sábado, 15 de octubre de 2016

Ruta Extendida de los Marineros [Pravia]


Ruta de senderismo por el concejo de Pravia. De esta ruta hay dos versiones, una señalizada y corta que parte de Agones y llega hasta Cañedo, y después otra más larga, y que en su día igual estaba señalizada, pero ahora ya no lo está, y que incluía pasar por los pueblos de Escoredo y Villarigán. El recorrido corto lo emplean los vecinos como ruta del colesterol, porque este día había varios grupos de personas del pueblo haciendola, es una ruta fácil y cómoda el problema es que hay un tramo de enlace entre Cañedo y Agones que hacen por la carretera general, y a mi no me apetecía hacerlo así, que volví a hacer el tramo corto. 
En teoría era una ruta que hacían los marineros de Pravia, pero me parece que para ir a Cudillero este no era el más directo, en el mapa de hecho aparece otro señalizado como camino de Pixuetas, que conduce mejor a la villa pixueta. Ni la versión larga ni la versión corta tienen grandes vistas, se podría alargar subiendo alguno de los cerros con antenas, o al área recreativa de la Peñuca con vistas hacia la costa que hay en otro cerro cercano.
El recorrido empieza en  Agones en la zona de las instalaciones deportivas, donde hay aparcamiento para dejar el coche.
Mapa del recorrido
Desde el parking de las instalaciones deportivas hay que volver hacia atrás, para ir por carretera hacia la Parrilla el Cándano pasando al lado de una ganadería. La parrilla estaba cerrada en estas fechas. Tras pasar la parrilla se acaba la carretera, y hay tres caminos. hay que seguir de frente por pista de tierra entre bosque de eucaliptos y algún castaño. El comienzo tiene restos de haber sido un vertedero ilegal.

Inicio del camino tras pasar la parrilla
No hay demasiadas vistas en este tramo porque los eucaliptos lo tapan todo, en el fondo del valle se ve una finca plana plantada y que acompaña a toda la ruta corta, el río Aranguín rodea un cerro y esta finca apegada al río también lo rodea.

Selva y debajo la finca extraña
Tramo medio


La pista es cómoda de caminar, tiene algo de pendiente pero se anda con facilidad, por aquí me encontre un par de personas haciéndola en dirección contraria.

Altar en medio de la ruta
En el medio aproximadamente hay una especie de altar en la pared rocosa, con imágenes y alguna santa.

Cruce de caminos
En un punto el camino se divide en dos uno que baja y otro que sube, el de abajo es el de la ruta corta mientras que el de arriba es el de la versión larga. En este cruce hay un poste, pero sólo lo vi cuando vine a la vuelta por el camino de abajo, los matos lo tapan todo.

Tramo inicial por bosque de pinos
El primer tramo de la versión extendida transcurre por bosques de castaños y después pinos bastante cerrados. Es una parte bastante bonita y que también se recorre con facilidad, porque la pendiente es bastante suave. De hecho el camino hace una gran horquilla para no incrementar la pendiente. Hay señales también de rutas BTT por la zona.

Saliendo del bosque en la zona de los llanos
Tras atravesar el bosque se sale al lado de unas cuadras y una casa recién rehabilitada, es la zona de los Llanos en el mapa, y se sale al tramo de carretera. Ahora hay que seguir por carretera hacia Escoredo. En línea recta estaríamos más cerca, pero la carretera descubre amplias revueltas para salvar el desnivel y llegar. Desde aquí al fondo se ve Pravia.

Pravia al fondo desde la subida a Escoredo
En Escoredo hay grandes casonas asturianas, algunas con Escudos Nobiliarios y todo. Al fondo del pueblo está la Iglesia y destaca por el Roble que tiene a la entrada.

Casona Palaciega de Escoredo

Escoredo, y al fondo la iglesia con el Roble
Desde Escoredo hay que seguir por carretera hasta Villarigán. La carretera ahora tiene tramos de subida y bajada pasando al lado de algunas casas aisladas.

Entrando a Villarigán
Villarigán también tiene algunas casas importantes, pero destacan menos. Se sigue por carretera hasta atravesar completamente el pueblo y después, justo al lado del cartel de entrada al pueblo tomar una pista maderera hacia la derecha. En este punto había un castrón bastante gracioso.

Castrón posando
La pista maderera, como todas las pistas de este tipo está cruzada por varios caminos que emplean cada vez que tiran los eucaliptos de la zona. Así que escoger el buen camino es a veces complicado. Hay que seguir más o menos de frente rodeando la montaña, pero sin subir ni bajar demasiado de frente.

Bajando por la pista
En medio de este tramo, había una enorme mastina que debía de estar cuidando algo, porque tenía en medio del camino la bacica con la comida. Al principio estaba ladrando, pero tras olerme me dejó pasar y quería jugar. Si hubiese tenido malas pulgas sería complicado pasar y habría que dar la vuelta para bajar hasta Cañedo por la carretera.

En Cañedo, en el barrio de la Pedrera está el cartel oficial de la ruta, de la versión corta que pasa al lado de unos molinos, los Molinos de la Veiga. Estos molinos en teoría se pueden visitar en algunas fechas, pero hoy estaban cerrados. Para no volver hasta Agones por la carretera, volví a hacer el tramo de ruta hasta llegar otra vez hasta el coche.

Cartel oficial de la ruta
El tiempo y la velocidad están mal, no lo hice corriendo, es culpa del telefono que se quedó sin batería y al recuperar el track estaba un poco mal.