sábado, 18 de octubre de 2014

Vega Pociello y la Ablanosa [Redes]


Ruta de senderismo por uno de los mejores bosques del parque de Redes. Se pasa primero por un bosque de robles y después se entra en un gran hayedo, que ahora en otoño está en su esplendor. Hay colores en toda la gama desde el amarillo hasta el verde, además este día tuvimos de todo nuboso y algo de niebla, y también sol, lo que hacía cambiar el bosque continuamente.

La ruta no presenta dificultades, incluso había dos familias con niños de 8 años haciendo la ruta, resulta un poco larga quizá  para ellos, pero con calma seguro que llegaron hasta el final.

El día no prometía mucho pese a las previsiones, como se ve en la foto estaba oscuro y la niebla cubria la Vega Pociellu, a la izquierda de Peñas Negras, pero después mejoró, aunque estaba fresco.

Los datos de la ruta son los de abajo, en este caso parece que el GPS no se perdió en horizontal, pero los desniveles totales que marca que parecen equivocados, no creo que subiésemos 950 metros en total.



La ruta comienza en la carretera AS-17 Avilés Tarna donde hay que buscar aparcamiento que es donde comienza el problema. Para la ruta hay dos opciones de comienzo,  una es donde empezamos nosotros y donde acabamos saliendo a la carretera. En las instrucciones que llevabamos decía que había que aparcar en un apartadero en la carretera donde caben dos coches, y bajar un poco por la carretera hasta un camino donde pone lo típico de Sólo vehículos autorizados. Pero cuando llegamos ya estabano ocupados los dos sitios, así que subimos un poco más, dimos la vuelta bajamos un poco más, sin ver nada, volvimos a dar la vuelta y aparcamos. Desde donde  pudimos dejar el coche hasta el comienzo hay más de un kilómetro, y la carretera no tiene mucha visibilidad, después a la vuelta que cambiamos el camino salimos a la carretera unos 600 metros más arriba de donde teníamos el coche, y donde había varios coches aparcados y sitio para más. Así que mejor opción pasar el sitio de los dos coches y el mirador y subir hasta encontrar el siguiente camino que sale hacia la izquierda, antes de llegar a Tarna.

Así que después de recorrer el trozo de carretera en bajada, entramos por el camino sólo para vehículos autorizados y entramos en el monte. El primer tramo va al lado del río y ya comienza a ser un bosque muy bonito, con los colores del otoño.

Bajando hacia el rio

El rio
Se cruza el río por un puente metálico y el camino se bifurca, la pista por la que venimos gira hacia la izquierda, y a la derecha sale otra que se cierra a un pequeño sendero, esta es la dirección a seguir. La otra va hacia otro valle y otras brañas.
Un poco más adelante encontramos un bonito puente tradicional de madera, hecho con los materiales de la zona, y que me temo no dure mucho por las posibles riadas, para pasarlo hay que tener cuidado de no resbalar.

Puente auténtico
Un poco más adelante llegamos a una nueva pista que es la que seguiremos hasta la Ablanosa, pasando un nuevo puente metálico, recubierto de madera. Este puente es bastante chapuza, son perfiles soldados, cuando podrían haber montado un perfil cuadrado, y lo han recubierto de madera, que ahora está desmontada y mal atada con cuerdas. Además tiene mucho barro, no han previsto como evacuar el agua del mismo.

PuenteMetálico
Una vez pasado el puente la pista empieza a ganar altura hasta la Ablanosa, primero por un bosque de robles, y después se van convirtiendo en fayas.

Subiendo hacia la Ablanosa por el bosque de robles
Según los meteorólogos debería de haber sol y calor debido al viento sur, pero no, en esta zona había nubes amenazando lluvia, nieblas en las cumbres y bastante frío.

Peñas Negras

El bosque de hayas, estas jovenes
Llegando a la Ablanosa sale a recibirnos el burrin de la zona, que debe de estar aburrido porque saluda a todo el mundo, y busca las caricias, y lo que caiga.

El burro de la Ablanosa
Desde la Ablanosa se ven las paredes del Canto del Oso. En esta braña hay una fuente, que en esta época tenía poca agua, aunque este año es normal porque ha sido muy seco, están los embalses bastante vacíos.

El Canto del Oso y la fuente desde la Ablanosa
Una foto esférica de la braña, con las cabañas remozadas que hay, también se ve la niebla cubriendo peñas negras.




Desde la Ablanosa el camino ya no sube tanto y va más bien en llano o falso llano. El bosque no deja ver el entorno, pero en algunos claros se ve al fondo del valle el Tiatordos y el Maciédome.

Ultima cabaña y al fondo el Maciédome
Desvío de la ruta
Hay que abandonar la pista y tomar un desvió hacia la izquierda, que se encuentra señalizado por un pequeño cartel. Ahora entramos en el bosque de Fabucao, que son hayas mucho más viejas, con más hiedras, musgos y liquenes.

El bosque de Fabucao
El bosque está limpio, solo hay algunas ramas rotas, y hojas, pero no crece nada más. Excepto las setas.

Fabucao

Mas fayas
Una foto esférica dentro del bosque, no quedan demasiado bien y los colores desmerecen a la realidad, hay que estar allí para disfrutarlos.




Después de salir del bosque y atravesar un muro de escobas por un pequeño sendero entramos en la vega Pociellu. Una gran planicie fruto de algún glaciar de la zona, un poco más pequeño que el vecino Brañagallones, pero más salvaje y aislada, aquí no se llega en todo terreno.

La Vega Pociello
Al fondo del valle ya hace sol en el Tiatordos, por lo menos.

Vista atrás, con el Tiatordos a la izquierda

El Tiatordos desde el arroyo que recorre la vega pociello

Estuvimos varias horas comiendo y esperando a que despejase, pero nada, estuvieron pasando nubes toda la mañana y un poco más adelante las nubes iban desapareciendo y no llegaban al Tiatordos, allí había sol. En la vega hacía frío y apenas daba el sol, un micro-clima muy curioso.




Cuando nos volvíamos empezó a aflojar el número de nubes que pasaban, y a aparecer claros hasta que se despejó totalmente.

El Sol rompiendo las nubes en la Vega

Con el sol la iluminación cambia, y los colores del bosque también, es un bosque nuevo y diferente, más alegre. Sólo hay que retornar por el mismo camino hasta el puente metálico, y ahí seguir por la pista y no coger el desvío por donde veníamos por la mañana. Este camino nos lleva hasta la carretera y enlaza con la ruta circular del Tabayón del Mongayo.

Ahora el bosque con sol

Peñas Negras con Sol

Las curiosas cabañas con techo de tabla

Ahora con sol el Maciédome


Setas, cuando vaya sabiendo el nombre las etiquetaré: