional a la Mota desde la Collada Moandi.


La ruta empieza en Llerandi, la carretera llega al pueblo por la parte superior y antes de entrar al pueblo esta el cartel de inicio de ruta. No hay mucho sitio para dejar coches, apenas caben 2 coches donde el cartel y otro en una curva antes en la carretera. Fuente debe de haber en Llerandi  pero no bajamos.
El camino esta señalizado en la primera parte, aunque no hay pérdida porque se sigue una ancha pista, a tramos hormigonada.

Saliendo de Llerandi
Como se ve había bastante niebla, y no se veía nada de alrededor. Para explorar tomamos camino de la Mota Cetín por la PR.AS 275, que coincide con el comienzo de la 274 si se hace en sentido antihorario. Siguiendo por la pista principal al cabo de 2km, más o menos en la Campera Llaxe se llega al punto donde se separan ambas PR, posteriormente volveriamos a este punto para continuar la ruta circular.

Cipreses en el camino
La pista que se dirige hacia la Mota, tiene tramos bastante pendientes por zonas de hormigón y algunas bajadas también por lo que se va subiendo poco a poco. Se atraviesa una zona de altos Cipreses que destacaban en este día con tanta niebla.


Bosque de Pinos
En el mapa del IGN aparecía una pista con varias zetas, pero después tanto en la subida como en la bajada pasamos por un bosque de altos pinos y no había ninguna zeta, debe de ser un fallo en el mapa. En esta zona los carteles de la PR están mal, ponen los kilómetros que quedan pero el que los puso los puso desordenados, de manera que te pone que queda 1,3, después 2,6, después 4,3 km... Por lo menos la dirección la ponen bien.

Caballos en las praderas de Fontecha
Llegamos a las praderas de Fontecha, después de acabar la pista hormigonada y circular un tramo por camperas. Aquí, viendo que no iba a abrir el día dimos la vuelta y retornamos al punto donde se dividían las dos rutas.
Camperas de Laxe, donde se divide la ruta circular de la que va a la Mota

Las marcas de la PR.AS.-274 están pensadas para hacerla en sentido horario, y como íbamos en sentido antihorario tardábamos algo en verlas. Por ejemplo en la foto de abajo esta el primer desvío, en el que hay que abandonar la pista por la que veníamos para pasar a un sendero más estrecho y empedrado. En el camino de arriba hay una X de camino erróneo, pero en el que tira hacia abajo no hay nada y es el camino bueno.

Abandonar pista principal hacia abajo
El camino va bajando de forma continua haciendo un par de giros. En este tramo hay algunas marcas donde puede tener dudas el que sube, para el que baja no hay marcas para guiarlo. En la parte baja se entra en un bosque bastante cerrado por un estrecho sendero, y se sigue bajando.


Sendero por el bosque
En un momento dado salimos del bosque y vimos las praderas y cabañas de enfrente, pero la niebla no daba para más.



Aquí es donde empieza la zona que está mal señalizada y con más barro y más complicada de todo el camino. Cuando llegamos abajo, siguiendo el camino alcanzamos el río y no vimos ningún puente. Una valla que cerraba unas vacas y el río, y un paso por encima del río. Ya ibamos mal, pero como no había marcas pues cruzamos al otro lado, en el mapa general ponía que había que cruzar y tampoco era complicado atravesarlo de piedra en piedra. En el otro lado estuvimos un rato buscando un camino o unas marcas, pero nada, así que seguimos paralelos al río un trozo hasta que llegamos a un puente, por el que en teoría deberíamos de haber llegado a este lado del río. En otro blog había leído que un matrimonio con niños también se había perdido en esta zona, y lo entiendo perfectamente.

Cruzando el río por donde no era

El puente sobre el río Mampodre por donde deberíamos haber cruzado
Alcanzado el puente por donde deberíamos haber cruzado vimos una marca en un árbol y la seguimos. Este prado ya estaba bastante embarrado, con zonas de zamburguesas (aquella prueba de humor amarillo en la que había que pisar en unas piedras y algunas se hundían). Menos mal que íbamos con botas y no se quedaron enganchadas.

Segundo Puente en la Riega de Bramador
El sendero continúa y hay que cruzar un segundo puente a los pocos metros por encima de un pequeño arroyo, la Riega de Bramador. Aquí vuelve a empezar otro largo tramo de barro, son unos 50 metros de zamburguesas donde acabas hundiéndote hasta la rodilla, hay algunos prados que quizá serían una mejor opción para seguir subiendo y salvar este tramo. Tras pasar esta zona el camino vuelve a ser un sendero estrecho, normal sin problemas pero que se está cerrando por la vegetación de matos y folechos. Así llegamos a la Llombecina donde encontramos una ancha pista. Los que intenten hacer la ruta en sentido horario, sino van preparados para el barro es mejor dar la vuelta en Llombecina y volver por el mismo camino

La Llombecina
Desde la Llombecina, la del cartel oficial de la ruta no la del IGN que está mas allá, empieza la parte más bonita de la ruta, ya que se entra en un bosque selvático de hayas, abetos,... Y el camino es muy cómodo por una ancha pista, que no aparece tampoco en el mapa del IGN.

Haya
Las Hayas de este bosque son inmensas, tienen una altura considerable, quizás de las más altas de todas las que he visto en otros hayedos de Teverga o Aller.

Mas Hayas


Más todavía
Cascada seca en el lateral del camino

En este tramo se circula al lado del río Mampodre que habes desaparece y deja el cauce seco, pero de nuevo aparece más abajo. Incluso hay una cascada seca en un lateral del camino que debe impresionar cuando lleva agua.

La pista se divide en dos, una que gira hacia la derecha y sigue al lado del río, y otro ramal que sigue de frente y sube de nuevo hacia Llerandi. Esta subida es cómoda por pista, aunque se hace algo larga. En el lateral esta llena de fresas silvestres que aprovechamos para probar, tienen todo el sabor de una fresa comprada pero en el tamaño de un garbanzo.

Valle del Mampodre y Peña Fusa

La niebla despejó algo y mientras subíamos hacia Llerandi vimos el tajo del río en esta zona, con algunas paredes como las de Peña Fusa y frondosos bosques. Una zona a la que habrá que volver sin niebla, pero sin hacer la ruta circular para evitar el barro.