sábado, 19 de septiembre de 2015

Circular a Peña Castil desde los Invernales del Texu [Picos de Europa]

El Urriello desde el Mirador de Poo de Cabrales

Ruta de Alta montaña en el Parque Nacional de Picos de Europa, con la ascensión a uno de los mejores miradores del Pico Urriello: Peña Castil. La ruta es dura tanto por la distancia como por el desnivel acumulado, así como por el tipo de terreno que se transita, practicamente todo por sendero de montaña con piedra rota y suelta. Tampoco hay demasiadas fuentes en el recorrido, por lo que hay que cargar con bastante agua para completar la ruta. En cuanto a la señalización hay bastantes jitos, aunque el camino es bastante evidente: sólo hay una dirección que seguir para llegar arriba. Después en la bajada si que hay más opciones de perderse y despirtarse un poco, de hecho yo en la zona de las Moñas me despisté un poco siguiendo el mapa, yendo fuera del camino un cacho. Abajo de la entrada, están los datos del recorrido registrado por Endomondo, incluyendo las dos horas que esperé en la cumbre a quedarme sólo un rato.


Mapa del recorrido
La ruta comienza en los invernales del Texu, y para dejar el coche hay que dejarlo en la pista o en la curva de Sotres intentando no molestar demasiado. Esta pista está muy transitada, y rota muchos vehículos dirigiéndose a Pandebano o hasta las vegas del Toro, y el primer tramo de la bajada está completamente roto, parece mentira que no se rajen más neumáticos con las piedras que hay.
Desde los invernales hay que coger la pista que va hacia Áliva, siguiendo por el valle en ligero ascenso, por la mañana temprano estaba bastante frío, pero se agradece que no caliente.


Saliendo de la curva de Sotres y pasando los invernales del Texu

Las vegas del Toro es un valle glaciar con unas grandes planicies y varias cabañas, así como una fuente con buena agua. Hasta aquí se puede venir en coche normal, la pista no está muy rota. No compensa demasiado aunque se acorta el trayecto, además molestan bastante los coches diesel porque te atufan un cacho de la que pasan, y aquí con el aire limpio se notan bastante estos gases.

Las vegas del Toro o de Sotres, con el Escamellau
Tras la última cabaña, y la cuadra de ovejas con una parte metida en la roca, hay que rodearla y empezar a subir, ahora ya sin tregua por el valle de la riega de Camburero.


Cabaña de las Vegas del Toro
Al valle llegan dos riegas, la de la izquierda que es la de las Moñetas, en el centro están los farallones de Peña Castil, y a la derecha la riega de Camburero, por la que hay que subir. Esta riega tiene varias majadas, aunque quedan pocas cabañas.

Riega de las Moñetas a la izquierda y de Camburero a la derecha
La primera majada es la de Fresnedal, que está un poco hacia la izquierda según se sube, tiene una fuente, y un poco más arriba una cabaña que hay que rodear para seguir subiendo.

Fuente de la majada de Fresnedal
Este tramo de subidase hace largo, se ve el final pero parece que no se avanza, la senda hace continuas vueltas para rebajar un poco la pendiente, pero sigue siendo bastante fuerte.

Subiendo a la majada de Castil
La siguiente majada es la de Castil, que tiene una gran roca encajada en medio de la canal por la que se sube, y una fuente hecha con dos barriles para las cabras de la zona. No he visto restos de cabañas, ya que tienen que estar más escondidas evitando los posibles aludes de nieve que tienen que pasar por aquí en invierno.


Cabras en la majada de Castil
Después de la gran roca se entra en un pedrero, por el que hay sendero en el lado derecho, y tras superar este tramo se llega a una gran pared, en una especie de circo glacial.


Tramo de pedrera
La pared que bloquea el camino se supera por la parte derecha, siguiendo el sendero por la zona de hierba, parece que aquí detrás ya está la horcada Camburero, pero todavía falta un gran cacho.


Pared Glacial

Tras superar esta pared se alcanza la zona del Canal de Fresnedal, y la majada de Carbonal, con otro buen tramo de subida todavía. Aquí me alcanzaron unos espeleológos madrileños que estaban pasando el fin de semana y que iban a subir hasta Castil y luego visitar la cueva de Hielo.

Tramo hasta la horcada de Camburero con la Paré Carbonal
En la zona de Carbonal había un grupo de rebecos que se dirigían valle abajo, dejando las cumbres a los turistas como yo, para después volver por la noche.

Rebecos en la zona de la majada Carbonal
Desde la horcada Camburero y dando vistas hacia atrás de todo el camino recorrido, te das cuenta de todo lo que has subido y de que el cansancio que acumulas es el normal y que hay que reponer algo de fuerzas.

Vista atrás del valle con el Valdominguero
Desde la horcada quedan todavía 400 metros de desnivel, y son los que se hacen más duros por el cansancio acumulado. Para descansar un poco fui a ver la cueva de Hielo de Peña Castil.

Lo que queda desde la horcada Camburero

La entrada esta escondida, pero un día como el de hoy con sol y tanta gente es fácil encontrarla. Cuando llegué había un montañero dentro, y un grupo de 5 que estaba llegando. Ellos llevaban crampones y pudieron entrar, yo no llevaba equipo y me quedé en la frontera de nieve. Por lo que comentaban, en primavera la pala de nieve era mucho más grande y llegaba hasta la boca superior, este verano se había retirado completamente hasta la entrada de la cueva, las columnas de hielo que se forman estaban rotas, y sólo se veía al fondo el cambio de color en la transición de nieve a hielo.

La cueva de Hielo
Al comienzo la nieve esta blanda y hay piedras tiradas, pero no me da confianza para mi peso y no quería resbalar y arriesgarme a un buen golpazo, así que no entré, además no llevaba tampoco linterna ni frontal, otra vez habrá que venir equipado.


Montañeros al fondo de la cueva, donde hace curva.
Volviendo a continuar la subida, estos últimos metros se me hicieron eternos, los músculos estan sobrecargados y amenazan con amagos de tirones, así que había que ir descansando y rehidratando con sales para no sufrir las consecuencias de un tirón.

El último tramo de subida a Peña Castil
En la subida había toda una procesión de gente, se veían más de 10 subiendo delante, pero esto no era nada con lo que vendría después. Poco a poco y sin desesperarse con las rocas sueltas alcancé la cima, donde había unas 15 personas cuando llegué.

El Urriello
Las vistas desde la cumbre son inmejorables, y más en un día como este. No conozco la mayoría de las cumbres porque a Picos de Europa vengo pocas veces, pero escuchando a la gente que había en cumbre algunas fui identificando. Quería quedarme sólo en la cumbre para sacar una foto-esférica a si que me armé de paciencia, de los que estaban cuando llegué fueron bajando todos, pero empezaron a llegar los integrantes de una colectiva del País Vasco y se llegarón a concentrar más de 40 personas en la cumbre, parecía más una terraza de moda que una montaña de Picos de Europa. Un aita  con dos hijas de unos 14 años habían subido sin mochila y sin agua, dejándolas en la horcada de Camburero, lo que no me parece ni medio normal porque con este desnivel es necesario beber algo, y el podía subir una mochila con una botella al menos.

La atestada y concurrida cima

Escaladores en la pared del Urriello
En la pared del pico se veían algunos escaladores, y de vez en cuando en la cumbre aparecían resaltados también grupos de escaladores.

Panorámica desde Peña Vieja a la izquierda hasta las nieblas sobre Llanes a la derecha 
Tras dos horas esperando la cumbre se vació, desde las 14:00 que llegué hasta las 16:00 que se marchó el último montañero. Ahora podía disfrutar de la cumbre en silencio, oyendo los cuervos que hay en la zona y que están anillados, escuchando los escaladores en el pico gritandose entre ellos, aunque no se les entendía mucho.
Zona del Valdominguero

La foto esférica de la cumbre, que de momento no sé como incrustar: Link
Hice más fotos esféricas del recorrido de subida, pero no las incluyo aquí en el blog.


Dos horas y media después la cima vacía
En el horizonte la niebla amenaza con subir y rebasar los límites de Peña Main, así que hay que bajar sin demora. El primer tramo hasta la horcada Camburero es cómodo pese a la piedra suelta, hay que tener precaución pero se baja bastante rápido.

Bajando de Peña Castil con cabeza de los Tortorios en frente
En la Horcada hay que coger un paso rodeando la Cabeza de los Tortorios, hay que subir un poco, pero el paso es evidente desde la Horcada, con niebla sería más complicado orientarse. Una vez rodeado el pico, se llega a la otra ladera de la montaña mucho más suave y con algunas praderas llenas de piedras. Esta zona con niebla debe de ser muy complicada de atravesar porque no hay demasiados jitos, en un día como este con sol no hay problemas, hay que buscar la salida del valle por la parte de abajo, al fondo.

Coterón y Vegade los Tortorios 

El sendero va bastante en horizontal hasta llegar a un pequeño valle a los pies del Cabeza de las Moñas donde gira y comienza a bajar hacia la majada de las Moñas.

Saliendo de los Tortorios hacia las Moñetas
En la majada de las moñas hay restos de varias cabañas y un muro que parece cerrarla al fondo. Yo iba siguiendo el mapa del IGN y pese a ver un inmenso jito que indicaba que había que ir hacia la izquierda, pues seguí de frente intentando seguir el sendero del mapa, y ese sendero ya no existe y se ha cambiado por otro más hacia la izquierda.

Restos de cabañas en la majada de las Moñas
Al otro lado del muro había un pedrero bastante grande, con piedras de tamaño grande y un sendero en la base que enlaza con el anterior jito. Como no vi riesgo de enriscarme tiré por este pedrero hasta llegar de nuevo al sendero. Esto de perder el sendero es lo habitual en mi.


Inicio de la Canal de las Moñas
Una vez en el sendero sólo hay que seguirlo en todas sus revueltas hasta llegar a la zona superior de la Terenosa.
Tramo final de las Moñas

El camino baja hacia el refugio de la Terenosa, pero yo tiré hacia Pandébano para atajar un poco y recortar el recorrido.

La zona de Pandebano y Main


Fuente en Pandebano y Sotres al fondo
La fuente del collado sabe a tubería, pero ya me quedaba sólo medio litro de los 4 que llevaba así que había que beberla igual, para continuar bajando.  En este tramo me alcanzaron unos montañeros que venían de una gran pateada hasta horcados rojos, y les pregunté por el antiguo camino que baja desde Pandebano hasta los Invernales del Texu y poder evitarme la pista de hormigón y los coches. Me dijero que sí que lo había que tenía que cogerlo en un prado que tiene una portilla que no cierra nada, y que iba en línea recta.

Entrando la niebla
La zona del collado Pandebano estaba llena de coches y furgonetas, y no paraban de llegar y salir coches, así que una vez alcanzado el prado de la Vega les cuertes, y la portilla solitaria, el sendero antiguo es la mejor solución para librarse de los coches. El sendero esta bastante conservado, pasa por una cabaña y después en una serie de revueltas baja hasta la primera curva hormigonada de la pista. Desde allí sólo queda cruzar el puente y de nuevo coger otro sendero para evitar de nuevo la carretera y llegar hasta el coche.
Bajando hasta los invernales del Texu por el camino antiguo
Los datos que recoge el Endomondo de la actividad, con las dos horas en la cumbre, y el cacho que se desconectó el gps: