domingo, 14 de julio de 2019

La Cueva los Gancios y la Calzada del Fierro [Aramo]


Ruta de senderismo recorriendo parte de la Sierra del Aramo, y visitando una de las cuevas de los Gancios, la que salió en la televisión en el programa del Mochilero. Ni la ruta, ni las cuevas están señalizadas, así que conviene llevar un track para guiarse, sobre todo en caso de niebla, que es bastante habitual. La ruta no tiene complicaciones, es básicamente siguiendo la calzada del Fierro hasta que termina, después un tramo sin camino hasta llegar al Pico Paradiella, y después por caminos del ganado hasta alcanzar la carretera que viene del Gamoniteiro para bajar hasta donde está el coche. La cueva que nosotros visitamos tampoco tiene problemas, es alta y pequeña en cuanto a desarrollo, no hace falta nada más que una linterna o un frontal. Hay otras dos cuevas más, de las cuales sólo encontramos la entrada a una, pero aquí si que es más complicado y no entramos. Para encontrar la cueva "televisiva", seguimos las instrucciones que da J.F.Camina, mientras que las otras dos, que se indican en el blog de Historia y Patrimonio de Riosa, sólo vimos la entrada vertical de una, la otra no la encontramos, y eso que buscamos durante una hora más o menos. La otra cueva que se ve en el blog de Patrimonio, y que es la verdadera de los Gancios, donde debe estar el tesoro, parece que tiene un tramo vertical que se necesita una cuerda, y puede ser peligroso, tampoco dan instrucciones para llegar y aquí tampoco las vais a encontrar. 

Mapa del recorrido
La ruta la empezamos en el área recreativa de la Peral, dónde hay bastante sitio para aparcar. Hay una carretera bastante estropeada, con torrenteras y profundos huecos para llegar, así que con cuidado. Desde el área volvemos a la carretera para subir al cruce que va hacia el Cordal, para ir hacia el Muñón de Espines. El día esta con niebla, y todo mojado.

Área recreativa de la Peral
Según vamos subiendo hacia la carretera, el área recreativa va quedando abajo, es carretera/caleya así que se sube bien. Las nieblas no permiten disfrutar de las vistas, pero así está más fresco por lo menos.

Vista hacia el Área Recreativa de la Peral
Subimos por la carretera hasta enlazar con la carretera al Alto de la Cobertoria, y después tomamos el primer desvío hacia la derecha, en dirección al Cordal, una carretera más estrecha, para subir hasta el collado donde se encuentra el Muñón de Espines, límite entre Lena y Riosa.


El muñón de Espines y las gotas de lluvia en las espinas y telarañas
Para coger la Calzada del Fierro hay que ir por un sendero pegado a la valla que delimita los dos concejos, aunque en seguida se mete entre espinos y escobas. Así para evitar la pingadura vamos intentando esquivar todas las matas de vegetación, y cruzamos la alambrada. Es zona de praderas con espinos, algún xardón y bastante barro. Así que vamos avanzando, casi sin coger altura y como digo, rodeando cualquier paso angosto entre la vegetación. Lo primero que hacemos es ir hacia la cueva, el día no invita a subir a estas horas, así que buscamos cómo llegar a la zona, están en el borde donde las rocas y prados dan paso a algo de arbolado.

Vista atrás al collado Espines
Llevamos las instrucciones de JF Camina, y tras un rato de búsqueda y pelearnos con las espineras, encontramos por fin el acceso a la cueva que denominan televisiva, por haber salido en el programa del Mochilero.

Buscando la entrada a la cueva
Esta cueva es apta para todo el mundo, es alta, no hace falta entrar agachado ni nada, es pequeña pero todavía tiene bastante recorrido para llegar al fondo, con varias curvas y unos cuantos metros de desarrollo. No tiene grandes formaciones, sólo una colada bastante guapa. No tiene grandes estalactitas ni estalagmitas, pero esta guapa.

La entrada principal y un tragaluz cerca de la entrada
Varias zonas de la cueva
Se recorre con facilidad y conviene llevar abrigo porque está frío dentro, cómo es bastante profunda también hay que llevar linterna. Cuidado al buscar las otras dos que hay, porque una tiene la entrada en vertical, en una zona de vegetación y os podéis llevar un susto al meter la pierna, o algo más. La entrada es estrecha y vertical, así que no entramos, pero la pierna si que se puede meter accidentalmente. La otra cueva que tiene un acceso en horizontal, y después un tramo vertical no la encontramos, en teoría esta unos 50 metros por debajo de la anterior, y después de más de una hora dando vueltas desistimos un poco desanimados. Buscando por Internet he visto que en el tramo vertical usan una cuerda, así que no es para nosotros meternos ahí.

Vistas del bosque hacia el Cordal
Así que continuamos la ruta, subiendo hacia el Aramo, para ello retrocedemos a buscar la Calzada del Fierro, de nuevo más o menos en llano, y ahora entre la vegetación que ya está seca y no nos mojamos. Atravesamos un tramo de bosque y por fin llegamos a un camino bueno, buscar la cueva fue por terreno bastante malo.

La Calzada del Fierro

La Calzada no tiene pérdida, es ancha, conserva las piedras del empedrado, que ahora ya no están tan bien colocadas, y sube con una pendiente más o menos constante. Hace un zis-zas para continuar subida y no tiene pérdida. La niebla ha ido abriendo, y deja ver un poco más lejos, pero la mayoría de las cumbres están cubiertas.


Vista atrás al collado Espines
En una zona con árboles la senda se pierde un poco, los caballos y demás ganado se refugian aquí a la sombra y cuando llueve, con lo que hay barrillo y resbala un poco. Hay un sendero que rodea el bosquete por la izquierda evitando el barro, pero hay que rodear un cachin.

Zona de protección entre los árboles para el ganado
Seguimos subiendo por la Calzada, y las vistas van mejorando, pero casi cuesta ver hasta el cercano Brañavalera, cuando deberían de verse hasta las Ubiñas, pero el día salió así.

Vista atrás de la Calzada del Fierro
Llegando al final hay una zona donde se ven los restos de la roca que contenía el fierro, aparecen piedras del tamaño de cookies metálicas que después tenían que fundir y refinar para obtener hierro o acero. Por aquí estaban las bocaminas, pero ahora las han tapado y cerrado, con lo que no se aprecian.

Cookies de fierro
Por aquí, en una zona donde la calzada tiene grandes losas, paramos a comer disfrutando de las vistas, y esperando que abriese más, pero nada.  Sólo veíamos la zona del Cordal de las Segadas, que se prolonga hasta el Llosorio y la mina de la Soterraña, de Mercurio detrás, el resto estaba difuminado por las nieblas.

Vistas hacia el Cordal y detrás la mina de la Soterraña
Así que seguimos subiendo por la calzada, que termina abruptamente al lado de un cierre de espino. Lo cruzamos, y aquí ya desaparece la traza del ancho camino, queda, o se intuye un camino que se dirige a los restos de una cabaña bastante grande, y después sigue cortando la sierra para subir al lado del Pico la Paradiella.

Último tramo de subida hacia el Aramo y la Paradiella
Una vez superado este tramo de subida, se llega a una loma al lado del Pico la Paradiella, y se ven las zonas de pasto del Aramo, con el valle del Aveduriu. Con más tiempo y mejores vistas hubiésemos recorrido estas modestas cimas hasta la ventana del Bescones, pero hoy ya se hace tarde y vamos a seguir por la carretera.

Valle del Aveduriu
Así que para buscar la carretera subimos por estas lomas hasta lo que debería de ser el Pico Paradiella, sobre la laguna de los Veneros. Esta muy cerca y sin dificultad llegamos hasta el mismo, no hay senda pero se anda bien.


Cima del Pico la Paradiella
La foto esférica de esta modesta cumbre, a la que habrá que volver con un día más despejado.


Continuamos ruta bajando al valle de los Veneros, con sus cabañas y sus lagunas. No vamos de frente, sino que buscamos unas rodadas que hay para ir más relajadamente. En la zona hay ganado y algún mastín, así que mejor no molestar demasiado.

Las cabañas en los Veneros, en la zona de árboles del fondo hay más restos
El Lago de los Veneros
El lago debe de estar impermeabilizado, porque en esta zona el agua se filtra por cualquier roca, tiene bastante agua todavía, se nota que orbaya casi todas las semanas un par de veces. Rodeamos el lago, y seguimos a coger la carretera que baja del Gamoniteiro.

Lago de los Veneros
En la carretera, casi donde enlazamos está una zona donde se lanzan en parapente y hay unas vistas impresionantes del valle, siempre que no haya nubes y bruma como hoy. Por cierto, empieza a bajar la niebla desde el Gamoniteiro y amenaza con cerrarse.

Vistas desde la carretera
Vistas hacia la carretera de la Cobertoria y la zona del Área Recreativa de la Peral
Hace años había bajado evitando la carretera hasta casi el collado Espines, pero hoy no veo el sendero y me parece que todos los caminos están bastante cerrados de vegetación, así que para no meternos en problemas seguimos por la carretera. La carretera es algo monótona, pero no hay porque ir pisando asfalto, por los bordes se evita en gran medida y se cuidan un poco más los pies.

Vista atrás hacia el Gamoniteiro y Peña Podre,
Hay un tramo de pinos de repoblación, o abetos que están plantados tan juntos que no dejan entrar la luz. Otra cosa que destaca son las obras en la carretera para evitar los deslizamientos de la ladera, hay dos zonas impresionantes donde han reforzado toda la calzada, y construido canalizaciones para drenar el agua. La más alta ya están apareciendo grietas, es mucho el terreno que tiene que contener. La que está llegando al desvío del área recreativa está mejor, no se le ven tantos problemas.

Tramos de la carretera
En la carretera general si que evitamos ir por ella, por detrás del quitamiedos hay senderos del ganado y no hace falta pisar el asfalto para bajar. La bajada se hace larga, pero así evitamos pelear contra la vegetación.

Los datos de la excursión recogidos por el GPS, el tiempo es continuo buscando las cuevas, por eso son casi 8 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario