miércoles, 3 de enero de 2018

Senda Costera: Villapedre-Luarca


Tramo de senda costera entre los concejos de Navia y Valdés. En este caso es un tramo apoyandose en el FEVE, así que va entre las estaciones de Villapedre y Luarca, donde se quedó el coche. En este caso el horario del tren es bueno, porque sale a las 10:04 de la mañana y da tiempo de llegar bien a Luarca, por cierto en Luarca se bajarón todas las  personas que venían (unos 6) y sólo monté yo en él. Entre Villapedre y Navia iba a ir vacío, no me extraña que no salga rentable.
Este tramo de senda costera no esta señalizado ni dispone de senda habilitada, mucho tramo de carreteras y caminos, y también bordeando prados y maizales. Sigo en parte el recorrido que hicieron los de Trotones, pero en sentido contrario, los tracks están en wikiloc. Los maizales en otras épocas del año no se pueden bordear, así que dejar esta ruta para cuando ya han recogido el maíz, como ahora en invierno. El inconveniente que hay es que han regado con purines los prados y esta todo un poco encharcado y resulta oloroso, pero nada exagerado. Hay alguna fuente en los pueblos, y también bares en Otur, así que se puede reponer agua o comprarla.

Mapa del recorrido
En Luarca en la estación no sé si se puede aparcar o no, porque han puesto una señal de prohibido el paso, y existe un aparcamiento para varios coches, tampoco vi a nadie para preguntar. Por si acaso baje un poco hacia Luarca y aparqué ahí. El tren pasa a las 10:04, aunque va con algo de retraso. La estación esta en la parte alta y es un mirador de Luarca.

Luarca desde la estación

La estación con un estilo colonial y el tren llegando
Estación de Villapedre
En Villapedre ya habíamos estado en otro tramo anterior en el que vinimos de Navia hasta esta estación, así que este tramo es común hasta la playa de Barayo. Son algo más de 2 kilómetros de carreteras estrechas de pueblo y con poco tráfico.

Casas de Tox
Palacio de Tox
Después de pasar Tox, el siguiente pueblo es Vigo, dónde a la entrada hay una antigua escuela, hoy reconvertida en centro de interpretación de Barayo, y también local social para los del pueblo. Hoy estaba cerrado, y tiene unos posters explicando la flora y fauna del espacio protegido de Barayo, así como las dunas. Desde el centro ya queda poco para llegar hasta el aparcamiento de la playa de Barayo.

Playa de Barayo, las dunas y el humedal
La bajada se hace por una pista bastante ancha al principio, después se abandona por un sendero con unas escaleras, está señalizado así que no hay pérdida. En un cruce hay un cartel que pone dos opciones para bajar a la playa, la primera es siguiendo de frente por una pasarela pero que sólo esta en temporada (y en inverno no es temporada así que no se puede), o girando a la derecha pasando al lado de un molino.

La pasarela de temporada en Barayo, hoy retirada
Yo bajé a ver si por si acaso estaba la pasarela, pero no estaba, así que tocó dar la vuelta para ir por el molino, y después lo que en los carteles llaman bosque de ribera bastante bien conservado. Con las lluvias recientes está todo encharcado, y bastante inundado, así que está complicado pasar, de vez en cuando hay que meter las botas en charcos profundos para pasar.

Zona del antiguo molino y detrás el puente para pasar
Así que con mucha paciencia y siguiendo por donde menos cubra el agua los senderos, se alcanza otra pista ancha que ya lleva hasta la playa de Barayo. A esta hora es bajamar, así que hay una playa inmensa, con una zona de cuevas hacia la derecha.

Playa de Barayo
Algunas de las cuevas excavadas por la fuerza del mar


Hoy la playa esta vacía, sólo hay una persona paseando un perro, en otras épocas tiene que estar bastante más llena, aunque los accesos no son del todo buenos. Para continuar la ruta hay que dar la vuelta y seguir por la pista ancha que va hacia Sabugo. La pista es ancha y tiene mucha piedra suelta, así que no vale para los coches, va por un bosque de pinos en subida. Antes de llegar a la carretera hay un aparcamiento más para la playa, con varios carteles de nuevo describiendo la flora, fauna y las dunas de Barayo.

Otra vista del entorno natural de Barayo
Una vez en la carretera ya estamos en el pueblo de Sabugo, que debe de depender de Otur. Aquí cojo una pista que va hacia el cabo que cierra la playa de Barayo, en el mapa no viene un nombre claro, debe de ser El Pedrón, y tiene varias puntas la de la Vaquina, la del Forno, o la del Cuerno del Sol. Es un cabo que sirve de mirador de la costa, y el acceso por la pista es fácil, no hay demasiados toxos ni están cerrados los caminos. Lo único es que para llegar al extremo del cabo lo mejor es coger un desvío en la pista principal, por una pista hacia la derecha, que es por donde vuelvo. Sino hay que rodear dos prados.

Sabugo en Otur, con el edificio de la cooperativa Oturense
Panorámica sobre la playa de Barayo
En la zona de los prados me alcanza un pescador que viene por la pista buena y me indica cómo llegar hasta el extremo del cabo. También me dice que hay dos bajadas hacia Barayo que utiliza para pescar, y que hoy podría haber usado para subir y acortar la ruta, pero pese a que miré desde la playa no vi nada claro para subir.

Curiosa piedra apoyada en el extremo del cabo


Voy hasta la punta del Cuerno del Sol, desde donde hay vistas hacia la playa de Otur, Luarca, y al fondo Cabo Busto. Aquí estaba el pescador, dando la vuelta porque bate demasiado la mar como para pescar, va a buscar zonas más protegidas. Hoy hay bastante mar, como podré comprobar más tarde en Luarca.

Vistas hacia la playa de Otur y la costa de Valdés
Al fondo Cabo Vidio
Toca volver hasta Sabugo por la pista, es algo más de un kilómetro casi en línea recta. Después allí alcanzar la carretera general N-634 y recorrer un tramo, hasta el desvío hacia la cooperativa. Yo intento no coger la nacional lo más posible, así que voy primero por un camino de tractor, después hay un tramo asfaltado, y el camino se mete a un prado, con roderas de tractor. Pero acaba al lado de una casa, y acabo pasando bordeando el huerto para llegar a la carreteta. Menos mal que no tienen perro suelto.
La eterna recta de Otur, antes era donde se podía adelantar
El siguiente punto de la ruta era visitar la playa de Otur, así que toca volver a meterse otro kilómetro y medio hacia la costa, para volver casi por el mismo camino hasta la nacional, todo por carretera así que los pies les toca sufrir. El punto de referencia es el edificio de la cooperativa Oturense, que tiene supermercado, gasolinera y bar. Después se continúa por la carretera que enlaza con la fuerte bajada a la playa de Otur. La playa de nuevo está vacía.

Playa de Otur y al fondo el cabo donde se viene


Tras volver de la playa, toca otro nuevo tramo por la recta de Otur. Se pasa al lado del bar Maximo (si es miercoles el único que está abierto), un poco más adelante Casa Consuelo (hoy cerrada), y la referencia la iglesia de San Bartolomé.

La recta de Otur hay que seguir hasta la Iglesia de San Bartolomé al fondo
Iglesia de San Bartolomé
En la Iglesia paro a comer el bocadillo, tenía pensado parar en casa Consuelo pero estaba cerrado, así que hay que conformarse con la lata de ensalada.

Aquí en Otur el tren también va recto, aunque despacito
Tras comer algo, la ruta continua cruzando la carretera nacional, y tomando la carretera que va hacia Canedo. El cruce esta enfrente de la iglesia, no hay pérdida. En pocos metros se pasa de nuevo por encima de la vía de Feve.

Casona en Otur

El tramo de carretera se hace largo, con ligeras subidas y bajadas, se empiezan a notar los kilómetros recorridos.


Otra casa con la piedra típica de pizarra de la zona
En Canedo hay que tomar al lado de la pista deportiva hacia el club de Golf de Luarca, primero por carretera y después la carretera se convierte en pista de tierra llegando al club. Es un campo pequeño de 9 hoyos pero que tiene buena pinta, bankers, lagos, zonas de árboles, hierba bien cuidada. Tiene pinta de ser complicado por el viento, ya que esta al borde del mar.

Campo de Golf de Luarca en Otur
Al principio fui bordeando el campo de Golf, siguiendo unas marcas de tractor, pero después hay que cruzarlo hacia la izquierda. Hay una riega con árboles que se pasa por un puente, esta riega da lugar a un canal ya en el mar que llaman el pozo las varas en el mapa. Desde arriba se intuye este canal. Cruzando el puente al otro lado quedan dos hoyos, el 2 y 3 del campo, y de nuevo bordeando el recorrido paso a los prados que están detrás y me acerco a la punta los Cuadros.

La costa hacia el Oeste
La costa hacia el Este con la Bolurtada
Desde la punta los Cuadros voy bordeando prados, buscando el paso entre los distintos caminos. Aquí las pistas son todas perpendiculares a la costa, así que toca ir por los prados y los maizales. Aquí también han regado con purines los maizales, pero no hay mucho encharcamiento, casi estan más embarrados los tramos de pista que los pasos por los prados.

Zona de Arlbarde con el Estoupo y el Capiella Martin al fondo
A la zona de Albarde llego por una pista, y en un cruce antes de llegar al pueblo cojo otra pista que va hacia la playa de Tourán. 

La playa de Tourán
La pista de bajada hasta la playa de Tourán está completamente destrozada por los maderistas que están tirando los ocalitos de la zona. Hay unas roderas enormes, restos de cañas por la pista, y mucho barro blando. Pero lo peor es una vez llegado a la playa, ya que hay que cruzar un arroyo, el de Albarde, y que lleva bastante agua, así que toca descalzarse para cruzarlo.

Arroyo de Albarde
El agua cubre como medio metro hoy, así que hay que descalzarse sí o sí para cruzar, en otras épocas igual no hace falta. No vi ningún tipo de puente ni pasarela , ni piedras para cruzar. Hoy que había mala mar, incluso subía una ola de vez en cuando por el arroyo hasta la zona por donde crucé, y eso que esta cala esta bastante protegida.

Tras cruzar el arroyo, toca un nuevo tramo de pista en subida. En teoría habría un atajo, para recortar un ángulo yendo a un cruce de pistas en San Martín, pero es un camino privado de los que tienen el camping de la playa de Tourán. Así que toca ir hasta San Martin, y casi dar la vuelta para llegar hasta la puerta del camping. En l a puerta del camping, se toma a la derecha, de nuevo por una zona de maizales. Así que por aquí tampoco se podría pasar en verano.

Zona de las Barrosas

En esta zona de Mohías, las Barrosas voy bordeando las praderas y los maizales, con tendencia a aproximarse a la costa, tratando de no estroper el otoño. Aquí también hay varios regatos y esta todo regado con purines, bastante oloroso, y menos mal que se puede ir eludiendo el barro. Tras atravesar la meseta, ya empiezo a ver la Ermita de Luarca con su blanco campanario.


Al fondo ya aparece Luarca

Alcanzo un camino que bordea la costa, ya sobre Luarca y empiezo a ver cómo se han conjugado la pleamar con el temporal, para dar un espectáculo de olas que barren toda la costa, y superan ampliamente el espigón. También empiezo a plantearme, si podré recorrer el paseo marítimo de Luarca.


Olas rompiendo contra Luarca
La ruta continúa bajando por un carreiro hasta la playa de Salinas, camino estrechito, con bastante agua, pero sin problema. Después en la playa me tiro un rato sacando fotografías de las olas rompiendo contra el espigón. Hasta esta zona no llegan olas, pero contra el paseo por el que debería de ir si que llegan algunas de vez en cuando. Así que decido no arriesgar a pasar por ahí, la mar es traicionera, y si te confías en poder pasar igual viene una ola más grande que te tira y ya no te salvas.

Playa de Salinas
Olas rompiendo
Tras un rato mirando y sacando fotos, aunque no demasiado buenas por la poca luz que hay, y mi falta de pericia al enfocar, toca volver a subir por el carreiro hasta el chano de Luarca, y entrar a la villa desde la ermita de San Roque.

Depósito de agua como los que hay en Castilla

La pista conduce hasta un depósito elevado de agua, típico de Castilla y por aquí lo hay al menos en Almuña y aquí. Delante del depósito se coge la carretera a la izquierda, ya hacia Luarca. Detrás del depósito también hay un casoplón inmenso.

Ermita de San Roque

Esta inconveniente de no poder ir por el paseo marítimo alarga un tramo la ruta, aunque permite tener una mayor panorámica de Luarca, al entrar por este barrio donde está la capilla. Luarca es un pueblo marinero, agarrado a las laderas de las montañas, y en este caso como tiene también un río es más abigarrado todavía. No se puede ir en línea recta a ningún sitio, hay que dar un rodeo siempre, y en este caso había que ir hacia la estación del tren que está en un alto, y para ello hay que ir a tramos en dirección contraria hasta bajar al centro del pueblo, para después volver a subir.

En el centro de la imagen la estación de Feve
Arcos de la vía ferrea que rodean la villa
Otra vista más de Luarca
Abajo el río por donde debería haber venido
Uno de los palacetes
Otro de los palacetes-fábricas al otro lado del río
Otro tramo más de senda costera, en este caso sin señalización, y que a lo mejor dentro de unos años desbrozan y construyen la senda. Paisaje interesante en Barayo, y después en la zona de Luarca por el temporal. El resto demasiados tramos de carretera.