sábado, 23 de mayo de 2015

Picos Faro y Huevo [Aller]

Ruta de montaña por el concejo de Aller.  Esta ruta es bastante larga y con un desnivel importante, por lo que se puede considerar difícil. Además si hubiese habido algo más de nieve habría zonas muy peligrosas, donde un resbalón te lleva al fondo del valle, unos cientos de metros más abajo. El GPS del móvil dejó de funcionar así que no pude grabar el track completo.

La ruta comienza en Riuayer, un pequeño pueblo al final de la carretera que viene de Casomera. El pueblo es muy pequeño, y apenas tiene sitio para aparcar en la plaza principal (caben 5-6 coches), además la carretera de acceso es muy estrecha, no te puedes cruzar con otro vehículo: uno tiene que dar marcha atrás un buen trozo hasta encontrar un apartadero. Una opción para aparcar es antes del puente que da acceso al pueblo y que tiene una zona de aparcamiento asfaltada habilitada.

Mapa de la zona, en Rojo el track y después aproximado. El descenso por la majada de Fitona no es viable.


En la plaza del pueblo de Riuayer hay fuente, y a lo largo del camino hay un par de fuentes más, después en la zona alta ya no hay. La primera parte de la ruta es sencilla, es la pista que sube al puerto de Vegarada ancha y cómoda de caminar. Además el primer tramo coincide con la PR de las Foces del Pino y de Rioayer, por lo que hay las marcas blancas y amarillas de la PR.

Pista de acceso a Vegarada
La subida al puerto tiene una pendiente bastante constante, con algunos repechos, pero en general no excesivos.
Durante el camino se van atravesando diversas zonas con cabañas, una de ellas es el Mayeu del Carbayalin que tiene un cartel bastante grande. Todas las cabañas estan bastante remozadas. Poco después de esta majada siguiendo la pista, las marcas del PR toman un desvío hacia el collado Caniellas (con che vaqueira) para cambiar de valle, es una pista que sale hacia la izquierda y de la que se ven varias zetas. En este desvío hay que seguir por la pista hacia Vegarada, pero también se puede ir por el desvío ya que más arriba enlaza y también llega al puerto.

Mayeu del Chegu Vega de Abajo
 En la cabecera del valle vuelve a existir la posibilidad de tomar un desvío, es una zona de cabañas y hay un puente para atravesar el río, es la zona del Mayeu del Chegu, que se ve en la foto superior. Aquí la pista de subida a Vegarada va por la izquierda, y si se quiere subir al Faro de una manera más directa es mejor ir por la derecha, tal como aparece por ejemplo en el blog de montañas paso a paso.
Yo decidí seguir por la pista de Vegarada porque me parecía más cómoda para seguir. La pista hace una curva bastante grande, y en la parte superior hay una capilla con la concha del camino de Santiago, aunque por aquí no pasa ninguno de los oficiales que vienen de León hacia Oviedo.

Ermita en Brañuela con Peña Redonda al fondo
Desde la zona de Brañuela ya se ve el objetivo del día, el pico Faro con la característica muesca en la montaña de la Portina del Faro, y el pico las Llastres.

Sierra del Faro y de las Llastres
Continuando por la pista se llega hasta los puertos de Vegarada, con un par de cabañas en esta primera zona y una pradera bastante grande. Para subir al Pico Faro hay que atravesar la pradera en dirección a la Portina de Faro.

Tramo Inicial desde Vegarada
Dependiendo de la cantidad de nieve y de neveros debe de haber diferentes opciones. Este día había todavía cierta cantidad, por lo que los senderos estaban a tramos tapados, y había que rodear estos neveros. La nieve esta algo dura en la parte inferior con lo que hay que hacer huella para no resbalarse. En la imagen marque aproximadamente el camino que tomé, primero por la pradería, y después rodeando el primer resalte rocoso que se presenta por la parte derecha. Sin nieve probablemente se pueda ir de frente por el fondo del valle.

Cascada
Después de rodear el resalte rocoso, se ve en el fondo del valle de Fontanillas una cascada, y varios senderos que la rodean. Desde este punto se ve de frente ya la pared del Faro, donde por lo visto hay varias vías de Escalada.

Pico Faro
En principio vi tres posibles opciones para ascender, en función de la cantidad de nieve. En azul por donde subi yo, en verde por donde había una pareja subiendo por la nieve, y en naranja por donde vi después en la bajada alguna traza de sendero. El camino azul con algo más de nieve empieza a ser peligroso, sobre todo el tramo horizontal por el nevero, ya que está muy inclinado, pero este día estaban limpias las piedras del sendero, y se veían algunos hitos. No obstante hay que tomar precauciones en cada paso. Después se llega y se alcanza la Portina entre los dos picos.
El sendero hasta la Portina

Vistas del Puerto de Vegarada desde la Portina
Una vez alcanzada la Portina queda un tramo de pradería para llegar a la cumbre, de nuevo hay que ir evitando los neveros. La pendiente de esta zona también es bastante importante.

Último tramo hasta el collado entre el Pico Faro y Huevo
Desde la collada ya sólo resta un tramo de grandes bloques de piedra para alcanzar la cumbre, pero que no tiene muchos problemas, no hay que trepar ni nada por el estilo. Mientras estaba en la cumbre sonaban los efectos del deshielo que han dado forma a la cumbre, eran como pequeñas explosiones con desprendimientos de pequeñas rocas y hielo.



El pico Huevo esta al lado y tiene una cumbre más accesible, no tiene tanta roca suelta.



Para volver hacia Riuayer hay varias opciones, la que tomé fue volver al pico Faro y seguir la cresta, por los senderos que hay en dirección al pico las Llastres.

Pico Faro desde Las Llastres
Desde este pico los senderos y caminos bajan por el Valle del Fuso hasta el Mayeu del Chegu. Yo escogí una opción bastante peor, mucho más bouza, tomando unos senderos que iban por el valle de al lado, el Cicueta, que no tiene senderos de bajada, son senderos a una altura constante, a media ladera y que acaban bajando hacia Riuayer, pero tras varios kilómetros más o menos en horizontal. El valle de Cicueta no tiene salida facil por la parte de abajo, es un arroyo seco lleno de rocas y árboles arrastrados por la nieve, pero como ya estaba metido fui bajando, con mucha paciencia. El arroyo se convierte a tramos en un cañón bastante bonito, y atraviesa zonas de bosque de hayas bastante salvajes.  Al final acabe saliendo al lado de una cabaña, donde estaba el dueño echando la siesta y me indicó por donde bajar de nuevo a la pista.