jueves, 5 de abril de 2018

Senda Costera: Tapia de Casariego-La Caridad

Tramo de Senda Costera por los concejos de Tapia y el Franco, entre las estaciones de Feve de Tapia de Casariego y la Caridad. Tramo largo, de 30 km, por el enlace entre la estación de Feve de Tapia y la propia Tapia de Casariego, algo más de 6 km, y encima si se toma por un camino que ya no existe peor. Eso si, el resto de la ruta entre Tapia y Viavelez, bastante bien señalizado y con buen paisaje,  playas, acantilados, costas rotas, bosques, zonas de lagunas...
La senda va por pistas, algún tramo de carreteras y con algunas zonas puntuales con algo de barro, pero en general buenos caminos. Faltan algunos postes indicadores en algún cruce, pero está bastante bien señalizado. No hay demasiadas fuentes así que hay que llevar agua, sí hay áreas recreativas en algunas zonas, con bancos y mesas. 
Después de esta etapa, ya sólo quedan dos por esta zona de Tapia, una de Ribadeo a Tapia, y otra de Vegadeo a Tapia.



Mapa del recorrido
El tren pasa por la Caridad sobre las 10:50, y se puede aparcar al lado de la estación, o en la Caridad para acortar un poco la ruta. El tren hoy iba completamente vacío, sólo hay que recorrer una estación y tarda 11 minutos.

Estación de Tapia de Casariego
Detrás de la estación pasa la carretera AS-31, y está la Granja Escuela de la Fundación Edes. Para ir hacia Tapia había visto un camino más o menos de frente que aparecía en el mapa, pero después acabó estando desaparecido, así que sería mejor haber ido hacia la derecha a coger la AS-23. Yendo hacia la izquierda, en 300 metros más o menos se alcanzan unas casas con una ganadería bastante grande donde arrancaba este camino. El primer tramo es entre fincas, y estaba un poco mojado, pero por lo menos existía, después en una zona de ocalitos, ya desaparece el camino. Aquí, para no dar la vuelta, y proseguir cambié a un prado a la izquierda, yendo por el borde y después atravesar un trozo de bosque, cruzar un arroyo y saltar otra vez a un prado porque el camino aquí estaba inundado y había una piscina enorme. Pasar se pasa, pero con los pies algo mojados.

Camino de Mantaras
Una vez pasado este tramo caótico, por el camino desaparecido y después otro inundado, ya se enlaza con buenas pistas, una transversal que es el camino de Santiago, y otra recta que pasa por encima de la autopista y que va hacia Mántaras.
Pasando por encima de la autopista del Cantábrico
En Mántaras hay un palacio, con una capilla con una cúpula, la de la Virgen de la Paloma. Hay un almacén-tienda de la cooperativa donde se puede comprar comida también, aunque en Tapia hay más variedad. 


Mántaras
Tras atravesar Mántaras sólo queda cruzar la carretera para entrar en Tapia, por la zona de con una Ermita un poco abandonada. La calle lleva hasta la parte trasera del Colegio y de la iglesia de San Esteban, que tiene un sagrado corazón encima, y por detrás la plaza del Ayuntamiento.


Cosas de Tapia

Ermitas de Tapia la de abajo la de San Sebastián
Se continúa hasta llegar al puerto de Tapia, y tras rodearlo pasar a la zona del Faro. Para llegar al Faro hay que subir unas escaleras, y hay un sendero que lo rodea.

Puerto de Tapia

Al fondo el Faro de Tapia
Panorámica desde el Faro de Tapia
Desde el mirador del Faro se tienen buenas vistas, pero el día no esta demasiado claro, apenás se aprecian las casas de Foz y con algo de zoom se intuyen las enormes letras que han puesto en el pueblo. También se intuye la silueta de la punta de Estaca de Bares.

Una de las playas de Tapia con un Castro
Desde el Faro toca volver al puerto, y subir hasta la Ermita de San Sebastian. Por aquí se va por una calle estrecha bordeando la costa, hay una calle estrecha que lleva hasta un banco mirador de la Costa. Y la costa es espectacular, con acantilados y multitud de castros delante de las playas. Todos los castros con oquedades, puentes de piedra... Muestras de la erosión de la mar.

Playa de Represas
Vista atrás de la playa de Represas
La playa más larga de esta zona es la de Represas, y la senda costera empieza aquí. Esta señalizada y tiene el mojón kilómetrico que corresponde con el kilómetro 17, sólo queda ir restando. Sobre esta playa también hay un antiguo lavadero y con fuente, aunque no sé si es potable o no.
La senda va en este tramo por carretera, aunque pronto se mete a la izquierda para dar un rodeo, en caso de ir apurados de tiempo se puede saltar este primer desvío hacia la zona de Punta Turbela, porque no aporta demasiado, si se llegase hasta ella y después se atajase un poco por los pinos sí, pero ahora el desvío no aporta demasiadas vistas.

Los Castríos y Tapía al fondo
En la zona de las Poleas, la senda se introduce en una zona de ocalitos y pinos, en dirección a la punta del Pedrón, y las minas romanas de Salave. Ahora quieren reabrir la mina para extraer oro, aunque van a acabar contaminando toda la zona con las balsas de decantación con residuos químicos peligrosos.

Haica la punta del Pedrón o el Cabo
El cabo tiene unas vistas también muy buenas de toda la zona, costa muy rota y quebrada. Según los carteles que hay por la zona, parte de esta zona hasta los mismos acantilados fue trabajada por los romanos buscando oro. Dicen que hay restos de canales para lavar el mineral, pero entre los ocalitos no se distinguen.

Punta de Pedrón o del Cabo
Otra vista de la Punta del Cabo

Según el mapa, la primera iniciativa de senda costera bordeaba pegada a la costa esta punta del Pedrón para atajar y no tener que llegar hasta casi Cortaficio, pero no veo ningún sendero. Lo que sí oigo es el ruido de las prospecciones que están haciendo los de la mina, y veo la caseta que tienen montada, antes de girar hacia las lagunas de Silva. Había un coche del ministerio de medio ambiente que debía de estar vigilando los sondeos, y una obra de reposición de barandilla al lado de las lagunas. 

Bajando a las lagunas de Silva en Salave
Dos de las bocaminas y la laguna 
Esta zona de las lagunas está llena de caminos, así que buscando se puede acortar un poco el trayecto y llegar a la zona de Foyada sin pasar por Cortaficio. La zona es muy salvaje, con bosques mixtos, castaños y algún ocalito. Muchas lagunas cubiertas de vegetación, parecen manglares, en algún momento esperas que aparezca algún cocodrilo.
Tras abandonar estas lagunas, se llega a una zona donde por lo visto debería de haber los restos un monasterio y un castro. Aunque ahora son grandes praderas, y los restos de una ermita.

Los Restos del Castro de Castreda y Balmorto
Aquí en esta zona abandono el camino oficial de la senda costera para ir más cerca de la costa por los acantilados, según por donde marca en el mapa del IGN que pasa esta senda costera. Es bastante transitable en estos inicios porque va por el borde de las fincas de prado y no tiene problemas. Además de nuevo la costa esta muy rota, con pequeñas playas pedregosas de difícil acceso, y castros delante de la playa con rocas totalmente agujereadas.

Punta del Pescazón
En esta zona incluso hay un área de descanso con dos mesas donde se puede parar a comer. Desde el área tomo una mala decisión al intentar seguir por un sendero pegado a la costa, y aquí el camino desaparece. En la zona de la playa del Figus, el sendero ha desaparecido y hay una zona con toxos quemados que cuesta bastante de atravesar, esta algo cerrado y los toxos no rompen , así que acabas tiznado de carbón, aunque las vistas están muy bien, la costa siempre tiene cosas diferentes. Desde el área hay una pista que es la mejor opción para continuar hacia Picocegueiro.

Playa del Figus con una pirámide de base triangular, un tetraedro bastante perfecto

Punta de Torbás
Una vez salvada la zona de toxos quemados, la senda describe una amplia curva para salvar un arroyo, se va hacia el interior, a la zona de Picocegueiro y el Calvario de Campos, para después volver hacia la costa en la zona de Molius según el mapa. Desde aquí mirando hacia atrás se ve la punta de Torbás, aunque no es tan espectacular como desde el otro lado donde se aprecia que es una estrecha roca lo que queda en pie aguantando los embates del mar.
Desembocadura del Porcía

El siguiente punto de paso es la desembocadura y playa del Porcía. Aquí la senda da de nuevo una gran vuelta para cruzar el río por el puente de la carretera. Aunque antes conviene llegar hasta el extremo de la senda que hay en esta orilla del río, pegada a la costa hay un tramo de senda que llega hasta los restos de unos cargaderos de mineral que había en esta playa. En esta zona, y en Boal, se extraía también hierro que era cargado en barcos aquí. Quedan los restos del arranque de una especie de puente entre dos islotes, y debajo debían de colocar el barco para cargarlo.


Playa de Porcía
Para llegar al cargadero se puede bajar primero por un sendero y después unas escaleras que hay apegadas a una de las casas de la zona, sin tener que seguir la senda señalizada. Después sí que habrá que seguirla para cruzar el río, o bajar a la playa y vadearlo.

La playa de Porcía 
Meandros del Porcía
El puente para cruzar el río está en el pueblo de Porcía, y tiene pinta de ser medieval con grandes arcos. Aquí en esta zona también hay varios molinos con sus canales para aprovechar la fuerza del agua. También hay una ermita, la de los remedios, y por aquí pasa el camino de Santiago.

El puente medieval por el que se cruza
Se sigue por la estrecha carretera un tramo bastante grande en subida, y después por un ramal a la izquierda se baja de nuevo a la playa de Porcía, al lado de la caseta de salvamento. Aquí de nuevo hay unas mesas y bancos para descansar. Hemos cambiado de concejo al del Franco, y aquí cada poco hay carteles que explican la historia del sitio.

La playa de Porcía y la zona del cargadero de mineral a la izquierda

Bajada a la playa y al fondo a la derecha la Punta de la Atalaya
La desembocadura del río, y la playa están protegidas por varios islotes que cierran la costa, también es un paisaje bastante distinto al de otras playas de Asturias. La senda es ahora visible hasta la Punta de la Atalaya, donde hay de nuevo un mirador de la costa y un vértice geodésico.


Lo que queda hasta Cabo Blanco y Viavelez
Camino de Cabo Blanco hay una mesa con bancos de nuevo para descansar y lo que parece una fuente, aunque yo no bebería, lo que pinga son los recudos del prao, y por aquí los purines para regar son muy muy utilizados.

Mirador de la Atalaya
Desde el mirador la senda continúa por una buena pista, con algún sube y baja hasta la zona de Cabo Blanco. En los carteles explican que sobre este cabo se asentaba un asentamiento prerromano, protegido por dos fosos, y que después los romanos lo fortificaron aún más construyendo otro foso aún más profundo. La zona está limpia y se aprecian estos fosos, sólo les queda reconstruir unas cabañas como en la Campa Torres de Gijón.

Cabo de la Atalaya
En el cabo anterior al Cabo Blanco es donde explican toda esta historia, y este peñasco tiene también pinta de haber sido un castro natural, porque tiene una grieta natural muy ancha y profunda que lo separa de la costa, y sólo un pequeño paso hacia la misma.

Castro y Mirador de Cabo Balnco, con el cartel explicativo debajo
Peñascos furados entre los dos cabos
Canales separaradores, por orden de tamaño: Natural, Romano y Pre-romano
Desde Cabo Blanco ya se ve a lo lejos Viavelez, queda poco tramo de la ruta y menos mal, porque los kilómetros se están acumulando y empiezan a pesar bastante.

Ya se ve Viavelez
La senda desde Cabo Blanco vuelve a meterse tierra adentro hacia Valdepares, pasando primero por el cementerio y después muy cerca de la Iglesia. Tramo de nuevo por carretera, y después ya de nuevo por caminos y pistas.

Iglesia de Valdepares
En una finca rodeada por una muralla almenada, el camino la rodea por la izquierda, yendo hacia el bosque de la Molina. Aquí empieza una zona con algo de barro. La casa de El Cerradín no es un palacio, debío de ser un resto de otra época.

El Cerradín
El siguiente punto de paso es una doble playa, la que está señalizada y es más visible es la de Monello, con una bajada por escaleras, aunque antes también apareció otro desvío hacia otra playa. Playas pedregosas, no de arena.

Playa de Monello
En este monte de ocalitos de la Molina la señalización falla un poco, y en algunos cruces faltan carteles, además hay también algún atajo me parece. Uno de los atajos pasa por una casona abandonada y con un hórreo típico de esta zona también abandonado. Aquí el camino está muy encharcado, pero me parece que esta fuera de la ruta "oficial".

Casa y hórreo abanadonados
El camino baja hasta una estación de bombeo, al lado de un arroyo, una zona de bosque muy guapa para pasear en verano al fresco, aunque el olor no es agradable. Hay que cruzar el arroyo por un puente de madera, y después por un camino desbrozado, siguiendo la canalización desde esta estación de bombeo se llega hasta la estación depuradora del concejo.

Arroyo de Merniés
En la depuradora falta algo de señalización de nuevo para llegar hasta el parque mirador sobre Viavelez. El parque tiene una escultura de acero corten también difícil de interpretar.

Añadir leyenda
Desde el mirador se baja hasta el puerto de Viavelez, bien por escaleras, o bien una rampa hormigonada muy cuesta. Sólo queda subir hasta la parte alta de Viavelez, para por la avenida de los Jardón llegar hasta la Caridad donde espera el coche.

Puerto de Viavelez
Uno de los tramos más largos de la senda costera, pero sobre todo por el enlace con la estación de tren de Tapia, sin este tramo sería mucho más corta y amena la ruta. Por ejemplo JF.Camina emplearon un taxi para este traslado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario