domingo, 6 de septiembre de 2015

Pico Agujas y Toneo [San Isidro]

Ruta de Montaña por la estación invernal de San Isidro.  Fuera de la temporada de ski, para no molestar a los esquiadores, la estación es un sitio perfecto para disfrutar de la montaña, con rutas en las que ajustar el nivel de dificultad, y cumbres o collados con unas vistas magníficas de todo el entorno, aunque la estación haya degradado el paisaje natural con las obras para su construcción. Así que merece la pena pasarse por aquí y subir a alguna de las montañas, o ir hasta el Lago Ausente.
Las rutas a los picos no están señalizadas y tampoco hay fuentes, así que hay que llevar agua y un mapa, para por lo menos identificarlas.
La estación ahora en verano esta prácticamente vacía, por lo que no hay problemas de aparcamiento.

Mapa del recorrido
Salimos del aparcamiento y atravesamos el cierre de la valla que protege la estación de los animales de la zona, y vamos caminando por la pista para vehículos. Aquí se puede regular la dureza, atajando por las pistas de esquí o yendo por las pistas con una pendiente menor, nosotros optamos por la segunda opción, yendo más descansados.
El pico Agujas tras el edificio de la estación de San Isidro

La estación esta en una especie de circo glacial, con lo que es posible ver las cumbres que lo cierran, de frente en el sentido de la marcha el pico Agujas o Cebolledo, más a la izquierda y con vértice geodésico el pico Cuerna, y cerrando el valle por la derecha y hacia la carretera del puerto, el Toneo.

El pico Agujas
En una sucesión de revueltas vamos llegando a la parte superior de la estación, primero llegamos a la cafetería de El Rebeco, y desde ahí seguimos hacia la izquierda, por pistas de vehículos para continuar la ascensión hasta la collada superior, donde hay una caseta-refugio y restos de una antena. La subida hasta aquí es muy cómoda, poco desnivel, camino sencillo y las vistas son excepcionales.

Panorámica de la Estación desde la zona de El Rebeco

Lo que queda por recorrer desde el Collado
Desde este collado se puede ir al pico Cuerna, o ir hacia el Agujas como fuimos nosotros. El Agujas es fácil de subir, tiene multitud de senderos por la parte trasera, como se ve en la imagen superior y no tiene dificultad para llegar a la cumbre. El terreno está un poco roto, y es bastante inclinado pero con cuidado se sube bien.

Totem de piedra
Desde la cumbre se tienen unas vistas de todo el entorno y de la Estación. Destaca al norte el pico Torres, la zona de la peña del Viento, la Rapaína y la Rapaona. Y hacia el Sur la zona de los puertos de Vegarada.

Cumbre del Agujas con el Toneo al fondo
Link a la foto-esférica, de momento no se puede incrustar aquí, por las limitaciones de google. Y la segunda, tome dos una en cada extremo de la meseta de la amplia cumbre.



La bajada hacia el collado de las agujas esta jitada, y hay que tener precaución porque hay mucha arena de la roca arenisca y a veces resbala un poco. Hay tramos también bastante verticales, y que dan sensación durante la bajada, de que si resbalas te vas de frente y nadie te para, para otras personas esto no será así y no tendrán problemas de vértigo.

Tramo de bajada del Agujas
En la collada de Agujas confluyen dos remontes, uno que viene de la estación y otro que viene de la zona de Riopinos y los puertos de Vegarada. También se ve la parte alta de la estación asturiana de Fuentes de Invierno. En la collada sale el sendero que asciende un poco y pasa al siguiente collado antes del Toneo. Las marcas blancas grandes son trincheras excavadas, suponemos para retener la nieve.

Lo que queda hasta el Toneo

Panorámica de la Estación desde la Collada del Toneo
En el collado del Toneo hay una especie de trinchera construida y no nos podemos imaginar para que pueda servir a la estación, pero es reciente y algún uso tendrá. En la bajada hay varias zanjas más como esta, que ahí parecen servir para retener la nieve y a lo mejor evitar avalanchas o algo por el estilo. Las manchas blancas pequeñas que se ven en el resto de la estación son repoblaciones de pinos.

El Ataque a cumbre
Un poco antes de la cumbre si hay una trinchera de la guerra civil, y que mira hacia la zona del Agujas.

Foto esférica 1

Foto esférica 2


Cumbre del Toneo con el pico Torres al Fondo
En la cumbre del Toneo se ven con más detalle todos los picos de la zona asturiana, desde Peña Mea, el Cuchu y el Retriñon, la zona del Torres y la de la Peña del Viento, continuando por la zona leonesa. La cumbre además tiene unas caidas bastante grandes hacia la zona de La Raya, lo que la hace Atalaya ideal para vigilar este paso de montaña durante la Guerra Civil.

Comimos en la trinchera, y después bajamos hasta la collada del Toneo. Desde la collada, bajamos por las zonas excavadas con las trincheras abiertas, rodeándolas porque son profundas, y después llegamos a una zona donde están repoblando con pinos. Tienen unos contenedores especiales, que constan de una pieza a modo de balde, con dos tapas negras, y después encima una tapa embudo blanca que recoge el água de lluvia. Este agua suponemos que se recoge en el balde, y según se va evaporando y condensando en las tapas negras intermedias le llega al pino plantado. Hay algunas piezas rotas y muchos de los embudos para recogida de agua han volado, pero en otros se ven los pequeños pinos creciendo. Por lo visto estas cajas generan un micro clima que favorece que sobrevivan en suelos pobres en agua como los de la estación y climas fríos, ya que las cajas aíslan un poco de la temperatura extrema exterior.

Sistema experimental de reforestación con pinos de las laderas del Toneo
Tras pasar la plantación, llegamos a las pistas gracias a un pequeño sendero pintado con marcas amarillas. Aunque se puede bajar con cuidado por cualquier sitio, la vegetación es baja y no cierra el paso en ningún caso, además de que está todo andado para hacer la repoblación.

Abajo los datos de la ruta, con todas las paradas y demás. La idea era hacer después la ruta al Lago Ausente, pero las rodillas no estaban demasiado bien, así que para casa.